¡Con flecos y a lo loco!

Tres, dos, uno… We love viernes! Amado fin de semana disfrazado de fiesta nacional, ¡hola!

Sigue leyendo “¡Con flecos y a lo loco!”

Todo aquello que me ha hecho sentir un pelín más feliz esta semana #21

Vuelvo a estar aquí. ¿Cómo estáis? Domingo otra vez, domingo astronómico. Hoy tengo que contaros todo aquello que me ha hecho ser un pelín más feliz esta semana por vigésimo primera vez. A pesar de que la felicidad son solo instantes intermitentes, momentos que se vienen y luego se van, son recuerdos que perduran y que te sacan una sonrisa cuando vagan por tu memoria. Todo lo que me provoque esos segundos de felicidad, todo aquello que me sirva para revivir años tardíos, merece la pena. Así que, allá vamos:

¡Domingos de Vermut y Potaje!

No hay nada mejor que disfrutar del arte de Madrid. Y el Teatro Flamenco lo sabe bien. Maui y su espectáculo de Domingos de Vermut y Potaje es lo que necesitas. Además, te irás bien comida (y bebida).

Y si quieres más detalles, siempre puedes leerme en: https://www.hoymagazine.es/domingos-de-vermut-y-potaje-quien-me-lo-iba-a-decir/

Maui en el Teatro Flamenco de Madrid.

¡Inaguración del Festival Internacional de Cine por Mujeres!

Dos cosas que me fascinan: el talento y el arte; y si está presidido por mujeres, mejor. Madrid es infinitamente sorprendente, y así lo ha demostrado. El Ferstival Internacional de Cine de Mujeres es el festival que necesita todo el mundo. A lo largo de la semana se han proyectado obras de directoras y productoras por mujeres.

¿Mi favorita? Hasta el momento Conociendo a Astrid: https://www.hoymagazine.es/la-inaguracion-de-la-ii-edicion-del-festival-de-cine-por-mujeres/

Conociendo a Astrid

Alta costura de la mano de Damián Rodríguez

Este jueves me invitaron al desfile dl diseñador nupcial Damián Rodríguez. En él pude ver la sinuosidad y el romanticismo de una novia millennial que busca escaparse y alejarse de las líneas tradicionales. Además, fui al desfile en bata, cosa que llamó la atención. Aunque los presentes que ya me conocían, no se extrañaron lo más mínimo. Estas cosas solo se me ocurren a mí.

Todos los detalles del desfile y del look: https://laurenizquierdo.com/2019/03/28/damian-rodriguez-eterea-sutil-la-novia-millennial/

Lauren en el desfile de Damián Rodríguez. Foto Ana Díaz.

Agustina Garrigou en Element&Co

Nada más salir del trabajo, mis amigos de Element&Co me esperaban en su atelier. La exposición de la artista Agustina Garrigou comenzaba. Amigos, prensa y celebridades se pasaron a saludar. La primavera también se presentó, y lo hizo de la mano de mi vestido.

Todos los detalles de la presentación y del look: https://laurenizquierdo.com/2019/03/29/flores-en-elementco/

Fotografía María Murcia.

¡Al ritmo de Funambulista!

No se me ocurre un mejor plan para el sábado que disfrutar de un concierto, y más aún, si es un buen concierto. Ayer tuvo lugar en la sala Riviera de Madrid el concierto de Funambulista. Un gran directo, mucha emoción y un silencio inexistente acaparado por la letra que el público se sabía de memoria.

Yo ya he dejado mi profesionalidad a un lado, la libreta a otro e Instagram en el aire; y si grabo, por encima de todo se escucha las ganas y la emoción que este artista trasmite. Porque ojo, cuando menos te lo esperas, Diego se cuela entre el público, se pasea entre las personas que han ido a disfrutar de su música y luego vuelve, como si nunca se hubiera ido. Porque lo único que este grupo quiere es que sus fans se lo pasen bien.

Sigue leyendo en https://www.hoymagazine.es/al-ritmo-de-funambulista-una-noche-para-recordar/

Yendo al concierto de Funambulista.

El resto de artículos (míos) que debéis de leer:

Mi canciones de esta semana son…

Algo más que os quiera decir:

Que esta semana hay muchas sorpresas.

I’m Jane Fonda

¡Hola urbanitxs míos!

Volvemos a vernos las caras. ¡Dos veces en un mismo día! Esto no había pasado nunca. El motivo es bueno: ayer tuve una fiesta de disfraces y por petición popular, voy a hablaros de mi disfraz:

La fiesta era Z&Tacones y puesto que íbamos a hacer ejercicio (entre copa y copa, claro), decidí optar por un atuendo que acompañara a mis ganas-nulas-, de hacer deporte. Y este fue el resultado: una oda a las azafatas de los ochenta, al aeróbic de Jane Fonda, a las bailarinas de Fama, Upa Dance y 1,2,3!… Los 80’s vinieron a por mí, y yo los dejé pasar.

Tampoco os penséis que el disfraz tiene mucho. Hasta horas antes no teníamos muy claro qué íbamos a hacer y cómo nos íbamos a vestir. Al final, nos decantamos por la practicidad.

Composición: unas mayas rosas metalizadas (de los chinos, 4’50 €); un bañador negro (de Calcedonia), un cinturón de seda con lunares (de Kling), un top de deporte (de Primark), unos calcetines con el borde metalizado (de H&M) y unas deportivas negras (de Vans).

¿Lo más importante? El beauty look: make up y peinado. Le dimos mucho al brilli brilli y a los rizos. No tuve tiempo de ir a hacerme la permanente. Si no, os aseguro que hubiera dado más el cante.

Os dejo el resto de fotos. Nos vemos mañana. Ahora sí que sí.

Sed felices,

Lauren Izquierdo

Royal lies

Fotografía: Alodia navarro
Dirección creativa: Sergio G. del Amo
Texto e Imagen: Lauren Izquierdo 

Creo que nunca la vi llorar, y no porque no quisiera, seguro que quería, pero su orgullo nunca se lo permitió. El poder de las apariencias. Mentiras regias.

La seguridad se materializaba en su forma caminar. Su mirada era oscura, intensa y profunda. Seducía al mismo tiempo que imponía. Se hacía respetar. 

‘A veces, la única forma de hacerte respetar es que te tengan miedo’; me dijo una vez.

Resultaba imposible no centrar la atención en la pasión de sus labios; en cómo suspiraba cuando nadie la observaba, o en cómo cruzaba los brazos para intentar ocultar que en realidad era humana. 

Imponía. Tardé varios meses en reunir el valor necesario para poder acercarme a ella. Tardé varios meses en darme cuenta de lo que realmente pasaba. Tardé en entender que la vulnerabilidad de la fortaleza nos hace humanos. Equivocarse, tropezarse o darse de bruces contra el suelo. Ella no lo sabía. Intenté hacerle entrar en razón, pero era tozuda. Ella, su mansión, su poder, y su corazón prisionero de la melancolía y de un pasado desteñido por recuerdos marchitos convertidos en cenizas. Debieron de hacerle daño. Debieron de hacerle mucho daño.

Volví a verla durante una noche de bar. Estaba sola, como siempre. El descontrol, la ebriedad y el poco sentido común la arropaban. Ella parecía no estar presente. Mareaba su Martini con la mirada fija en Dios sabe dónde. Estaba ida, en su mundo, y todo lo demás no importaba. Destacaba entre la multitud, sobre todo por esos zapatos tan discretos, por esa devoción fashionista que, al parecer, ninguno de los presentes entendía. Llamaba la atención.

Me senté a dos taburetes de ella. Distinguí dos copas vacías con dos aceitunas encima de la barra. 

‘No me gustan las aceitunas’; espetó leyéndome el pensamiento. 

Yo le contesté que a mí tampoco, pero no volvió a dirigirme la palabra. Se fue pasados cuatro cócteles. Una hora más tarde me fui yo.

Quise regresar andando. La noche comenzaba a despedirse entre los edificios más altivos de la ciudad. Caminaba por uno de los barrios más lujosos de Madrid. Me sentía mareado y quizás algo confuso. De repente la vi. Resultaba imposible no diferenciarla con esos zapatos. Estaba sentada en unas escaleras. Se miraba las uñas y se tocaba los ojos todo el rato. Un par de pasos hacia delante me hicieron darme cuenta de que estaba llorando. Lloraba. Y lloraba porque llorar es de humanos. No pude evitar preguntarme cuántas veces lo haría al día. No somos los mismos rodeados de gente que acompañados por la soledad. Tenemos dos caras.  El poder de las apariencias. Mentiras regias. 

Happy 100K views!

Hoy me siento especialmente feliz. Bueno, para ser sincera, sé la noticia desde hace un par de semanas, y me he visto obligada a reprimir las enormes ganas que sentía por contaros la noticia.


‘Talla Treinta y Ocho’ ha pasado las 100.000 visitas. 

Lo que empezó siendo como un hobby abstracto, quizás algo cutre, y hortera, ha pasado a ser parte de mi vida diaria. Me hace mucha ilusión compartir la felicidad que ahora mismo siento, porque si hemos rebasado esta cifra, tan sumamente lejana a lo que yo nunca imaginé, es gracias a vosotros. Porque sin vosotros, yo no estaría donde estoy; si es que estoy en alguna parte. Así que, gracias y felicidades a vosotros también.

Vuestros mensajes, llenos de alegría, dulzura y agradecimiento me han servido de aliciente para continuar día tras día. ‘Talla Treinta y Ocho’ ya no es solo un blog de moda que refleja un estilo que podría representar cualquiera, sino una plataforma donde moda, cultura, crítica y ser uno mismo, cuenta.


 ‘Talla Treinta y Ocho’ ya no es solo un blog de moda que refleja un estilo que podría representar cualquiera, sino una plataforma donde moda, cultura, crítica y ser uno mismo, cuenta.

Por eso, y bajo la dirección artística de Sergio G. del Amo, y el talento innato para la fotografía de Alodia Navarro os hemos preparado una sorpresa para celebrar vuestro apoyo y amor incondicional.

La Navidad, las fiestas y las celebraciones ya están aquí. Let’s snow, Jingle Bell Rock y All I Want for Christmas is You suenan a todo volumen, las calles huelen a mazapán y la ilusión navideña se respira hasta en la casa del Grinch. Durante estas últimas semanas hemos preparado cinco editoriales inspirados en cinco relatos navideños, los cuales están escritos por mí, y representan cinco características del blog y, por tanto, de mi personalidad.


Hemos preparado cinco editoriales inspirados en cinco relatos navideños, los cuales representan cinco características del blog y, por tanto, de mi personalidad.

A partir de mañana y hasta el día de Nochebuena, podréis disfrutar de todos ellos. Solo espero que os gusten, que os maraville tanto como a mí el talento de mi equipo y que me hagáis compañía durante muchos miles de millones de 100K.

De nuevo, gracias y…

¡Feliz Navidad!