Una periodista en apuros.

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Hi guys!!!

¡¡Hoy me voy a la playa!! ¡Sí! ¡Me lo merezco! Voy a ponerme como una gamba, voy a dejar que los rayos abrasadores traspasen mi piel,…. ¡qué pena que no me lleve una botella de tinto! Sea como fuere, no me puede dar mucho el sol porque mañana me entregan un premio los del Rotary por haber publicado en los salones del casino de Almoradí a las 12.30h de la mañana y mi vestido floral no hace juego con el rojo gamba, la verdad. 

Os cuento lo que iba a contaros que sé que lo estáis deseando y por eso estáis leyendo esto. ¿Qué me pasó ayer…? Estas cosas solo me pasan a mí, estoy segura. 

Fui a la presentación de Manuel Molina y al lanzamiento de la revista digital Rezuma Azud, esa revista que me hizo una entrevista y en la que he sido colaboradora todo el año. 

Bien, hasta ahí bien, ¿no? Nada extraño.

 Decidí irme a mi casa tras el vino de honor y cuando apenas había caminado medio kilómetro mis zapatos de marca belga, esos que tanto me gustan, esos que tanto os gustan, se quebraron por la mitad, dejándome en un aprieto, puesto que tuvieron que venir por mí y tuve que salir de aquel parque donde me quedé anclada como la Pocahontas. 

Sesenta euros tirados a la basura. No voy a comprar nunca más ahí. Qué sofoco. Qué vergüenza. Qué cosas me pasan, coño. Desde luego que podrían montar una película con mi argumento. Se me ocurren títulos como una periodista en apuros o quizás algo más como una blogger con mala suerte. 

Sea como fuere os dejo fotos de aquel precioso evento, el cual disfrute un montón, digamos la verdad. Os invito a visitar la revista, y a echarle un vistazo a todos sus artículos, en especial, esos que he escrito yo (siempre tan predecible, Lauren.) 

Gracias por llegar al final, por vuestro tiempo; espero que no se os haya hecho muy largo el post y que la espera haya merecido la pena. Nos vemos muy pronto. ¡Ya no puedo esperar para contaros qué tal todo!!


¡¡Una comida en mi honor!!

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Hi guys!!

¿Cómo anda este junio? ¡¡Dios mío que caloraso!! Esta semana anunciaban oleada de calor, y es solo el principio, no me quiero ver en agosto…

Bueno, lo cierto es que el domingo nos fuimos de comida para celebrar que soy la primera mujer universitaria de mi familia. Aunque suene un poco raro el hecho de que estando en estos tiempos sea la primera, mis padres están orgullosísimos de que su hija predilecta (lo siento, Ana) se convierta en universitaria.

¿Destino? Madrid, por supuesto. Siempre lo he tenido claro, de eso puedo presumir. Y muchos me preguntáis si estoy buscando otras opciones. No sé qué me deparará el futuro porque yo estoy muy loca, pero siempre he creído que la capital es mi sitio, así que allá voy, empezando por España. Quién sabe. Quizás en tercero de carrera decido que Londres, NY, Sídney o Roma es mi sitio… ¡YO QUE SÉ! Aunque claro, antes de seguir divagando tendré que ver las notas de selectividad… que también os digo que me parece fatal que estemos condicionados a una serie de pruebas que acaban determinado nuestro futuro cuando ya has demostrado durante todo el curso a una serie de especialistas que mereces estar en una buena universidad. En fin, puede que sea una pequeña antisistema en este aspecto, pero me parece muy injusto.
No me entretengo más, que os aburro. Os dejo las fotos del día de la comida que por lo poco que sé, os encanta mi mono de Zara de la temporada pasada. Las sandalias de Stradivarius. Le añaden al negro ese toque multicolor que tanto nos encanta.

 También quiero deciros, como os comunico en mis stories de Instagram, que esta tarde saldré a recitar cuatro poemas del poeta oriolano Manuel Molina en la presentación oficial de la revista digital de la que era colaboradora, Rezuma Azud en el IES AZUD DE ALFETAMÍ a las 19.30h y que estáis todos oficialmente invitados. 

Gracias por llegar al final, espero que no se os haya hecho muy largo el post y que la espera haya merecido la pena. Nos vemos muy pronto. ¡Ya no puedo esperar para contaros qué tal todo!!

L.I.

La despedida del seis años maravillosos.

 

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Hi guys!

¡Es lunes y lo prometido es deuda! ¿Preparados? ¿Listos? GO! Y como diría mi amiga Noe, del canal de YouTube N DE NOE, espero que estéis todos muy bien y EMPE-ZAMOS!

El viernes, para los que no lo sepáis, porque claro, como no he dado por saco ni nada… (Eso no te lo crees ni tú, bonita:) Fue mi graduación. Mi amigo Jose, mi amiga Noe y mi amiga Malú vinieron a hacerme fotos y estuvieron conmigo durante tooooodo el día, Jose y Noe son los fotógrafos oficiales del blog. ¡SÍ! ¡EL EQUIPO DE TALLA TREINTA Y OCHO OFICIAAAAAAAL! Estuvieron aguantando mis nervios, haciéndome reír, a veces demasiado, y acompañándome. Jose es fotógrafo, y por las fotos que veréis a continuación, os daréis cuenta de que es muy bueno. Noe también hizo un gran trabajo porque me hizo unas fotos increíbles cuando me reía (ese día todo me hacía gracia y hubo un momento en el que se hizo insoportable) y además de fotos, entre los tres me dieron un apoyo moral impresionante, cosa que agradecí un montón, porque a pesar de que iba de chica dura, en plan “yo no estoy nerviosa”, estaba hecha un flan.

(cliquea dos veces para abrir la galería)

Me peinó mi increíble peluquero Pablo de Diego. Quiso hacerme algo original, algo que reflejara mi personalidad, algo no visto… Y vaya si lo consiguió. Se inspiró en mis zapatos, y terminé siendo algo parecido a Madame de Rosa y hada de los bosques. Un peinado que me encantó. Sabía que no me defraudaría. Nunca lo ha hecho, y nunca lo hará.

(cliquea dos veces para abrir la galería)

Mi maquillaje no fue menos, porque pude contar con la talentosa Gema Bambú, una especialista del mundo que se ha ganado la fama a pulso y que además es una gran amiga.

(cliquea dos veces para abrir la galería)

Y lo que coronó este ínclito trabajo fue sin duda mi vestido y mis zapatos. El vestido es de una marca italiana llamada Milanoo, tiene una historia especial que ya os contaré, pero me encanta su brocado elegante y su contraste de volantes de tul, el corte, la caída… Me apasiona el vestido, y cuando os cuente otro día por qué, lo entenderéis. Ahora bien, los zapatos, son una maravilla. Muy Bella y Bestia, tal vez. Lo que sí que sé es que el look total fue muy yo, muy auténtica, muy Lauren. Chanel, te adoro, y aunque no fuera ostentosa, tú y yo sabemos que lo de menos es más nunca ha ido demasiado conmigo.

(cliquea dos veces para abrir la galería)

Fue un día, una tarde, una noche, que disfruté como nunca imaginaba que disfrutaría. Di el discurso de despedida, un discurso que ya habéis podido leer; y además me dieron un premio que yo no esperaba. Un premio por haber publicado. El día diecisiete tengo un evento debido a ello, pero cuando me llamaron fue como “¿me han llamado?” y mis amigas en plan “¿pero quieres subir que te están llamando?” Además vino un montón de gente que quiero y aprecio en mi vida. Mi familia, mis amigos… Todos ellos me ayudaron a decir adiós a seis maravillosos años.

(cliquea dos veces para abrir la galería.)

Y como dijo mi profesor de física y química: el final de algo siempre es el comienzo de algo maravilloso. Y eso espero yo, encontrarme con experiencias maravillosas que estaré deseando contaros. Así que gracias por llegar al final, espero que no se os haya hecho muy largo el post y que la espera haya merecido la pena. Nos vemos muy pronto, que ahora tengo la agenda llena de eventos que estoy deseando contaros.

L.I.