We Will Always Have Tomorrow

26 de diciembre

Querido Santa:

¿Qué? ¿Ya has dormido la mona? ¿Te sientes descansado? ¿Sí? ¿No? ¿Ahora qué harás hasta el año que viene? Siempre he tenido curiosidad… No hace falta insistir en el hecho de que ya se sabía para qué profesión estaba destinada.

Voy a escribirte una última carta, para que tengas presente sobre presente mis pensamientos. Esperaré los tuyos de vuelta. Siempre podrás mandarme a un elfo, o a Rudolf, creo que le caigo bien.

El caso es que creo recordar que ya te conté que siempre he sido una niña complicada a la que costaba encajar. Es más, a día de hoy, todavía tengo la sensación de que no encajo en ninguna parte – y puede que sea verdad. Pero teniendo a gente que me quiere, eso me ha dejado de importar.

Sin embargo, otro de los asuntos que siempre me ha preocupado es no saber qué me deparará el futuro. ¿Qué me espera, Santa? Hay quien dice que nuestro destino está escrito, y antes que creer en las casualidades, prefiero pensar que tienen razón. Y pensarás, ¿cómo una persona que cree que el amor son sustancias químicas puede pensar eso? No lo sé, pero lo hago. Sobre todo, porque creo que todo siempre pasa por algo.

Creo que todo siempre pasa por algo

Cuando era pequeña quería ser profesora, luego actriz (siempre se me ha dado bien subir a un escenario y creer que soy otra persona), pero desde que me publicaron mi primer relato, la injusticia y el hecho de escribir siempre me ha motivado. Las frustraciones siempre me motivan a hacer grandes cosas. Creo que eso es algo que no puede decir todo el mundo.

Además, me gusta lo que hago, y sé que esto es a lo que me gustaría dedicarme en el futuro. No obstante, es imposible no sentir miedo. Más aún sabiendo cómo está nuestra profesión.

Es imposible no sentir miedo

Es lo primero que me dijeron en la universidad: “que sepáis que el 85% de los que estáis aquí no vais a tener trabajo cuando salgáis”. Y desmotiva, Santa. Porque lo sabemos, pero se supone que nuestro profesor, debería animarnos un poco, coño.

No obstante, luego te dicen que los jóvenes somos quienes vamos a cambiar el mundo. Normal. Claro que vamos a hacerlo. Somos el futuro. Somos lo que quedará cuando las generaciones anteriores mueran. Somos los que tomaremos decisiones y lo bueno es que tenemos algo que muchos de ellos no tienen: conciencia. Y consciencia. Nos han dicho cómo pelear, cómo defendernos y eso es lo que estamos haciendo, porque a pesar de lo que digan muchos los políticos, ellos no están peleando por nosotros.

Es por eso que no debemos desaprovechar ninguna oportunidad. Sin embargo, si me preguntas cómo me veo dentro de diez años, no sabría que responderte, porque no lo sé. Tengo claro que, a no ser que algo vaya en contra de mis principios, no voy a rechazar ninguna oferta si la propuesta es buena.

Y si eso nunca llega, ¿quién sabe? A lo mejor abro un medio, a lo mejor soy mi propia jefa… Como te decía ayer: si crees en ti mismo y en lo que haces y peleas por ello, todo llega. Puede que tarde y a trompicones, pero llega. Al fin de cuentas, si algo no nos sale hoy, siempre nos quedará mañana.

Equipo:

  • Fotografía: Alodia Navarro.
  • Realización: Lauren Izquierdo.
  • Muah: Mary Coco.
  • Estilista: Sergio García del Amo.
  • Texto: Lauren Izquierdo.

Gallery:

Empty Messages

23 de diciembre

Querido santa:

Se acerca tu gran día. Ahora sí que sí, ya no hay vuelta atrás. ¿Estás nervioso? Yo seguro que lo estaría. Culminar la Navidad con tu llegada es algo muy importante.

¿Sabes de qué otra cosa me he dado cuenta este año? De que la gente habla mucho, pero no dice nada. Da igual dónde vivas o en qué parte del mundo te encuentres. ¿Y sabes cuál es el verdadero problema? Las redes.

Actualmente, las redes sociales han invadido nuestra realidad. Tenemos mucha información, hay mucho ruido y hablamos mucho. Demasiado. El problema es que la inmensa mayoría no dice nada. Por eso, es importante parar y recordar quién fuimos, quién somos y sobre todo, quién queremos ser. Porque hoy en día nuestros mensajes están vacíos.

Y los mensajes vacíos nos llevan a objetivos, metas y sueños que también lo son. Y eso nos deshumaniza. Nos vuelve menos empáticos, más egoístas, menos humanos. ¿Te das cuenta de la gravedad del asunto?

Por eso, mi equipo de Talla Treinta y Ocho y yo hemos decidido trabajar sobre esta idea, tratando de callar nuestras mentes (sobre todo, la mía) y plasmando sobre tres editoriales y tres cartas un análisis de lo que fui, de lo que soy y de la proyección que tengo sobre mi futuro. A priori impone, ¿verdad?

Así que, durante los próximos tres días Children’s Lessons, And… This Is Me, y We Will Always Have Tomorrow será lo que leas y lo que todo el que quiera podrá leer. Aquí os dejo una prueba de lo que veréis

Equipo:

  • Fotografía: Alodia Navarro.
  • Realización: Lauren Izquierdo.
  • Muah: Fanny Colette y Mary Coco.
  • Estilista: Sergio García del Amo y Maison Mesa.
  • Texto: Lauren Izquierdo.

Tears of mourning

Es un día triste, negro, gris… El arte ha perdido mucho. Nosotros, los humanos, hemos perdido mucho. Norte Dame ha caído. Y esperamos que pronto vuelva a lucir como siempre.

Es increíble las cosas que hemos perdido durante este año: grandes personalidades, grandes monumentos… Es imposible que el paso del tiempo no nos agobie.

Este martes mi propuesta fusiona aires elegantes con deportivos. Las lágrimas del luto disfrazadas de maquillaje millennial.

Fotografía Sparksphoto.

Hablemos de la composición de la maravilla que llevo puesta. Vestido largo de seda con estampado floral; botines de charol negros; clutch rosa empolvado; pendientes de mármol. En cuanto a la parte beauty: ondas no muy marcadas y make up muy sencillo, centrando (para variar) la atención en los labios.

Es el turno de las marcas (Shopping is my cardio): vestido, clutch y pendientes de HYM, zapatillas de Vans. En cuanto al tema beauty siempre confío en L’oreal y Maybelline. Esta vez con la colaboración especial de productos de Schwarzkopf Professional.

Fotografía Sparksphoto.

Os dejo el resto de fotos. Espero que os guste el look, aunque no podemos gustarle a todo el mundo (guiño, guiño). Espero que paséis un gran fin de semana. Nos vemos muy pronto.

Sed felices, 

Lauren Izquierdo

Gallery

Si me has perdido la pista, vengo a salvarte la vida…

Porque los millennials somos unos stalkers…

http://instagram.com/lauurenizquierdo

Y por si quieres declararme tu amor o mandarme algún artículo…

Tallatreintayocho@gmail.com

Y no olvides suscribirte…

Versace on Lauren (por fin)

Después de declarar mi amor hacia Versace semana tras semana era extraño el hecho de que el espíritu de la casa italiana, recién vendida a Michael Kors, no se hubiera apoderado de ninguno de mis looks. Ya tardaba, pero ya está aquí.

Los Versace conquistan mi estilismo de esta semana. Versace on Lauren (por fin).

Como podéis apreciar, el look no es ninguna locura. Es un estilismo muy bien equilibrado, sin muchas excentricidades y con ese toque de esoterismo tan característico de la firma. Es un outfit versátil y asequible para cualquiera de nuestros armarios.

Especialmente, la propuesta de esta semana me gusta por la armonía que crean cada una de las piezas.

Hablemos de la composición: jersey de cuello alto, falda vaquera con estampado a lo Versace, medias traslúcidas y botas over knee. Maquillaje extremadamente sencillo, centrando la atención en los ojos y labios.

Pasemos a hablar de marcas, que sé que os encanta. El jersey es de H&M, la falda es de Stradivarius, las medias de Calcedonia, y las botas de Pull&Bear. Nuevamente, vuelvo a confiar en Maybelline para el make up.

Ahora quiero dejaros el resto de las fotos. Son una maravilla. Tengo el placer de contar con grandes profesionales.

Tras las fotos, encontraréis todos los enlaces directos a las prendas.

Enlaces y composición del estilismo:

Jersey de H&M • Falda de Stravidarius • Medias de Calcedonia • Botas de Pull&Bear • Maquillaje de Maybelline

Ahora sí que me despido de vosotros. Espero que paséis una gran semana. Las vacaciones están a la vuelta de la esquina y estamos preparando cosas muy, muy guays de cara a las fiestas. ¿Qué será? Hagan sus apuestas.

XOXO

Lauren Izquierdo

Savagery en la VFNO Madrid 2018

Una de las noches más famosas y más icónicas de año es la noche de los Vogue Fashion Night Out. Madrid, y más concretamente el barrio de Serrano y Fuencarral, se llenan de vida, moda, y por consecuente, de fashionistas con sus looks disparatados e inverosímiles, llenos de fantasía, dramatismo y tendencias.

Como periodista especializada (o algo parecido) en moda, blogger (o un intento de ello) y apasionada de la moda (más bien, obsesa) fui con algunos de mis amigos a embadurnarme de este ambiente. No estuve en Casa Vogue (faltó un pelín) ni me tomé un Royal Bliss con las actrices de Las Chicas del Cable; pero mi salvajismo tipo Samantha Jones salió a escena. Este fue mi look:

Mis amigos dicen que este estilismo va mucho con mi personalidad. Estoy de acuerdo. Es atrevido, elegante, salvaje y algo loco. Más o menos como yo, para qué engañarnos. Como podéis apreciar, es un outfit muy nocturno. El estampado print de leopardo es la tendencia estrella por excelencia. Así que me apetecía jugar con él. Ir en sujetador por la vida es demasiado escandaloso cuando comienza a refrescar por las noches, y más si hay niños de por medio, así que rescaté del armario este vestido que tanto adoro, me lo sujeté con un cinturón de cuero y bididibadidibú, ¡estilismo creado!

No hay verdad más creíble que el hecho de que la moda es un simple juego. Basta con dar rienda a tu imaginación, no tener vergüenza y ponerte lo que te dé la gana. Este look lo tiene todo: rock, lencería, ante, estampado animal, cuero, rayas y brillibrilli. Como diría un primo mío: “te lo has colocao to´”.

BF1AEBB0-6D69-44E2-81B9-393C93C41DDB.JPG

Vayamos a la composición: bermudas de leopardo, sujetador Balcony, y vestido midi a rayas verticales con mucho brillibrilli. Como complementos utilicé esos botines que tanto os gustan, un cinturón de cuero marrón oscuro y unos pendientes en forma de rama de bisutería. El bolso negro, de cuero y con tachuelas, al viejo estilo rock and roll, ole yo.

Si hablamos del beauty, make up muy sencillo. Si os soy sincera, ni siquiera llevaba base. Rímel, pintalabios naranja, algo de sombra dorada en el lacrimal y un poco de highliter (aunque, ¿pa qué highlither si tú brillas sola?). En cuanto al cabello, aposté por una trenza de raíz a media altura y un poco despeinada. Quise centrar la atención en el escote.

Hablemos de marcas, que sé que os gustan mucho… Tanto las bermudas como el vestido son de Zara. El sujetador es de la firma Gisela, esta firma me gusta mucho; los botines y el bolso son de dos tiendas locales de mi pueblo y el cinturón es de Parfois.

Y respecto a los que ayer me preguntábais cuál era mi plan para la noche os cuento: por la tarde fui a dos o tres eventillos que tenía; y por la noche fuimos a cenar, dimos una vuelta, bailamos con Mario Vaquerizo y terminamos tomando varias copas de vino en La terraza Espejo. Un plan sencillo, rodeada de personas a las que quiero y que me quieren. ¿Y por qué hablo de sencillez? Pues porque a pesar de que muchos me crucifiquéis por esto, la Vogue Fashion Night Out es otra de las muchas pantomimas que organizan instituciones como Vogue. Es elitista, es clasista y es superficial. Mientras la exclusividad se viste de gala y disfruta de una experiencia totalmente única con bebidas gratis e invitados famosos, el pueblo llano hace colas para un globo, unas palomitas y un dj que pincha, pero que no se mueve. Pero eso no es todo, las niñas de catorce años se disfrazan, otras van vestidas iguales a sus amigas y encima te miran por encima del hombro. Luego me dicen a mí que soy superficial. En fin, lo que una tiene que aguantar. Bravo, Eugenia; y feliz aniversario.

Pero de hecho, me lo he pasado muy bien, no os voy a engañar. Hemos bailado, aunque nos han mirado raro, porque claro, es raro que pongan música y bailes, ¿en qué estaríamos pensando; hemos andado (mucho, hoy me salto el gimnasio) y hemos disfrutado de una copa de vino mientras manteníamos una conversación interesante sentados en una terraza con estilismos tan extravagantes y tan exóticos como el mío. Yo me quedo que con esto. Pa qué más. No es dónde, sino con quién.

Como siempre, las fotos son obra de la increíble Beatriz Jericó, que es maravillosa. Creo que en eso estamos todos de acuerdo.

Processed with VSCO with c8 preset

Ya solo me queda despedirme de vosotros. Espero que tengáis un buen y bonito fin de semana. La siesta que me voy a pegar esta tarde no tiene nombre… ¡Gajes del oficio! ¡Hasta el lunes!

Lauren Izquierdo

Working girl y otros estilismos para darle la bienvenida al otoño

Oficialmente la rutina ha entrado de lleno en nuestras vidas. Tras una semana de universidad y mucho trabajo; y por trabajo me estoy refiriendo a mi entrevista a Agoney, Ester Expósito y el musical “La vida es sueño”, me he dado cuenta de que Ana Milán tenía razón: septiembre es el año nuevo de las urbanitas, y como inicio de año que es, si la cuesta de enero cuesta (valga la redundancia y ole yo), la de septiembre no te digo ná (yo ya no quiero ná).

Tan intensa ha sido mi semana, que me ha dado tiempo hasta a ponerme enferma. Como os lo cuento… El caso es que pilas cargadas, vuelta a la marcha y lunes otra vez. Por Madonna; qué poco dura lo bueno. Y el cambio es serio, tan serio que me he cambiado la foto de perfil de Twitter e Instagram, que salía en la playa. Esto es como la cera, del tirón; que duele menos.

Este lunes os traigo una propuesta de working girl. Personalmente, la moda de otoño-invierno es la que más me gusta, y como aficionada y loca de los trajes, poder ponerme una chaqueta me da la vida:

Muchos días no sé cómo ir a la universidad, a una entrevista, a un espectáculo, o simplemente a tomarme un Martini o una birra por algún bar de Madrid… Suelo tirar de estas opciones. Sinceramente, así es como voy hoy (lo digo en serio). Me siento cómoda, me siento yo, y sientan muy, muy bien.

Hasta hace poco no era muy fan de los vaqueros. He de confesar que uno de mis mayores complejos siempre han sido mis piernas, ya no; ahora me encantan: los vaqueros y mis piernas. Habiendo hecho esta confesión, propongo que nos volvamos a centrar en el look y en lo sencillo, fácil y versátil que es:

Composición: jeans, blusa lencera, blazer oversize fluida, botines. Como complementos: cinturón, clutch artesanal, pendientes artesanales. Sencillo, fácil; y si alguien pregunta por mis gafas, diré que, aunque no lo parezca, soy miope.

Los pantalones son de Stradivarius, están mucho más rotos que el día que me los compré, pero es que a mí me gustan así; la blusa es de H&M; y la mejor inversión de mi vida es de Sfera. Actualmente, ya no quedan existencias. Fue una de mis primeras compras aquí en Madrid. Estaba de rebajas, cómo me alegro de que mi compañera de piso me animara a comprármela.

Con respecto a los botines, sí; son por los que tanto me preguntasteis el año pasado. Están como nuevos, otra compra estrella. Los pendientes y el bolso, como ya he dicho, son artesanales y me los traje de mi viaje a Granada.

Como siempre, las fotos son de la increíble Beatriz Jericó, que me saca guapa hasta cuando estoy malísima de la muerte.

Processed with VSCO with c8 preset

Parece Nueva York, ¿verdad? Pues no, es Madrid, una ciudad que me tiene eternamente encandilada.

Pasad buena semana, bonitos; y ya sabéis: llega el otoño, dad rienda a la imaginación y sacad los trajes, que sientan muy, pero que muy bien.

Lauren Izquierdo

Las rayas de mi vestido

Fotos Beatriz Jericó.

¡Hola a todos y feliz lunes! Me encuentro de vuelta a la rutina en estos últimos días de agosto. Café en mano, las teclas sonando y tratando de concertarme lo máximo posible para poder reunirme unos minutos con vosotros.

El verano se termina, qué rápido se me ha pasado de verdad, pero todavía le quedan fuerzas para regalarnos días intensos de sol y de calor. Por eso, mi memoria y mi galería del Dropbox os trae un vestido que utilicé para uno de los desfiles de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, el cual es muy veraniego y sobre todo, fresquito.

foto 11-7-18 20 37 44

Sus colores me ponen de muy buen humor y lo mejor de todo es que se puede llevar sin sujetador. El corte midi me da mucha libertad de movimiento (siempre voy corriendo, soy una cabra loca y muy, pero que muy torpe), por lo que las personas que busquen a la comodidad como aliado, este vestido lleva su nombre. Es de una boutique de Madrid. En mi 21 buttons os dejo el link del vestido, los zapatos, que sé que os encantan, y las gafas.

Ahora os dejo, siento ser más breve de lo habitual, pero tengo que ir a IKEA a por una mesa y luego montarla, cosa que no va a salir bien, me temo.

Contadme qué tal os estás yendo el verano y cuáles son vuestros trucos a la hora de vestir, yo hay días que iría desnuda por la calle.

Disfrutad de la semana e hidrataros, eso es lo más importante. El líquido ya lo decidís vosotros.

Lauren Izquierdo