Lunes, y me siento genial.

¡HOLA A TODO MIS LECTORES!

Hi guys!

¡Feliz lunes! Sí, son felices, que no os engañen. ¡Seamos positivos! Hoy os escribo en el tren. Son las ocho de la mañana y voy por mi segundo café, quizás por eso ahora mismo la vida es maravillosa. Este puente (llevo sin ir a clase desde el miércoles) he tenido millones de cosas por organizar, por hacer, y seamos claros: cuanto más días libres tengo, menos ganas tengo de hacer nada (ahí le has dado) Las sábanas se han adherido a mi cara como las mascarillas de carbón que tanto se pusieron de moda y por eso, para mí y para vosotros, buenos días.

Hoy os traigo un look que, personalmente me fascina. Lauren, siempre dices lo mismo; y es verdad, pero si no me gusta a mí, que soy la que lo llevo, no sé a quién le va a gustar. ¿Y has necesitado muchos años de carrera para llegar a esa conclusión? Pues no, porque todavía estoy en primero.

Me centro, porque a veces desvarío… Me estoy haciendo mayor.

El caso es que me encanta. El jersey oversize, los colores neutros, mis botas altas, y mis labios rojos. Siento que nadie puede pararme.

Esto último puede parecer una tontería, pero no lo es. En nuestra mano se encuentra el querer sentirnos guapas, guapos, el poder con todo. Mi madre siempre me decía de pequeña que tenía que saber ser yo misma por mí, y no por los demás. Sabia, madre. Esta última frase he acabado aplicándola para todos los campos de mi vida.

Así que ahora os digo yo a vosotras y a vosotros: “Vístete para gustarte a ti y no para los demás.” Siéntete guapa, guapo, sexy, poderosa, poderoso, ¿por qué no? ¿Quién te lo impide? Si te apetece ir a por el pan en tacones, adelante; y si te apetece ir a una gala en chándal, ¿qué? ¿Qué pasa?

No puedo decir que sea licenciada en moda o que tenga un máster, pero una de las cosas que he aprendido del mundo de la moda es que la moda no es el cinturón, como muchas personas creen, sino que es más como el brilli brilli de La Vecina Rubia.

Así que cálzate unos tacones, o unas zapatillas, qué más da, y sal al mundo. Porque una cosa está clara, nadie va a hacerlo por ti.

Solo me queda daros las gracias por vuestro tiempo y por llegar al final. De verdad, estoy muy agradecida. Os quiero un montón y nos vemos muy pronto con otro post en “Talla Treinta y Ocho”. Pasad buena semana. Es vuestro tiempo, y no hay cosa que me guste más que me digan “Lauren, el tiempo es tuyo”.

L.I.

Total black en el Palacio Real. 

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Hi, guys! Bienvenidos a mi primer post de otoño, (aunque sigue haciendo un calor que te mueres.) Hoy es un día muy especial porque aunque los post se publican los lunes, yo los escribo los domingos, y hoy, uno de octubre, es mi mesaniversario. ¡HAGO UN MES EN MADRID! 

Mi hermana dice que parece que haga 3 000 años que me he ido, pero la verdad es que el tiempo se me ha pasado volando. Estoy orgullosa de lo que estoy consiguiendo, y aunque Carlos III me tiene hasta las narices en el primer mes, (en serio, TCM es lo peor de la vida,) los amigos, las experiencias y los momentos que he vivido este mes, no me los quita nadie. Madrid es una ciudad mágica. Madrid me enamora. 

Por eso lo he querido celebrar con unas fotos muy especiales, hechas por mi amiga, (sí, Vir, ya tienes el título,) Virginia López. Para hacer este post pensamos en un ambiente regio, elegante, impotente, imapactante, lleno de lujos, de minimalismo y sí, de realeza. Nada mejor que el Palacio Real de Madrid. Para provocar un choque de polos opuestos pensé en el look más black que especulé. ¡Y tachán! Esto es lo que salió: 



La gente me miraba mucho (no sé por qué será) pero lo cierto es que a estas alturas, ya me da igual porque estaba ¡diviiiiina! No sé si divina, pero este rollo me enganchó desde el segundo uno que mi mente lo especuló. 


El vestido vaporoso lleno de trasparencias y de tul, las botas altas de ante, mi bolso riñonera con tachuelas (es un bolso viejo con un lazo, que no os engañen) y mi labio rojo definió lo que muchas veces mi madre y mi padre me dicen: “Lauren, hija mía, tú vas a meterle caña al mundo”. Puede que el look  idóneo para comerme el mundo, o al menos para enamorar a un motero.😉

Aquí os dejo unas cuantas fotos más. Espero que os guste el look ¡y a copiar, comprar y posar! 


Gracias por llegar al final y por vuestro tiempo. Sois los mejores. Esta familia cada vez es más grande y vuestro apoyo es la gema que hace que siga adelante. Sois muy grandes. 

Nos vemos la semana que viene con otro post de “Talla Treinta y Ocho by Lauren” ¡Buena semana!

L.I.