Escapada mediterránea, sentirse (y estar) en casa

Las mejores historias son las que no se planean. Este fin de semana mis amigos y yo decidimos coger los coches e investigar sobre los paisajes que tenemos alrededor. Porque vivimos en muy buena zona, y el Mediterráneo, queridos urbanitos, es mucho más que las playas de Guardamar y Torrevieja.

Sigue leyendo “Escapada mediterránea, sentirse (y estar) en casa”

I’m Jane Fonda

¡Hola urbanitxs míos!

Volvemos a vernos las caras. ¡Dos veces en un mismo día! Esto no había pasado nunca. El motivo es bueno: ayer tuve una fiesta de disfraces y por petición popular, voy a hablaros de mi disfraz:

La fiesta era Z&Tacones y puesto que íbamos a hacer ejercicio (entre copa y copa, claro), decidí optar por un atuendo que acompañara a mis ganas-nulas-, de hacer deporte. Y este fue el resultado: una oda a las azafatas de los ochenta, al aeróbic de Jane Fonda, a las bailarinas de Fama, Upa Dance y 1,2,3!… Los 80’s vinieron a por mí, y yo los dejé pasar.

Tampoco os penséis que el disfraz tiene mucho. Hasta horas antes no teníamos muy claro qué íbamos a hacer y cómo nos íbamos a vestir. Al final, nos decantamos por la practicidad.

Composición: unas mayas rosas metalizadas (de los chinos, 4’50 €); un bañador negro (de Calcedonia), un cinturón de seda con lunares (de Kling), un top de deporte (de Primark), unos calcetines con el borde metalizado (de H&M) y unas deportivas negras (de Vans).

¿Lo más importante? El beauty look: make up y peinado. Le dimos mucho al brilli brilli y a los rizos. No tuve tiempo de ir a hacerme la permanente. Si no, os aseguro que hubiera dado más el cante.

Os dejo el resto de fotos. Nos vemos mañana. Ahora sí que sí.

Sed felices,

Lauren Izquierdo

Versace on Lauren (por fin)

Después de declarar mi amor hacia Versace semana tras semana era extraño el hecho de que el espíritu de la casa italiana, recién vendida a Michael Kors, no se hubiera apoderado de ninguno de mis looks. Ya tardaba, pero ya está aquí.

Los Versace conquistan mi estilismo de esta semana. Versace on Lauren (por fin).

Como podéis apreciar, el look no es ninguna locura. Es un estilismo muy bien equilibrado, sin muchas excentricidades y con ese toque de esoterismo tan característico de la firma. Es un outfit versátil y asequible para cualquiera de nuestros armarios.

Especialmente, la propuesta de esta semana me gusta por la armonía que crean cada una de las piezas.

Hablemos de la composición: jersey de cuello alto, falda vaquera con estampado a lo Versace, medias traslúcidas y botas over knee. Maquillaje extremadamente sencillo, centrando la atención en los ojos y labios.

Pasemos a hablar de marcas, que sé que os encanta. El jersey es de H&M, la falda es de Stradivarius, las medias de Calcedonia, y las botas de Pull&Bear. Nuevamente, vuelvo a confiar en Maybelline para el make up.

Ahora quiero dejaros el resto de las fotos. Son una maravilla. Tengo el placer de contar con grandes profesionales.

Tras las fotos, encontraréis todos los enlaces directos a las prendas.

Enlaces y composición del estilismo:

Jersey de H&M • Falda de Stravidarius • Medias de Calcedonia • Botas de Pull&Bear • Maquillaje de Maybelline

Ahora sí que me despido de vosotros. Espero que paséis una gran semana. Las vacaciones están a la vuelta de la esquina y estamos preparando cosas muy, muy guays de cara a las fiestas. ¿Qué será? Hagan sus apuestas.

XOXO

Lauren Izquierdo

Savagery en la VFNO Madrid 2018

Una de las noches más famosas y más icónicas de año es la noche de los Vogue Fashion Night Out. Madrid, y más concretamente el barrio de Serrano y Fuencarral, se llenan de vida, moda, y por consecuente, de fashionistas con sus looks disparatados e inverosímiles, llenos de fantasía, dramatismo y tendencias.

Como periodista especializada (o algo parecido) en moda, blogger (o un intento de ello) y apasionada de la moda (más bien, obsesa) fui con algunos de mis amigos a embadurnarme de este ambiente. No estuve en Casa Vogue (faltó un pelín) ni me tomé un Royal Bliss con las actrices de Las Chicas del Cable; pero mi salvajismo tipo Samantha Jones salió a escena. Este fue mi look:

Mis amigos dicen que este estilismo va mucho con mi personalidad. Estoy de acuerdo. Es atrevido, elegante, salvaje y algo loco. Más o menos como yo, para qué engañarnos. Como podéis apreciar, es un outfit muy nocturno. El estampado print de leopardo es la tendencia estrella por excelencia. Así que me apetecía jugar con él. Ir en sujetador por la vida es demasiado escandaloso cuando comienza a refrescar por las noches, y más si hay niños de por medio, así que rescaté del armario este vestido que tanto adoro, me lo sujeté con un cinturón de cuero y bididibadidibú, ¡estilismo creado!

No hay verdad más creíble que el hecho de que la moda es un simple juego. Basta con dar rienda a tu imaginación, no tener vergüenza y ponerte lo que te dé la gana. Este look lo tiene todo: rock, lencería, ante, estampado animal, cuero, rayas y brillibrilli. Como diría un primo mío: “te lo has colocao to´”.

BF1AEBB0-6D69-44E2-81B9-393C93C41DDB.JPG

Vayamos a la composición: bermudas de leopardo, sujetador Balcony, y vestido midi a rayas verticales con mucho brillibrilli. Como complementos utilicé esos botines que tanto os gustan, un cinturón de cuero marrón oscuro y unos pendientes en forma de rama de bisutería. El bolso negro, de cuero y con tachuelas, al viejo estilo rock and roll, ole yo.

Si hablamos del beauty, make up muy sencillo. Si os soy sincera, ni siquiera llevaba base. Rímel, pintalabios naranja, algo de sombra dorada en el lacrimal y un poco de highliter (aunque, ¿pa qué highlither si tú brillas sola?). En cuanto al cabello, aposté por una trenza de raíz a media altura y un poco despeinada. Quise centrar la atención en el escote.

Hablemos de marcas, que sé que os gustan mucho… Tanto las bermudas como el vestido son de Zara. El sujetador es de la firma Gisela, esta firma me gusta mucho; los botines y el bolso son de dos tiendas locales de mi pueblo y el cinturón es de Parfois.

Y respecto a los que ayer me preguntábais cuál era mi plan para la noche os cuento: por la tarde fui a dos o tres eventillos que tenía; y por la noche fuimos a cenar, dimos una vuelta, bailamos con Mario Vaquerizo y terminamos tomando varias copas de vino en La terraza Espejo. Un plan sencillo, rodeada de personas a las que quiero y que me quieren. ¿Y por qué hablo de sencillez? Pues porque a pesar de que muchos me crucifiquéis por esto, la Vogue Fashion Night Out es otra de las muchas pantomimas que organizan instituciones como Vogue. Es elitista, es clasista y es superficial. Mientras la exclusividad se viste de gala y disfruta de una experiencia totalmente única con bebidas gratis e invitados famosos, el pueblo llano hace colas para un globo, unas palomitas y un dj que pincha, pero que no se mueve. Pero eso no es todo, las niñas de catorce años se disfrazan, otras van vestidas iguales a sus amigas y encima te miran por encima del hombro. Luego me dicen a mí que soy superficial. En fin, lo que una tiene que aguantar. Bravo, Eugenia; y feliz aniversario.

Pero de hecho, me lo he pasado muy bien, no os voy a engañar. Hemos bailado, aunque nos han mirado raro, porque claro, es raro que pongan música y bailes, ¿en qué estaríamos pensando; hemos andado (mucho, hoy me salto el gimnasio) y hemos disfrutado de una copa de vino mientras manteníamos una conversación interesante sentados en una terraza con estilismos tan extravagantes y tan exóticos como el mío. Yo me quedo que con esto. Pa qué más. No es dónde, sino con quién.

Como siempre, las fotos son obra de la increíble Beatriz Jericó, que es maravillosa. Creo que en eso estamos todos de acuerdo.

Processed with VSCO with c8 preset

Ya solo me queda despedirme de vosotros. Espero que tengáis un buen y bonito fin de semana. La siesta que me voy a pegar esta tarde no tiene nombre… ¡Gajes del oficio! ¡Hasta el lunes!

Lauren Izquierdo

Las rayas de mi vestido

Fotos Beatriz Jericó.

¡Hola a todos y feliz lunes! Me encuentro de vuelta a la rutina en estos últimos días de agosto. Café en mano, las teclas sonando y tratando de concertarme lo máximo posible para poder reunirme unos minutos con vosotros.

El verano se termina, qué rápido se me ha pasado de verdad, pero todavía le quedan fuerzas para regalarnos días intensos de sol y de calor. Por eso, mi memoria y mi galería del Dropbox os trae un vestido que utilicé para uno de los desfiles de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, el cual es muy veraniego y sobre todo, fresquito.

foto 11-7-18 20 37 44

Sus colores me ponen de muy buen humor y lo mejor de todo es que se puede llevar sin sujetador. El corte midi me da mucha libertad de movimiento (siempre voy corriendo, soy una cabra loca y muy, pero que muy torpe), por lo que las personas que busquen a la comodidad como aliado, este vestido lleva su nombre. Es de una boutique de Madrid. En mi 21 buttons os dejo el link del vestido, los zapatos, que sé que os encantan, y las gafas.

Ahora os dejo, siento ser más breve de lo habitual, pero tengo que ir a IKEA a por una mesa y luego montarla, cosa que no va a salir bien, me temo.

Contadme qué tal os estás yendo el verano y cuáles son vuestros trucos a la hora de vestir, yo hay días que iría desnuda por la calle.

Disfrutad de la semana e hidrataros, eso es lo más importante. El líquido ya lo decidís vosotros.

Lauren Izquierdo

Cómo ir en pijama por la calle sin que nadie se dé cuenta

Hoy, 15 de agosto, fiesta nacional, rescato de la carpeta de “Fotos editadas de la MBFWM” un look que usé para la Fashion Week (hala, qué sorpresa, no me lo esperaba; ni que estuviera puesto en el título).

Aprovechando la moda pijamera, y ya que ahora muchos desean realizar la fantasía de ir por la calle en pijama, os muestro un look ¿discreto? (no es la palabra, pero servirá) de hacer vuestros sueños realidad.

Puede que la inspiración la haya cogido del armario de mi iaia, pero lo cierto es que este camisón lencero de estampado floral me encanta. ¿Parece un pijama? Yo diría que no.

El escote en pico, los tirantes ajustables, los bordados de encaje y las aperturas laterales muestran la sensualidad y libertad (en cuanto a movimiento) que ofrece la moda de cama. El fondo negro concede el protagonismo al estampado floral, resaltando con mayor intensidad los colores vivos de las flores.

¿Lo mejor y todavía más sorprendente? La marca. Es de Primark. Y costaba 13€.

En mi caso lo he combinado con mis gafas para esta edición de la MBFWM, unas sandalias de imitación de piel serpiente de Zara y unos pendientes de madera de Mango. Para el make up he apostado por tonos nudes y marrones terracota. Todo de MaxFactor.

Os dejo otros looks que he encontrado para que os sirva de inspiración por si el mío no es suficiente.

Ahora os dejo que tengo que hacer maletas. Mañana me voy a Granada con mis amigos y estoy encantada.

¡Feliz miércoles de fiesta!

Lauren Izquierdo

Laguna Rosa

No. Podría ser, pero no. La primera vez que escuché el nombre de Laguna Rosa pensé en que sería la versión pija del Internado Laguna Negra, eso o una discoteca; que a estas alturas cualquier nombre pink fashion es bueno para una discoteca. Un pub donde solo hubiera bebidas alcóholicas rosas: puerto de Indias, Larios Rose, Beefeater Rosa, Cosmopolitans… Pero no, Laguna Rosa no es un internado ni un antro donde pasar las noches entre copa y copa. Laguna Rosa es un paraje natural situado en la localidad de Torrevieja, en Alicante, que bien podría ser el sueño de la Barbie o el de la Vecina Rubia. El Mediterráneo es maravilloso.

Agua rosa. Sin ningún efecto, sin filtros, sin nada artificial. ¿Qué es lo que colorea la inolora e incolora agua que hasta entonces todos conocíamos? Una bacteria. Inofensiva, tranquilos.

¿Merece la pena ir? No os voy a engañar, no es un sitio para pasar ahí todo el día. Si un día no tienes que hacer y estás por la zona, recomiendo que os acerquéis. La experiencia al sumergirte en el agua es increíble. Flotas como si llevaras manguitos.

¿Importante? Llevad puestos escarpines. El suelo de la laguna son cristales de sal que hacen daño y hay muchas roquitas.

¿La mejor hora para ir? El atardecer o el amanecer. El sol se fusiona con el agua y las fotos, el ambiente y el paisaje son maravillosos. El agua arde, no está fría. Así que mejor el amanecer que el atardecer.

Añadidos: hay barro natural. Sí, sí; como el de los balnearios. Hay personas que se llevan cuencos y garrafas para llenarlos y llevárselos a sus casas. Además, la sal deja el cuerpo como si te hubieras embadurnado en aceite. Cuando se seca, te conviertes en la sal humana.

Os dejo las fotos que yo me hice. Tened un buen día.

Lauren Izquierdo