Versace on Lauren (por fin)

Después de declarar mi amor hacia Versace semana tras semana era extraño el hecho de que el espíritu de la casa italiana, recién vendida a Michael Kors, no se hubiera apoderado de ninguno de mis looks. Ya tardaba, pero ya está aquí.

Los Versace conquistan mi estilismo de esta semana. Versace on Lauren (por fin).

Como podéis apreciar, el look no es ninguna locura. Es un estilismo muy bien equilibrado, sin muchas excentricidades y con ese toque de esoterismo tan característico de la firma. Es un outfit versátil y asequible para cualquiera de nuestros armarios.

Especialmente, la propuesta de esta semana me gusta por la armonía que crean cada una de las piezas.

Hablemos de la composición: jersey de cuello alto, falda vaquera con estampado a lo Versace, medias traslúcidas y botas over knee. Maquillaje extremadamente sencillo, centrando la atención en los ojos y labios.

Pasemos a hablar de marcas, que sé que os encanta. El jersey es de H&M, la falda es de Stradivarius, las medias de Calcedonia, y las botas de Pull&Bear. Nuevamente, vuelvo a confiar en Maybelline para el make up.

Ahora quiero dejaros el resto de las fotos. Son una maravilla. Tengo el placer de contar con grandes profesionales.

Tras las fotos, encontraréis todos los enlaces directos a las prendas.

Enlaces y composición del estilismo:

Jersey de H&M • Falda de Stravidarius • Medias de Calcedonia • Botas de Pull&Bear • Maquillaje de Maybelline

Ahora sí que me despido de vosotros. Espero que paséis una gran semana. Las vacaciones están a la vuelta de la esquina y estamos preparando cosas muy, muy guays de cara a las fiestas. ¿Qué será? Hagan sus apuestas.

XOXO

Lauren Izquierdo

The ferocity of brown

Fotografía Sergio G. Del Amo

Martes. De nuevo. No sé si a vosotros os habrá pasado, pero noviembre ha sido un visto y no visto para mí. Quizás es debido a la intensidad con la que me gusta vivir mis días, pero aún así… Mi madre siempre me ha dicho que conforme te vas haciendo más mayor, el tiempo pasa mucho más rápido. Me temo que tiene razón.

Este es el último martes de noviembre y diciembre está a la vuelta de la esquina. Es más, yo creo que lo que está haciendo es tiempo, porque el frío invernal ya ha llegado, y lo ha hecho con una ferocidad intrínseca, con ganas y con mucha fuerza.

Uno de los colores tendencia de esta temporada es el marrón. No me digas que no te has dado cuenta porque está por todas partes y no te creeré. El marrón era el color por excelencia en los años 70’s, esos años condenados como los años de ‘la moda fea’, esos años que me encantan, porque me encanta la moda de los 70’s, la que odio es la de los 80’s. Si los calentadores y la permanente no han vuelto, por algo será, por aaaaalgo será.

Aprovechando la llegada de este frío mortificador, la tendencia del marrón, el estilo de los 70’s y que he vuelto a ser morena, mi propuesta para este marte es esta:

Processed with VSCO with c8 preset

Los que me conocéis sabéis que si hay algo que me gusta más que los Ferreros Rocher, son los trajes. Me gusta mucho el juego que dan, incluso mucho antes de que se pusieran de moda. El estilismo de esta semana es algo más preppy de lo habitual. Juego con varias tonalidades de marrón, tejidos y estampados.

Es muy versátil y es apto para casi todo tipo de eventos. Desde para tomar algo con tus amigos hasta para un almuerzo en un club de campo, pasando por la oficina o por una sesión de fotos como la mía.

Hablemos de la composición: un jersey de canalé terracota y un pantalón de traje marrón a cuadros. Como complementos: un bolso rígido de estampado de serpiente, un cinturón de cuero marrón y unos botines negros con tacón carey. En cuanto al make up, muy sencillo con algo de glitter y, como de costumbre, centramos la atención en los labios. Esta vez imitando el color del jersey.

Hablemos de marcas: el jersey y el pantalón son de Stradivarius, el bolso es de Zara, los botines de Marypaz y el cinturón de Parfois. El make up lo firma Maybelline.

Es un look que, estéticamente, queda muy bien. Se le puede sacar mucho partido. Además, es muy barato, más de lo que os imagináis. Os dejo los enlaces y la composición tras el resto de las fotos.

Processed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 preset

COMPOSICIÓN Y ENLACES DEL LOOK

Jersey de Stradivarius · Pantalón de Stradivarius · Botines de Marypaz · Bolso de Zara · Cinturón de Parfois · Make Up de Maybelline

Ya solo me queda despedirme hasta el domingo. Espero que paséis una buena semana. Id ahorrando para el lunes que viene, que salen mis primeros artículos en la revista ‘La Moda en las Calles’. Espero que compréis el número. ¡Hasta el domingo! ¡Os leo entre apunte y apunte de derecho!

XOXO

Lauren Izquierdo

¡Que la oficina es lo mío!

Este es el primer artículo de street style que subo un martes, y ahora que lo pienso, también es el primero de octubre. ¡Sed bienvenidos! ¿Cómo os sentís? ¡Yo muy extraña, lo confieso! Pronto comenzaré los primeros exámenes parciales, por lo que la semana la acapara en su mayoría el estudio, pero palos a gusto no duelen. Además, ayer The Citizen subió mi nueva entrevista con Ulises Mérida, de la cual y siendo sincera, estoy muy orgullosa. Sea como fuere, espero que la semana haya empezado bien. Para vosotros, claro.

Como esta semana también amenza con ser intensita he apostado por un look office semi formal, (me invento unos nombres que ni yo misma me entiendo; ¡yo ya no entiendo ná!).

Hace poco me preguntaron cuál era mi estilo. Nunca he sabido muy bien cómo definirlo, hasta que he llegado a la conclusión de que visto siempre muy de wedding invitada, llevándolo siempre a mi terreno, claro. A lo que voy que me enrollo como las persianas, Mari Carmen, y eso no es lo que queremos. Esta es mi propuesta de la semana:

A falta del talento de Bea y Yaiza, dispongo del ingenio y buen pulso de Rosa, mi compañera de piso, a la que ya le han regalado la entrada a las puertas del cielo solo conmigo.

Volviendo al look y como podréis apreciar, es algo más simple de lo que normalmente os tengo acostumbrados, pero me encanta. Y me encanta porque muchas veces, menos es más.

Me parece que los colores son muy favorecedores. He seguido la regla protocolaria (yo siguiendo protocolos, qué ironía) de no utilizar más de tres colores en un mismo look: azul petróleo, azul cielo y dorado ocre son los tres protagonistas de la composición.

La versatilidad en este estilismo es la segunda protagonista. Puedes usarlo tanto para ir a la oficina como para ir  de cañas, de cena, o de cóctel un viernes por la noche. O para ir a por el pan. Nunca sabes dónde estará el amor de tu vida, ¿no?

Tendencias como los maxi pendientes o los cuadros están presentes. ¡Si es que lo tiene to´!

Hablemos de la composición: pantalón chino de cuadros, camisa básica de oficina y stilettos de ante mezclados con vinilo. Como complementos: un clutch de mimbre barnizado con pintura dorada, maxi pendientes dorados, trenza despeinada y make up natural.

Dicho esto, mencionemos las marcas: el pantalón es de la temporada pasada de Stradivarius, la camisa es de H&M, los stilettos son de Mango, los pendientes de Zara, y el clutch Glam. Todos los enlaces podéis encontrarlos en mi perfil de 21 buttons.

Sin lugar a dudas, un look por el que apostaré en más de una ocasión. Ahora me toca despedirme… Recordaros que el jueves 4 de octubre estaré presente como invitada en el desfile benéfico que organiza la Universidad Juan Carlos y que os espero a todos allí. Para más información podéis consultar uno de mis últimos artículos: La URJC Fashion Night regresa este 4 de octubre, donde dejé toda la información.

Ahora sí que sí, chao, que ya es hora y todos tenemos cosas que hacer.

Lauren Izquierdo

¡Bienvenidos a los 70!

Lunes, lunes, lunes… ¿Qué se supone que te he hecho? ¿Por qué cuestas tanto? Nuestra relación no funcionará si no pones de tu parte. Cooperemos. Hagamos los dos por mejorar…

Cuesta salir de la cama, ¿verdad? Abandonar el fin de semana para instaurarnos en la rutina es cruel, duro y un tanto mezquino. Es una aberración.

Hoy os traigo un post sobre la década de los 70, para que aquellos que hayáis vivido esos años os volváis melancólicos. Sin embargo, para aquellos que no hayáis tenido el privilegio de experimentarlos como es mi caso, ¡bienvenidos a los 70! Es hora de que sepáis lo maravillosos que fueron en cuanto a estilismos.

Muchos especialistas del mundo de la moda afirman que la década de los 70 es la década de la moda más fea. No estoy nada de acuerdo. Feos son los calentadores, y si os dais cuenta volvimos a los 80 y ellos no regresaron (a excepción de ese lapsus que tuvo Amancio que no mencionaremos. AMANCIO CÉNTRATE, eh; CÉNTRATE Y QUE NO SE REPITA). El caso es que si la moda fea no regresa, los 70 no lo fueron: peinados a lo londinense, pantalones campana, tonos tierra, muy otoñales, por cierto… Yo he decidido rendirle tributo a ABBA y esta es mi propuesta:

Este look es una transacción de los 60 a los 70. Es un total white en su versión más clásica y mezcla el minimalismo con la elegancia pija que se estilaba en Londres.

Por suerte o por desgracia, los móviles en aquella época no existían. Todo era mucho más inocente, más puro y más misterioso.

Hablemos de la composición del estilismo: pantalones maxi campana y crop top. Como complementos sandalias de plataforma, mini bolso, diadema, pendientes barrocos, reloj analógico rose golden y cinturón de cuero.

El blanco es un color difícil a la hora de vestir. Además de ser un color que atrae a todo lo que mancha y que se ensucia solo con mirarlo, visualmente achata y ensancha la figura. Posee el efecto contrario al negro. Por ello, he apostado por que fuera una composición monocromática.

Hablemos de marcas: tanto el crop top como las sandalias son de Zara. Los pantalones campana y los pendientes son de Stradivarius, el cinturón y la diadema son de Parfois y tanto el reloj como el bolso son artesanías de mi último viaje a Granada.

Y si hablamos de make up ya sabéis que no me suelo complicar mucho. para esta ocasión me decanté por tonos fríos y metalizados dorados, todo muy futurista. ¿La marca? Sephora.

4c7bd4cc-7768-43df-b5bf-762b6635f46d

Lo que está claro es que remasterizamos todo aquello que nos encanta y que nos aporta algo novedoso. La melancolía es efectiva durante unos minutos, pero pasados unos días se convierte en un lastre y causa tirantez. Así que, si la moda se empeña en devolvernos a épocas pasadas es porque algo nos queda todavía por aprender.

Ya no me queda mucho más que decir. Solo desearos una feliz semana y comunicaros que los artículos dedicados al street style se trasladan a LOS MARTES debido a la columna de los domingos Todo aquello que me ha hecho ser un pelín más feliz esta semana #1, la nueva incorporación del blog. Había que descansar, y los lunes ya se hacían demasiado cuesta arriba. Los cambios son buenos.

Ahora sí que me despido… ¡Hasta el domingo!

Lauren Izquierdo

Savagery en la VFNO Madrid 2018

Una de las noches más famosas y más icónicas de año es la noche de los Vogue Fashion Night Out. Madrid, y más concretamente el barrio de Serrano y Fuencarral, se llenan de vida, moda, y por consecuente, de fashionistas con sus looks disparatados e inverosímiles, llenos de fantasía, dramatismo y tendencias.

Como periodista especializada (o algo parecido) en moda, blogger (o un intento de ello) y apasionada de la moda (más bien, obsesa) fui con algunos de mis amigos a embadurnarme de este ambiente. No estuve en Casa Vogue (faltó un pelín) ni me tomé un Royal Bliss con las actrices de Las Chicas del Cable; pero mi salvajismo tipo Samantha Jones salió a escena. Este fue mi look:

Mis amigos dicen que este estilismo va mucho con mi personalidad. Estoy de acuerdo. Es atrevido, elegante, salvaje y algo loco. Más o menos como yo, para qué engañarnos. Como podéis apreciar, es un outfit muy nocturno. El estampado print de leopardo es la tendencia estrella por excelencia. Así que me apetecía jugar con él. Ir en sujetador por la vida es demasiado escandaloso cuando comienza a refrescar por las noches, y más si hay niños de por medio, así que rescaté del armario este vestido que tanto adoro, me lo sujeté con un cinturón de cuero y bididibadidibú, ¡estilismo creado!

No hay verdad más creíble que el hecho de que la moda es un simple juego. Basta con dar rienda a tu imaginación, no tener vergüenza y ponerte lo que te dé la gana. Este look lo tiene todo: rock, lencería, ante, estampado animal, cuero, rayas y brillibrilli. Como diría un primo mío: “te lo has colocao to´”.

BF1AEBB0-6D69-44E2-81B9-393C93C41DDB.JPG

Vayamos a la composición: bermudas de leopardo, sujetador Balcony, y vestido midi a rayas verticales con mucho brillibrilli. Como complementos utilicé esos botines que tanto os gustan, un cinturón de cuero marrón oscuro y unos pendientes en forma de rama de bisutería. El bolso negro, de cuero y con tachuelas, al viejo estilo rock and roll, ole yo.

Si hablamos del beauty, make up muy sencillo. Si os soy sincera, ni siquiera llevaba base. Rímel, pintalabios naranja, algo de sombra dorada en el lacrimal y un poco de highliter (aunque, ¿pa qué highlither si tú brillas sola?). En cuanto al cabello, aposté por una trenza de raíz a media altura y un poco despeinada. Quise centrar la atención en el escote.

Hablemos de marcas, que sé que os gustan mucho… Tanto las bermudas como el vestido son de Zara. El sujetador es de la firma Gisela, esta firma me gusta mucho; los botines y el bolso son de dos tiendas locales de mi pueblo y el cinturón es de Parfois.

Y respecto a los que ayer me preguntábais cuál era mi plan para la noche os cuento: por la tarde fui a dos o tres eventillos que tenía; y por la noche fuimos a cenar, dimos una vuelta, bailamos con Mario Vaquerizo y terminamos tomando varias copas de vino en La terraza Espejo. Un plan sencillo, rodeada de personas a las que quiero y que me quieren. ¿Y por qué hablo de sencillez? Pues porque a pesar de que muchos me crucifiquéis por esto, la Vogue Fashion Night Out es otra de las muchas pantomimas que organizan instituciones como Vogue. Es elitista, es clasista y es superficial. Mientras la exclusividad se viste de gala y disfruta de una experiencia totalmente única con bebidas gratis e invitados famosos, el pueblo llano hace colas para un globo, unas palomitas y un dj que pincha, pero que no se mueve. Pero eso no es todo, las niñas de catorce años se disfrazan, otras van vestidas iguales a sus amigas y encima te miran por encima del hombro. Luego me dicen a mí que soy superficial. En fin, lo que una tiene que aguantar. Bravo, Eugenia; y feliz aniversario.

Pero de hecho, me lo he pasado muy bien, no os voy a engañar. Hemos bailado, aunque nos han mirado raro, porque claro, es raro que pongan música y bailes, ¿en qué estaríamos pensando; hemos andado (mucho, hoy me salto el gimnasio) y hemos disfrutado de una copa de vino mientras manteníamos una conversación interesante sentados en una terraza con estilismos tan extravagantes y tan exóticos como el mío. Yo me quedo que con esto. Pa qué más. No es dónde, sino con quién.

Como siempre, las fotos son obra de la increíble Beatriz Jericó, que es maravillosa. Creo que en eso estamos todos de acuerdo.

Processed with VSCO with c8 preset

Ya solo me queda despedirme de vosotros. Espero que tengáis un buen y bonito fin de semana. La siesta que me voy a pegar esta tarde no tiene nombre… ¡Gajes del oficio! ¡Hasta el lunes!

Lauren Izquierdo

Working girl y otros estilismos para darle la bienvenida al otoño

Oficialmente la rutina ha entrado de lleno en nuestras vidas. Tras una semana de universidad y mucho trabajo; y por trabajo me estoy refiriendo a mi entrevista a Agoney, Ester Expósito y el musical “La vida es sueño”, me he dado cuenta de que Ana Milán tenía razón: septiembre es el año nuevo de las urbanitas, y como inicio de año que es, si la cuesta de enero cuesta (valga la redundancia y ole yo), la de septiembre no te digo ná (yo ya no quiero ná).

Tan intensa ha sido mi semana, que me ha dado tiempo hasta a ponerme enferma. Como os lo cuento… El caso es que pilas cargadas, vuelta a la marcha y lunes otra vez. Por Madonna; qué poco dura lo bueno. Y el cambio es serio, tan serio que me he cambiado la foto de perfil de Twitter e Instagram, que salía en la playa. Esto es como la cera, del tirón; que duele menos.

Este lunes os traigo una propuesta de working girl. Personalmente, la moda de otoño-invierno es la que más me gusta, y como aficionada y loca de los trajes, poder ponerme una chaqueta me da la vida:

Muchos días no sé cómo ir a la universidad, a una entrevista, a un espectáculo, o simplemente a tomarme un Martini o una birra por algún bar de Madrid… Suelo tirar de estas opciones. Sinceramente, así es como voy hoy (lo digo en serio). Me siento cómoda, me siento yo, y sientan muy, muy bien.

Hasta hace poco no era muy fan de los vaqueros. He de confesar que uno de mis mayores complejos siempre han sido mis piernas, ya no; ahora me encantan: los vaqueros y mis piernas. Habiendo hecho esta confesión, propongo que nos volvamos a centrar en el look y en lo sencillo, fácil y versátil que es:

Composición: jeans, blusa lencera, blazer oversize fluida, botines. Como complementos: cinturón, clutch artesanal, pendientes artesanales. Sencillo, fácil; y si alguien pregunta por mis gafas, diré que, aunque no lo parezca, soy miope.

Los pantalones son de Stradivarius, están mucho más rotos que el día que me los compré, pero es que a mí me gustan así; la blusa es de H&M; y la mejor inversión de mi vida es de Sfera. Actualmente, ya no quedan existencias. Fue una de mis primeras compras aquí en Madrid. Estaba de rebajas, cómo me alegro de que mi compañera de piso me animara a comprármela.

Con respecto a los botines, sí; son por los que tanto me preguntasteis el año pasado. Están como nuevos, otra compra estrella. Los pendientes y el bolso, como ya he dicho, son artesanales y me los traje de mi viaje a Granada.

Como siempre, las fotos son de la increíble Beatriz Jericó, que me saca guapa hasta cuando estoy malísima de la muerte.

Processed with VSCO with c8 preset

Parece Nueva York, ¿verdad? Pues no, es Madrid, una ciudad que me tiene eternamente encandilada.

Pasad buena semana, bonitos; y ya sabéis: llega el otoño, dad rienda a la imaginación y sacad los trajes, que sientan muy, pero que muy bien.

Lauren Izquierdo

El año nuevo de las urbanitas se inaugura con un vestido amarillo

Toda historia tiene un final, pero ya sabéis lo que dicen, el final de una historia es el principio de otra, y aunque las vacaciones se hayan acabado y haya empezado la asquerosa rutina, todo vuelve; también el verano.

Ana Milán dijo en su Twitter hace unos días que septiembre es el año nuevo de las urbanitas. Así que hoy, primer lunes de septiembre os doy la bienvenida otro año más a Talla Treinta y Ocho, a mi hogar, mi lugar de refugio, mi vía de escape y libertad de expresión. Espero que os quedéis, sed bienvenidos y feliz año nuevo.

Por tanto, nos vestimos de gala y abro el baúl de los recuerdos para sacar a relucir otro de mis estilismos para uno de los desfiles de la edición pasada de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Como bien sabéis, cubrí al completo la semana de la moda para Hoy Magazine, la revista digital con la que colaboro. Concretamente este vestido es Zara y de rebajas para más inri. Lo utilicé para el desfile de jóvenes diseñadores de la ESNE.

Dicen que el amarillo da mala suerte, pero seamos francos, nunca he sido una mujer supersticiosa. También dicen que a las bajitas los vestidos largos no nos quedan bien. Bueno, pues no llego a 1’60 y mírame.

El vestido me gusta por muchas razones. En primer lugar, la tela pesa, por lo que la caída es libre; la raja en medio de las piernas es otra razón que me hizo enamorarme de este vestido, me parece sexy y evita que beses el suelo(esta razón es mi favorita). Además, el escote de vértigo en forma de V es espectacular.

Luego están los pendientes. Son de Stradivarius y recopilan la elegancia y magia del océano. Son uno de mis favoritos y la verticalidad me ayudan a estilizar mi cuello, no es un secreto decir que no tengo demasiado…😂

Y sé que a muchas de vosotras os encantan los zapatos. Os voy a confesar algo: ¡a mí también! Son de Mango y me los compré para la confirmación de mi hermana, fui la madrina. Son stilettos color mostaza mezclados con vinilo. Su altura es de unos 8’5 cm más o menos. Son muy bonitos, pero cuando los llevas un rato ¡auch! Duelen.

Y muchas os preguntaréis por qué este vestido es especial. Además de que me encanta y de que lo utilicé para una ocasión que valía por mil la pena, con este vestido salí en el programa Flash Moda y en fotografías de street style.

Solo me queda deciros que tenéis todos los links directos en mi perfil de 21 buttons y que os espero la semana que viene. Pasad un buen día y tomaros una copa de sidra o champán, hay que celebrar el año nuevo. Brindemos solo por el hecho de estar vivos.

Lauren Izquierdo.