Agatha Ruiz de la Prada elegantiza su línea con su nueva colección

Poder ver un desfile de Agatha Ruiz de la Prada en directo, además de un priviligio, me parece una maravilla. Los flashes al front row cesan, las luces se apagan, la pasarela se abre y comienza el show.

Esta nueva colección de la primavera-verano 2019 ha sido una completa y absoluta sorpresa para muchos, entre esos muchos una servidora, puesto que ese estilo tan extravagantemente agathizado se ha esfumado. En otras palabras, esta colección es la más ponible y la más elegante que ha creado la casa de Agatha Ruiz de la Prada en muchos años. La colección remarca la elegancia en estado puro. Sigue siendo Agatha, con sus colores, sus formas extrambóticas y su locura, pero a su vez y gracias a su nueva licencia de telas con VISATEX, le ha permitido que, cuestiones como el reciclaje de telas y todas las maravillosas ideas de ella y de su equipo, tuvieran cabida haciéndola más práctica y más accesible.

Agatha Ruiz de la Prada saca a la pasarela vestidos rectos con rayas verticales y estampados vichy en colores pastel. Además, introduce besos y ojos encorsetados en muchas de las prendas recondándonos que es ella, que sigue siendo de la Prada.

Vestidos con forma de tarta y mangas abullonadas tomaron protagonismo en la última parte del desfile. Un pomposo vestido nupcial con brocado de corazones cerró el desfile.

 

La música y la puesta en escena nos devolvió a nuestra infancia y nos encantó que pusiera Lo malo de Aitana Ocaña y Ana Guerra. Los invitados no podíamos estar quietos en nuestros asientos, queríamos bailar, necesitábamos movernos; pero ya sabíamos a lo que no exponíamos. Al fin y al cabo, cualquier cosa que organice Agatha Ruiz de la Prada se convierte en una gran fiesta.

Mi MBFWM…

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Hi, guys! 

Hoy es domingo y adoro os domingos, ¿sabéis? Es el día el descanso por excelencia, unos lo usan para dormir, para adelantar tareas, y otros para recuperarse de una buena resaca. Amigos, daros por aludidos.

Esta semana, como bien sabéis, ha sido la MBFWM, la semana de la moda por excelencia en la capital que tanto nos ofrece. Este año he tenido la magnífica oportunidad de disfrutar de varios desfiles como el de la ESNE, Ana Loking o JC Pajares. Voy a intentar resumiros al máximo la que ha sido, una edición más, una inigualable experiencia, porque no creo que pudiera parar de escribir, y anda que no me gusta, vaya.

Esta edición decidí ir en contra de lo que dije en mi post pasado Esne: Europa 3.0., y quise demostrar, como sí es posible asistir con un vestido de fiesta a un desfile y “marcar la diferencia”. Lo entrecomillo porque marcar la diferencia, al igual que todo en el mundo de la moda, es relativo. Os dejo una preciosa galería, la cual se abrirá si pincháis en una imagen, para que podáis apreciar el look y me paso a hablaros de los desfiles.

 

Este año tuve la suerte de poder admirar desde muy cerca a uno de los grandes talentos de la industria de la moda, la diseñadora Ana Loking. He admirado su trabajo desde siempre desde un punto externo, y ayer me quedé de piedra cuando las luces de la pasarela se encendieron. Ana Loking abrió su desfile con una cabeza de Trump de varios metros, rota; una genialidad bajo mi punto de mira. Sus creaciones fueron maravillosas, absoluta e increíblemente maravillosas. El corte, el tejido, el acabado, los colores… Me sentí dichosa de poder haber vivido su trabajo, esfuerzo y dedicación, y sobre todo de haber podido escuchar sus palabras de agradecimiento de manera tan próxima a ella en la KISSING ROOM.

Mi diseño favorito fue este:

 

Y otros tantos…

img_4460img_4441img_4442img_4454img_4469img_4467img_4434img_4458img_4470img_4451img_4462img_4457img_4444img_4436img_4446img_4440img_4461img_4438

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_4590

Muchos de vosotros me preguntáis por los famosos a los que vi y con los que hablé, entre ellos Pelayo Díaz, Ángela Rozas, Susana Banana, Charo Izquierdo, Lucía Fernández, alias Luceral, mi nueva amiga, Angy… Algunos me parecieron fantásticas personas y me parecieron súper interesantes, más en la vida real que en la ficticia, he de decir. Prestaron interés en mantener una conversación conmigo y se mostraron intrigados e incluso sorprendidos por todo lo que hacía. Otros me supuso una completa decepción. Me resulta terrible cuando a alguien se le sube la fama a la cabeza, cuando no hace más que hablar de sí mismo y una conversación se centra en “yo hablo y tú escuchas”. Se convierte en una decepción, pero bueno, debe haber gente para todo.

Por la tarde fui al desfile siendo el más uno de mi amiga Lucía, o como sus 139 mil seguidores la conocen, Lucberal; claro que acabé viendo en el taller del concesionario de Mercedes el desfile de JC Pajares sin Lucía. Fue un desfile donde adjetivos como frescura, originalidad o sorpresa, me vienen a la cabeza cuando pienso en él.

img_4615

img_4611

img_4599img_4601

img_4598img_4608img_4597img_4603img_4604

Y bueno, hasta aquí el post de hoy, espero que no se os haya hecho muy largo y que la espera haya merecido la pena. Nos vemos muy pronto con otro post en mi blog Talla Treinta y Ocho. ¡MUACK!

L.I.