Flowers en Julio!

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Hi, guys…!

Estamos terminando Julio, y yo pido perdón por haberme retrasado tanto en los post que prometí que subiría más a menudo (tú siempre haciendo promesas que luego no puedes cumplir), pero bueno, aquí estoy encantada de estar una vez más con vosotros.

Hoy el día ha sido un tanto movido. Últimamente con el trabajo, la novela (pronto se lanzará y no os quepa duda de que seréis los primeros en saberlo), la mudanza, y ahora la matrícula, algo se me escapa… Ya tengo fecha de ida. Mis peúcos pisarán Madrid el uno de septiembre… Tengo ganas, claro que sí, pero tampoco me apetece dejar atrás todo esto. Al fin y al cabo, y aunque ya suene un tanto melancólica cuando ni siquiera me he ido todavía, Almoradí siempre será mi casa.

Ahora sí que sí. ¡NO ME ENTRETENGO MÁS! Es tiempo de pasear, de ir a tomar café, helado, de fiestas, de barracas, es tiempo de disfrutar. ¡Estamos en verano! Por eso os traigo una de mis más brillantes propuestas… Este vestido aguamarina que no os imagináis de dónde es…

img_2258-2.jpg

¿Os hacéis una idea? ¿No? Pues esta maravilla de vestido, aunque nadie lo diría, es de tachán, tachán….

¡PRIMARK!

Ahora que este verano trabajo en Zenia Boulevard tengo la suerte de poder echarle en guante a sorpresas o chollos como este. El color me encanta, el corte me encanta, el estampado me encanta… ¡ME ENCANTA! Y además creo que me va a ser muy útil, dado su versatilidad… También puedes usarlo de noche con un stiletto o un tacón de color ácido, ya sea mandarina o cereza.

Como era de día, (bien temprano, la verdad) yo he optado por una cuña de esparto de color nude y una caja de cristal, aunque perfectamente podría haber sido una bolsa de mimbre, ésas que tanto se llevan ahora. Un look de día impecable, y si no lo es, la verdad es que me da igual.

Os dejo más fotos de mi sorpresa. ¿A que es una maravilla?

Y como siempre, gracias por compartir vuestro tiempo conmigo. Hacéis que esto merezca la pena. Os prometo, y esta vez de verdad, un nuevo post esta semana… Para Sábado, Domingo o así. Ahora ya sí que me despido. Un beso muy grande, y nos vemos muy pronto en otro post de Talla Treinta Y Ocho By Lauren.

L.I.

Lunes, hoy te dedico todos mis bostezos.

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Buen lunes a todo el mundo, y como dice hoy mi agenda MW lunes hoy te dedico todos mis bostezos, ¡va por ti!

Comenzando ya el otoño e indagando en la multitud de revistas de moda que nos rodea día sí, día también, hoy he querido lanzaros una propuesto poco habitual en mí.

Apuesto que muchos de vosotros habéis leído multitud de artículos de LBD (Little black dress, alias el vestido negro): dietas, formas de lucirlos, ocasiones, artículos que hablen de lo versátiles, prácticos y cómodos que son…

 

Bien, hoy quiero mostraros de la mano de la marca de ropa Springfield un vestido azul índigo que por su corte contrasta mano a mano con la moda ballet. Puede que por su vuelo, su color, o puede que porque vaya descalza.

Ayer tarde subí una foto a mi IG (lauurenizquierdo) de este vestido, y recibí correos sobre lo adorable y elegante que resultaba mi LBD, pese a que fuera azul y no negro.

Frente al toque de extravagancia al que os tengo acostumbrados pretendo sorprenderos con otra versión de mí misma, la que muchos desconocen pero la que forma también parte de mi carácter.

Y es que es increíble como un simple vestido puede llenar tanto una pared desnuda. Un vestido azul índigo, una pared blanca y unos pies descalzos. Qué razón tenía Coco Chanel cuando dijo:

Querida, frente a la elegancia, menos es más. La moda pasa de moda, el estilo jamás.