Autumn by color

Fotografía Sergio G. Del Amo.

El frío ha comenzado de una manera que nadie esperaba: con mucha intensidad, y de manera algo cortante. Nos hemos visto obligados a sacar rápidamente los abrigos, los jerséis y los edredones que tanto nos gustan y que tanto estábamos deseando poner. El frío es maravilloso, siempre y cuando tengas que estudiar o puedas quedarte en casa, porque a la hora de salir, hay que llevar más mangas que el muñeco de Michelín, porque si no… El resfriado que puede venir a verte tendrá más fuerza que Goliath.

Esta semana os traigo una propuesta dominada por el color y la variedad en tejidos, porque esa idea de que en invierno hay que usar colores oscuros está muy pasada de moda.

Processed with VSCO with c8 preset

Como habéis podido apreciar, no os he mentido; es una propuesta que utiliza al color como principal protagonista de la historia. El argumento está lleno de vivacidad, alegría y diversidad en cuanto a los tejidos. También es llamativo, para qué vamos a engañarnos.

Hablemos de la composición del look: minifalda de cuero azul, jersey de lana verde y abrigo teddy marrón. Como complementos: botines de ante de color rojo, bandolera de cuero del mismo color y pendientes de plumas con forma de pavo real. El maquillaje muy natural, centrando la atención en labios y ojos.

Y si hablamos de marcas: el jersey  y la bandolera son de Asos, la falda de Stradivarius, el abrigo de Pull&Bear, los botines de Justfab y los pendientes de Sfera. Como siempre confío en Maybelline para mis make ups. El maquillaje me dura todo el día y, asombrosamente, mi piel lo tolera.

Hoy seré breve: es martes, víspera de Halloween, yo me voy el puente a casa, y la vida es maravillosa… (Po va a ser que no). Os dejo todos los enlaces directos en mi cuenta de 21 buttons. Espero que os gusten las fotos… Os las dejo aquí abajo en una galería. Pasad buena semana, bonitxs.

Processed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 presetProcessed with VSCO with c8 preset

Composición y enlaces

Abrigo: Pull& Bear · Bandolera: Asos · Jersey: Asos · Falda: Stradivarius · Botines: Justfab · Pendientes: Sfera · Maquillaje: Maybelline 

Nos vemos el domingo

XOXO,

Lauren Izquierdo

¡Que comience la fiesta!

El frío ha entrado de lleno y por sorpresa en nuestra vida, por lo menos en Madrid. Ahora mismo, mientras os escribo en una de mis cafeterías favoritas de la ciudad, llevo un jersey de lana verde, unos pantalones largos y unos botines. La temperatura ha descendido y nos ha obligado a innovar y a rebuscar en nuestros armarios aquellas prendas más abrigadas. Por ello, mi propuesta de la semana es esta:

Como podéis apreciar, es un look llamativo, el cual mezcla la elegancia clásica del negro con la pasión desinhibida del rojo. Para combatir el frío, el cuello halter me parece un básico de armario infalible, el tweed también es muy calentito, y para estilizar no se me ocurre nada mejor que un buen botín, sobre todo si sois bajitas como yo.

Negro, rojo, negro. ¡Y voilà!

Repasemos la composición del estilismo: cuello halter negro y falda tweed midi roja con mucho brillibrilli. Como complementos: botines de ante negros y pendientes de hoja. Al tener poco cuello opté por una cola ondulada a media altura. El makeup muy sencillo. Traté de aparcar mis característicos labios rojos porque la idea base es utilizarla para el día. Si hubiera sido por la noche, podéis apostaros el cuello a que mi sello iría conmigo, de la mano, y bien juntitos.

Ahora sí, hablemos de marcas: la falda es de Sfera, el cuello halter de Terra, los botines son de una tienda de mi pueblo (¡lo siento! Sé que os encantan…) Los pendientes de Bijou Brigitte. Esta vez, todo mi makeup es de Loreal. Tenéis todos los enlaces directos en mi cuenta de 21 buttons. Os lo prometo. ¡Están todos!

Esta época del año sin duda alguna es de mis favoritas. La moda de invierno me gusta mucho más que la moda de verano. También puede ser un estilismo apto para ir a la oficina, de cóctel o para una cena navideña. ¿Por qué no? La versatilidad es algo que llega a donde tú quieras que llegue.

Así que, vestida de gala, elegante o no, ilusionada y con muchas ganas, emprendo mañana mi viaje de regreso a casa, porque volver a casa siempre es un motivo para estar feliz, aunque sea para unos diítas. Por ello y por los míos, ¡que comience la fiesta!

Espero que paséis un buen puente. A los que os vayáis, buen viaje; y a los que os quedéis, descansad mucho. Nos vemos la semana que viene.

Lauren Izquierdo

Segundo capítulo de mi libro: Silencio.

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Hi, guys! Hoy estoy extremadamente feliz porque es el primer día que voy a estar en la zona  prensa de un desfile, así que mañana espero tener una crónica barra crítica que os enamore y enganche tanto como espero que me enganche a mí. La ESNE ha tenido el precioso detalle de tenerme en cuenta para su lista de invitados especial, así que tendré una acreditación con mi nombre y todo. ¡Es tan guay!

Al estar tan feliz he decidido haceros un regalo y os he publicado el segundo capítulo de mi libro, ya que he podido observar que el primero tuvo muy buenos resultados. Si no recuerdas el primero no te preocupes Capítulo uno de mi nuevo libro, Silencio. con que pinches en lo azul será suficiente, te llevará a la entrada donde lo publiqué. Una vez más solo espero que os encante y nada. Nos vemos esta tarde en mi Instagram y mañana con otro post en mi blog “Talla treinta y Ocho”.

L.I.

CAPÍTULO II.

Manuel, Marco, Carlos, Mikel y Martín.

Eran tantas las cosas que me resultaban inverosímiles en esta historia. No sabía por qué me habían contratado. ¿Por qué ahora quería que formara parte de su séquito? No sabía nada de ese hombre, solo que quería que fuera su secretaria porque Julia Jones iba a ser madre. Qué bonito. Ojalá yo tuviera a alguien con quien poder volver a intentarlo. Siempre quise ser madre, pero al igual que mis centenares de proyectos de obsesiva adolescente, no había cumplimentado ninguno. Decidí investigar a Maximum Smith, tratar de averiguar algo que todavía no supiera. Mañana debería darle una respuesta. Era el segundo millonario más rico del mundo y lideraba la herencia del proyecto ambicioso de su padre Maximum Jefferson Smith. Tenía tres hijos, trillizos; Amber era una promesa en el mundo del diseño, Carlos era escritor y estaba licenciado en empresariales y James era jugador de rugby, que si no recuerdo mal, salió un tiempo con Kate, una amiga mía de la facultad. Kate solo sale con ricos. No sé qué me sorprende más, si el hecho de lo superficial que puede llegar a ser o que cada dos semanas tenga un novio nuevo. No mantengo relación con ella. Todo se acabó entre nosotras después de nuestro viaje a las Vegas, pero las redes sociales dan mucho de sí, y aunque no la sigo en Instagram, sí que me sé su cuenta de memoria y muchas veces le cotilleo. La tía está forrada, está estupenda y encima polioperada. Algunas se lo montan bien.

El reloj anunció su llegada a media noche. No sabía qué decisión tomaría. A veces deseaba que todavía estuviese aquí. Echaba de menos tener a alguien con quien hablar. Mañana sería otro día.

 

No sé ni cómo terminé rellenando aquel extenso e inacabable contrato, pero me sentía como si estuviese vendiéndole mi alma al diablo. Posiblemente así fuera. Julia me miraba lastimosa, como si la hubiese traicionado, aunque si no hubiera aceptado, el despido de ella seguiría en pie y otro más listo que yo tendría mi puesto.

Era la nueva secretaria del jefe de la cadena de compraventa de empresas más importante de todo Nueva York, NY Publish. Un magnate en toda regla. Un idiota en toda regla; un hombre que además tenía millones de acciones distribuidas por toda el planeta que lo hacía más multimillonario de lo que ya era. Sonaba intimidante, pero quizás ahora pudiera renovar mi coche, mi pobre Jake necesitaba morir de una vez.

No puedo negar lo que me dolieron muchas de las palabras que expulsó aquel misógino de tomo y lomo. Ni siquiera sabía cómo demonios conocía la noticia de mi quinto fracaso matrimonial. Sí, la irónica historia de Hera, la supuesta diosa del matrimonio. Deberían hacer un reality show sobre mí. Al fin y al cabo lo único que me diferencia de las Kardashian es mi lamentable y actual aspecto, y si no recuerdo mal, ellas están operadas. Tengo una maldición, soy una fracasada en el amor, y no lo digo precisamente de manera figurativa. Mi vida ha ido pegando altibajos excéntricos. Mi madre no fue lo suficientemente fuerte como para cargar con todo ella sola, y no puedo culparla por ello, es más, muchas veces pienso que la culpa fue mía.

Mi adolescencia fue algo… ¿alocada? Sí, utilicemos ese adjetivo. Quizás hubiera necesitado un internado, la cárcel, o un padre.  Me casé con dieciocho años con Manuel, el batería buenorro de la banda de mi primo. Se conocieron en Erasmus. Era español y me enamoró que odiara los toros. Nunca entenderé la cultura de aquel país. Sé que cada uno tiene sus costumbres y que NY no es perfecto, pero vamos, ¿matar a un animal inocente para la diversión de otros? Adoro y adoraré España, a sus gentes, su gastronomía, su folclore, sus playas, pero aunque no sea antitaurina, lo cierto es que no es fruto de mi devoción. Aquello duró apenas seis meses. Lo descubrí con una hippie en mi cama, y además no me hacía gracia que usara mis bragas como turbante en sus conciertos.  Creía que lo nuestro duraría toda la vida, qué estúpida, y qué adolescente.

Volví a estudiar, necesitaba encarrilar mi vida, y en el segundo año de carrera conocí a Marco, un estudiante italiano que me prometió la luna. ¡Malditos italianos y maldita su labia! Era muy religioso, por lo que no copulamos hasta el matrimonio. Al principio me pareció extraño, pero poco a poco me autoconvencí de que si estaba inculcado en la fe cristiana, era algo medianamente normal. ¿Normal? Ahora no me lo parece en absoluto, y más en los tiempos en los que estamos. Cuando llevábamos un año saliendo me pidió matrimonio. ¿Matrimonio precipitado y fe cristina que impedía el coito? Me sentí confusa. ¡Ni siquiera me había presentado a sus padres!, pero como una boba alocada y una amante deseosa, acepté. La boda fue genial, pero a la semana me enteré por Margarita, mi suegra, una encantadora mujer con la que todavía mantengo contacto, que él había exilado de un convento la misma noche en la que nos conocimos. Desde que me enteré de aquello, mi matrimonio fue decayendo,  no confiaba en él, y a Marco le molestaba todo de mí, sobre todo que fuera atea. Pasados seis meses, me dijo que se volvía al convento. Pensaba que estaría mejor allí. La única a la que siempre le entregaría su amor fiel sería a la virgen, pese a que él ya no lo fuera. En un año incluso obtuvimos la nulidad matrimonial.

Tras dos matrimonios y terminar la carrera de publicidad, me largué con mis dos mejores amigas, Inés y Kate, a las Vegas. Necesitaba aclararme las ideas. Casino, juerga, y nada de matrimonios. Pasamos unos días alucinantes. Fue el mejor regalo de fin de carrera que nos pudimos hacer. Claro que volví con anillo. ¡En serio! Debería estar prohibido que Elvis case a gente estando ebria y sin testigos. Se llamaba Carlos. Era español, otro, y estudiante de medicina, un buen chico. Los dos decidimos que lo más sensato era desprenderse de ese matrimonio, que asombrosamente tenía validez. Ni siquiera sé si puedo contarlo como marido, pero era un gran chico. Me hacía reír todo el tiempo, se lo tomó a broma y tranquilizó a mi madre. Todavía recuerdo el momento en el que se lo dijimos:

 – Madre mía, Hera. Es que no piensas en las consecuencias. Tienes que dejar de vivir aventuras y empezar a sentar cabeza.

– Sra. Harrison, ambos estamos muy arrepentidos y no sabemos cómo ha podido suceder tal cosa.

– A mí no me sorprende. Cómo se nota que no conoces a mi hija.

– No, es cierto, no la conozco, pero por lo que he hablado con ella, no me cabe la menor duda de que es una mujer maravillosa.

 

Y puede que hubiéramos congeniado, pero ninguno quisimos correr riegos, y menos con un anillo de por medio. Podríamos haber seguido conociéndonos después de aquello, es más, me invitó a un par de cafés después de los trámites, pero yo lo rechacé. ¡Adiós al tercero de la lista! Y eso que dicen que a la tercera va la vencida.

Nunca me gusta citar a mi cuarto matrimonio. Fue el más deprimente de los cinco. Se llamaba Mikel, ruso. Me dejó porque se volvió gay. Ahora está casado con una amiga mía, Evelyn, pero a estas alturas de mi vida… Eso ya me da igual. No le guardo rencor, pero no le mando postales de Navidad como a los demás. No se las merece, no me gustan los mentirosos.

Tras siete años de consternación divina contra mí, conocí a Martín, un chico catalán que viajaba a Nueva York por asuntos de trabajo. Era arquitecto y se convirtió en el hombre de mi vida, pese a que suene cursi. Odio que todavía suene cursi. Lo que más me gustaba de él eran sus ojos color aceituna. Era guapísimo aunque él lo negara continuamente. La modestia era uno de sus fuertes y me hizo olvidar a aquellos cuatro patanes. No me juzgó por haber estado casada cuatro veces con tan corta edad. Simplemente sonrió e hizo un comentario gracioso. “No serás una viuda negra, ¿verdad?” Qué ocurrente. Cuando dices que llevas cuatro divorcios a tus espaldas a tus veintitrés años, te miran raro, y con motivo. Sin duda lo que me enamoró infinitamente de él fue su perseverancia, además de sus múltiples virtudes. Me mudé a España tras seis meses de relación. Lo nuestro iba en serio, aparentemente, y me alegré de poder afirmar que al fin caminaba en la senda correcta… Ninguno nos queríamos hacer ilusiones, pero sabíamos que el tiempo pasaba y seguíamos juntos, y eso importaba, ya lo creo que importaba. Una de las cosas que más le gustaba era que cantara en la ducha después de hacer el amor. Encontré trabajo en una revista de moda, que al principio odiaba, digamos la verdad. Era publicista, no una finolis de talla treinta y seis que se quejaba de que sus Manolos le hacían daño. La gente nos sonreía por la calle. Definitivamente él me hizo sentir como nunca antes nadie me había hecho sentir y era bonito poder decir aquello. Después de tres años me pidió matrimonio en una bonita casa rural en un verano muy lluvioso. Nuestra boda fue grandiosa. No quisimos quedarnos cortos en nada. Mi madre no paraba de llorar al ver que al fin había logrado ser feliz y me aseguró cientos de veces que no había visto una novia más bonita que yo… Me hubiera encantado que mi padre se hubiera presentado, me hubiera visto casada, de blanco y feliz al fin, aunque no le importara. Desgraciadamente todo termina. Mi madre enfermó en estado grave debido a un cáncer craneoencefálico. Enseguida quise estar a su lado y Martín lo entendió. Él abandonó su puesto de trabajo, tal y como yo hice en su momento, aunque lo hiciéramos por amores distintos. No tardó en encontrar otro trabajo que suplantara al antiguo. Tenía talento. Era absurdo negarlo. Era absurdo no contratarlo. Yo llené mi tiempo entrando en esta empresa individualista, NY Publish. Pronto mi madre murió. Era inevitable. Ese cáncer no tenía cura. Martín me apoyó durante todo el proceso, y yo se lo agradecí, pero no fue suficiente. Comencé a abandonarme, a llegar tarde a casa, a no aceptar sus caricias… Terminé por alejarlo de mí cuando lo que necesitaba era justo lo contario. No pude aceptar que otro ser querido me abandonara. Demasiado injusto. Demasiado duro.

Quizás este toque envidioso de ambición fuera justo lo que necesitaba para llenar mi vacía vida, pero francamente no creía que mis pantalones de pinza desgastados por las continuas lavadas y mi blusa victoriana de hacía siete temporadas encajara con el perfil que quería otorgar. Quizás en el 2000, pero no ahora. ¿Cuánto haría que no iba de compras? Tenía que admitir que era algo dejada. Era una treinta y dos añera dejada. Aunque, ¿qué habría llegado a los oídos de mi jefe que tanto lo había convencido? ¿Qué, cómo y por qué? La eficacia y mi persistencia podría decirse. ¿De verdad, Hera? Había tomado la decisión de ascenderme… E iba a aprovecharlo.

 

 

Fashion Magazines.

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

¿Qué tal después de este puente? Hoy es miércoles, pero estoy segura de que a todos nos invade una sensación agridulce de que sea lunes, así que Lauren os propone que enchuféis la cafetera y os carguéis un buen café para empezar con energía el día.

Comienzo dándoos una grandiosa noticia: ¡HEMOS CAMBIADO EL LOGO! Sí, y lo cierto es que tiene un toque de narcisimo, pero si observáis bien las fotos, debo confesaros que cada una se corresponde a un momento especial e importante en mi vida. Qué cursi suena eso. ¡SOY LAUREN, tenía que sonar cursi!

img_4550

Sé que os tengo acostumbrados a que este debería ser un post de actualidad, y quizás os defraudo, pero no va a serlo… (decepción(?)) Tenía este post atrasado dos semanas, y todo porque tenía que leerme las cuatro revistas de las que os quiero hablar y no hay tiempo  para tanto. (Lauren no tiene tiempo, ¿hija mía, cuando eso ha sido una novedad?)

https://youtu.be/vP5Iha0M5FY

Sea como fuere, hoy quiero hablaros de los artículos estrellas de mis revistas de moda favoritas. Las revistas de moda, por norma general, tienen la misma estructura: carta de la directora, entrevistas, reportajes, y belleza. Muchas de ellas comparten mismas noticias, pero ninguna de manera copiada. Unas revistas le dan más importancia a unos artículos, y otras, a otros.

img_4490

Harper`s Bazaar.

Sin duda ella siempre se lleva la palma. Está en el pódium, liderando el primer puesto. Siempre ha sido mi favorita. Siempre lo será. (A no ser que me decepciones. Nada dura eternamente.) De Harper`s me encanta su frescura, el detallado y la innovación en sus artículos. Siempre espero que salga porque realmente me sorprende mes a mes. No me gustan las sorpresas, pero supongo que por ella, siempre haría una excepción. Este mes destacaría su artículo de La lista, sobre todo el que habla sobre Alicia Borrás; el del fotógrafo Steve McCurry, la historia de Abre los ojos, la elección de la portada de Ashley, la apología de la brexcentricidad, el reportaje de un romance de altura y quién teme a Faye Dunaway. Como veis, me es difícil escoger uno entre tantos, pero se merecen la opción. Si leéis revistas de moda, y no leíais esta, yo os la aconsejaría sin falta. Es mi favorita.

Glamour.

¡Glamour esta semana tiene a Chiara Ferragni de portada! (Demasiado notoria, Lauren.) Siempre me ha gustado esta revista, de hecho fue la primera que empecé a leer, pero confieso que, que tenga de portada a mi blogger internacional favorita ha sido un puntazo. De los buenos. Glamour es una revista detallista. Cuida hasta el más mínimo detalle y este mes me ha encantado que hablara del movimiento no make up, de Jared Leto, del club Glamour, de Jessica Alba; y como no, de Chiara.

img_4482

Divinty.

Muchos os sorprenderéis porque esta revista suele tener polémica; pero lo cierto es que a mí, me gusta. Sí. Me gusta. Es una revista fresca, asequible, y que ofrece look de marcas low cost que pueden sentarte igual de bien que unos Miu Miu. Me encantó que citara el Black Friday. Lo sé. Muchos esperáis ese día (no tanto como yo) Este mes, separa las prendas por estilos y ofrece ideas apropiadas y looks de pasarelas. Habla del mundo de las influencers y sí, cita a la sensación, Chaira Ferragni. Además tiene una sección de preguntas respuesta bastante interesante.

img_4480

Woman Madame Figaro.

Es la última. Este mes tiene de portada a la nueva recluta de Chanel: Lily-Rose Depp. Woman es una revista que le gustan los anuncios a lo grande. Pese a que no es muy cara, sí tiene una larga extensión. Este mes me ha impresionado la sección sobre los familiares de famosas glorias, la entrevista a la nueva españolada, basada en el libro de mi segunda escritora favorita, Laura Norton, no le eches la culpa al karma de lo que te pasa por gilipollas; y el reportaje de Planeta Vinilo. Además suplementa una sección deportiva, acompañada de mis zumos favoritos, Veggies.

 

img_4486

Puede que os sorprenda que no lea Vogue o Elle, pero parece que todo el mundo recurre a ellas. Alguna vez las he adquirido, pero nunca de manera reiterativa. Ahora os toca a vosotros. ¿Leéis alguna? ¿Habéis leído las mías? Si es así, ¿compartís mi opinión? ¿Os parecen una pérdida de tiempo y dinero? Estoy deseando que me contestéis como en cada entrada, por bien mail, o por un comentario normal.

Os cuento que mañana tengo una conferencia periodística en Alicante y que me podréis seguir por Snapchat (yo siempre fiel a ti) lauus99 Si me dejan grabar, claro…

Qué tengáis un maravilloso día. ¡CHAO!

 

Época de disfraces, ¿qué voy a hacer contigo?

 

¡HOLA  A TODOS MIS LECTORES!

¡Viernes de mi vida y de mi corazón! La semana se me ha hecho especialmente corta, ¿y a vosotros? Estaba deseando que llegara  el día de hoy. ¡QUEDA INAGURADO EL FIN DE SEMANA! Eso sí; el mío parece ser algo abrumador: estudiar, dos fiestas, un evento… Pero eso no es importante,  ¿qué tal pinta el vuestro?

Me alegra anunciar que por fin queda abierta la época de disfraces. Yo soy de las que van de manga larga y sandalias, ¡LO CONFIESO! En esta época en la que nadie sabe qué narices ponerse, Lauren acude al rescate. Os lanzo una propuesta preotoñal que, además de divertida y muy yo, puede que os guste. Los que me conozcáis, entenderéis por qué.

img_3526
Pantalón culotte de Lefties. Jersey de Canalé de H&M. Bolso de Menta Bags. Pulsera de Lola´s. Mocasines y sombrero de Zara.

Adoráis mi terraza, lo sé.

 

Recién llegada de la captura de tendencias de esta temporada, como protagonista nombramos a la versión más casual de las rayas. Combinado entre gruesas y delgadas, estas rayas crean un efecto visual interesante. No abandonaría mis culottes por nada del mundo, es una prenda que me encanta ¿qué le voy a hacer? Los mocasines en efecto charol y el clutch metalizado hacen honor a otra tendencia. Mi sobrero… Por favor, si algo me gusta más que las gafas, los zapatos y el café, eso son mis sombreros. Los colores que priman este outfit son el burdeos, azul índigo y blanco.

Atreveros con algo similar. Copiadme, o otorgarle vuestro propio estilo. Ya sabéis lo que dicen:

quien no arriesga no gana.

Y ahora sí que me callo y os dejo con las fotos, que rumorean por ahí lo de que una imagen vale más que mil palabras.  Buen fin de semana a todos. Daros un respiro, que os lo merecéis seguro.

Cliquea un par de veces para ampliar.