Todo aquello que me ha hecho sentir un pelín más feliz esta semana #8

Domingo otra vez, día de reflexión. Hoy tengo que contaros todo aquello que me ha hecho ser un pelín más feliz esta semana por octava vez. A pesar de que la felicidad son solo instantes intermitentes, momentos que se vienen y luego se van, son recuerdos que perduran y que te sacan una sonrisa cuando vagan por tu memoria. Todo lo que me provoque esos segundos de felicidad, todo aquello que me sirva para revivir años tardíos, merece la pena. Así que, allá vamos:

Sigue leyendo “Todo aquello que me ha hecho sentir un pelín más feliz esta semana #8”

Todo aquello que me ha hecho ser un pelín más feliz esta semana #3

Domingo otra vez, día de reflexión. Hoy tengo que contaros todo aquello que me ha hecho ser un pelín más feliz esta semana por tercera vez. A pesar de que la felicidad son solo instantes intermitentes, momentos que se vienen y luego se van, son recuerdos que perduran y que te sacan una sonrisa cuando vagan por tu memoria. Todo lo que me provoque esos segundos de felicidad, todo aquello que me sirva para revivir años tardíos, merece la pena. Así que, allá vamos:

LA URJC FASHION NIGHT

Tal y como os había anticipado la semana pasada, la URJC tuvo lugar el jueves cuatro a las 18:30 en el campus de la Universidad de Vicálvaro y no sé si puedo decir esto o no, pero superó con creces mis expectativas y el desfile organizado por los alumnos del año anterior. Me tomé la libertad de dedicarles unas palabras en mi cuenta de Instagram.

View this post on Instagram

Hoy he estado en la #urjcfashionnight vestida de rojo y con unos pantalones campana que ya os enseñaré. Me he quedado atónita con la capacidad que han tenido todos y cada uno de los alumnos de 2nd año de protocolo para coordinarse entre ellos y armar un señor desfile con bebidas, auténticos artesanos de la moda, sorteos y stands en un periodo inferior a dos meses. Ha sido una jornada exquisita. ¡A seguir trabajando y a seguir luchando por nuestros objetivos! Nadie nos va a regalar nada. Lo comentábamos @sergardamo y yo: lo habéis hecho increíblemente bien. ¡Y solo queríamos daros la enhorabuena y agradeceros el habernos invitado! Ahora a descansar que os lo merecéis. 💛

A post shared by Lauren Izquierdo (@lauurenizquierdo) on

UN LUGAR

La cafetería Novell de la c/avda. Ciudad de Barcelona, 196. Esta semana he venido todas las tardes a escribir mis artículos, mis ensayos, y he terminado el tercer libro de mis errores. Es una idea muy de película, quizás algo hollywoodiense, pero no voy a negar la realidad, que es que me encanta.

LAS CANCIONES DE ESTA SEMANA

UN LIBRO

Que la muerte te acompañe de Risto Mejide, creo que es un libro que me sorprendió tanto que todo el mundo debería leerlo.

UNA NOTICIA IMPACTANTE

Monserrat Caballé, la gran diva de la ópera, ha fallecido a sus 85 años.  No cabe duda de que la ópera, la cultura y la música ya no volverán a ser la misma sin ella.

giphy (3)

MIS PUBLICACIONES DE ESTA SEMANA

UN MOMENTO QUE ME HAYA HECHO REÍR

En general, cualquiera. Esta semana he sonreído mucho, creo que eso es lo importante.

La publicación de la entrevista de Ulises Mérida me causó una satisfacción personal enorme. Creo que hablar con él me enriqueció mucho personalmente. Por este motivo adoro las entrevistas, porque conoces a gente maravillosa.

Vuelvo a casa el miércoles de la semana que viene, eso siempre es motivo para sonreír.

Mis momentos en el desfile benéfico de la URJC no pasaron desapercibidos, por no decir que casi me mato y que mi cuello parecía el de la niña de la exorcista.

GIF-2018-10-06-17-56-26.gif

ALGUIEN A QUIEN HAYAS ECHADO DE MENOS ESTA SEMANA

A Bea, está fuera en el evento de 3D Wire y la echo mucho de menos.

UNA EXPERIENCIA RANDOM

Este miércoles hice la práctica semanal de radio con mi profesor Jose María Patiño, el periodista de La Ser, éramos impares. Me sentí muy privilegiada, pero también fue muy divertido. Entramos en debate dentro del estudio de radio. No sé si se repetirá la experiencia en un futuro, pero yo ya me puedo ir a mi casa.

Me dijo: tú esta semana has triunfado haciendo la práctica conmigo, ¿eh?

Y yo como: yaaa…

Y se rió. La vida.

ALGO QUE NO DEBERÍA HABER HECHO

Ver en una tarde la tercera temporada de “Las chicas del Cable” y la nueva temporada de “Élite” en otra. ¿Alguien dijo palomitas, manta y Netflix?

ALGO QUE HARÉ LA SEMANA QUE VIENE

Estudiar derecho y economía y volver a casa por el puente del Pilar. No os hacéis una idea de las ganas que tengo. De volver, no de estudiar.

UNA FRASE

“No puedes ayudar a alguien que no quiere que lo ayudes”; creo que esta frase define la semana bastante bien. Lecciones de la vida. Indirectas de doble filo.

 

giphy (4)

SI ESTA SEMANA HUBIERA SIDO UN PERSONAJE HUBIERA SIDO…

Yo creo que sería Camilla Nickerson de Vogue; y es maravilloso que esta semana me halla sentido un poco como ella, porque es un gran referente para mí.

ALGO MÁS QUE OS QUIERA DECIR…

In order to be irreplaceable one must always be different”.

Lauren Izquierdo

Todo aquello que me ha hecho ser un pelín más feliz esta semana #2

Domingo otra vez, día de reflexión. Hoy tengo que contaros todo aquello que me ha hecho ser un pelín más feliz esta semana por segunda vez. A pesar de que la felicidad son solo instantes intermitentes, momentos que se vienen y luego se van, son recuerdos que perduran y que te sacan una sonrisa cuando vagan por tu memoria. Todo lo que me provoque esos segundos de felicidad, todo aquello que me sirva para revivir años tardíos, merece la pena. Así que, allá vamos:

Entrevistar a Ulises Mérida

Como lo estáis leyendo. Esta semana he estado en una nube por haber entrevistado a una persona a la que admiraba desde la sombra y, eso que no lo conocía personalmente. La entrevista se publicará pronto en The Citizen, tan pronto como que se publica mañana y debíais saberlo todos.

Un lugar

Mi descubrimiento esta semana ha sido el Barrio de las Letras. En concreto, la cafetería Miranda y su letrero de “Bésame en esta esquina”.

Una canción

Don´t blame me de Taylor Swift; Listen to your heart de Roxette; y Qué bello es vivir del Kanka.

Un libro

Criadas y Señoras  de Katheryn Stockett. Es uno de mis libros favoritos, y esta semana me apetecía volver a leerlo.

Una noticia impactante

  1. Josep Font deja Del Pozo tras seis años al frente.
  2. Michael Kors compra Versace por 2.1 billones de dólares.
  3. Malú llama gorda a Amaia Montero en una entrevista que concedió al periódico “El español” y sale a relucir que también se metió con el peso de Laura Pausini y Adele.

Al mundo esta semana se le ha ido la pinza.

giphy (3).gif

Mis publicaciones de la semana

Un momento que te haya hecho reír

En general, cualquiera. Esta semana he sonreído mucho, creo que eso es lo importante.

Por mencionar alguno puedo decir mi momento “me parece a mí que voy a ser fitness en mi casa” con mi amiga Paula en el gimnasio. Acabábamos de hacer zumba y teníamos la intención de quedarnos a otra clase, pero tras terminar, decidimos que mejor nos íbamos a nuestra casa.

Tomar café con Bea. La verdad es que cada vez que estoy con Bea, sonrío, pero nuestra reunión top secret, por el momento, fue maravillosa.

El estreno de “Perfectos desconocidos” con mi amigo Sergio; parecía que estuvieran regalando dinero. Casi morimos aplastados.

giphy (4).gif

Alguien a quien hayas echado de menos esta semana

A mi padres, mi hermana y mi primo Sergio. De verdad, soy una llorona.

Una experiencia random

La videollamada con mi hermana. Le expliqué que no llevaba mocos, sino que era mi tabique nasal. Todavía estamos procesando esa llamada.

Algo que no debería haber hecho

Las tortitas americanas de ayer. Rosa es una mala influencia, pero la quiero tanto… Que me dejo convencer de vez en cuando.

Algo que vaya a hacer la semana que viene

¿Estudiar derecho para que no me pille el toro? ¿Estamos de acuerdo, Lauren, querida?

Una frase que me defina esta semana

La foto correcta no la quiere nadie. Para conseguir una foto maravillosa y que merezca la pena, tienes que arriesgarte a hacer el ridículo“. Esta frase la dijeron Los Javis al visitar la academia. Creo que se puede aplicar en todos los ámbitos de nuestra vida. Muchas veces deberíamos arriesgarnos a hacer el ridículo para conseguir algo distinto, algo que no esté preestablecido.

Para ganar, uno debe arriesgarse, aunque eso signifique pegarnos el guantazo de nuestra vida. Lo correcto es aburrido. Deberíamos ser algo más políticamente incorrectos.

giphy (5).gif

Si esta semana hubiera sido un personaje hubiera sido…

Spencer, de “Little Pretty Liars”; he sido un mix, aunque sin flequillo y sin Toby Cavanaugh. Quién pillara a ese hombre, ¡por Madonna!

Algo más que os quiera decir…

Que la vida son dos días, Mari Carmen.

Lauren Izquierdo

Un, dos, tres; ¡ganga!

Dios, qué pantalones; son preciosos. Joder, y qué caros son. ¿Por qué no nacería rica? ¿Me los compro? ¿Y si me espero a que los rebajen? Total, las rebajas empiezan mañana. ¿Pero y si me los quitan? ¿Y si cuando voy a comprarlos ya no quedan o mi talla se agota? ¿Qué hago? ¡Joder! ¿Qué hago? Es que ya me estoy imaginando con ellos puestos. Podría combinarlos con el body de pedrería, o con el crop top de encaje; ¡hala!, y con la camiseta básica blanca. Son muy versátiles, y ponibles… Madre mía me va a dar un parranque, ¿qué hago? ¿Me los compro o me espero? Es que si mañana no están… ¡Me casaría con ellos! Venga, tiro una moneda y si sale cara me los compro y si sale cruz me espero. Joder. Es que son 30 euros de rebajas… ¡Venga, cierro los ojos y que sea lo que Dios quiera! Tres, dos, uno… Cruz, hala, pues me espero. Como no estén me va a dar algo.

¡Ay! Queda un minuto… Tres, dos, uno… ¡Refresca! Ay, ¡están! ¡Qué están! ¡Comprar! ¡Comprar! ¡TOOOOOOOMAAAAAAAAAA, QUE ME HE AHORRADO 30 EURAZOOOOOOOS! ¡Si es que a lista no me gana nadieee! ¡Verás cuando se los enseñe a mis amigas!

No hay cosa que me guste más que una buena ganga. Me hace sentir realizada y me siento inteligente, he comprado una prenda por mucho menos de su precio original, ¡viva yo! Aunque eso pueda suponer que te tires de los pelos con otra mujer que quiera la misma prenda que tú, yo la vi antes, tía lista; es mía.

Comprar esos pantalones que querías desde hace tiempo a mitad de precio es una de las mejores sensaciones de esta vida. ¿Estamos de acuerdo? Bien, pues hace unos días se abrió en Twitter una polémica, cómo no, se abren polémicas hasta de cuántos abdominales hago al día (0), sobre si vestir de marcas caras es más digno que vestir de marcas low cost.

No me voy a andar con eufemismos ni voy a intentar suavizar mis palabras acerca de lo que pienso: me parece una idiotez, y abro paréntesis para explicar que el significado de idiota según su significado etimológico corresponde al de persona sin ideas o lo que es lo mismo, falto de inteligencia, así que creo que estaréis de acuerdo conmigo al expresar mi sentimiento de disconformidad acerca del asunto. Y para que estéis más informados y para argumentar y validar mi opinión os voy a explicar por qué esta chica y todos los que apoyaron su argumento no tienen ni idea de lo que dicen, abro paréntesis (vamos, que son gilipollas).

La historia de la moda es más larga y enrevesada que La historia interminable, pero para simplificar diré que actualmente existen cuatro conceptos de los que hay que saber su significado. El primero de ellos es la haute coture, alta costura. El primer diseñador en confeccionar prendas de este calibre fue Charles Frederick Worth. La alta costura son prendas realizadas a mano, lo cual implica nada de máquinas, son creadas a medida del cliente y se consideran un arte por su gran valor, de ahí sus precios.

Más tarde apareció lo que todos conocemos como fast fashion. Este concepto proviene de los cazadores de tendencias. Es el responsable de llevar la moda de las pasarelas a la calle y, por tanto, hacerla más accesible a nuestros bolsillos.

La aparición del prêt-à-porter (listo para llevar a la calle) marcó un antes y un después en la historia de la moda: los patrones comenzaron a realizarse en serie, produciendo moda de diferentes calidades y precios, y se trasladó a las calles.

La democratización de la moda comenzó a emerger de la nada. La moda tal y como se conocía dejó de ser un fenómeno de élites para convertirse en un fenómeno de masas, lo cual indujo automáticamente a una mayor libertad a la hora de vestir, de expresarse y de consumir.

La marca H&M fue pionera en fusionar el high cost con el low cost: “la moda no tiene que ser una cuestión de precio”, llevando a cabo su primera colaboración en 2004 con el reconocido diseñador Karl Lagerfeld.

¿Cuál es el problema actual? La obsesión, la adicción y la manera irresponsable de consumir, de elaborar y de crear moda que poseen algunas empresas de la industria fashionista. Sí, estamos hablando de la explotación infantil y de la miseria que les pagan a los trabajadores, pero… ¿En algún momento de mi discurso he mencionado la palabra dignidad? Según la RAE, la dignidad es la gravedad y el decoro de las personas en cuanto a su manera de comportarse. ¿Dónde tiene cabida entonces la dignidad a la hora de vestir? Si una camiseta está bien confeccionada, está limpia y no tiene agujeros ni está raída, ¿qué problema hay? ¿Y si tiene rotos o está raída como en algunas tendencias o porque me da la gana, qué? ¿Por qué vas a ser tú más digno que yo? ¿Eres más por vestir de Levis que de Primark? La respuesta puedes encontrarla en las escuelas de negocio, quienes estudian el llamado efecto Primark y no el efecto Levis.

Por concluir diré que la dignidad tiene que ver más con el comportamiento y con la educación que con la manera y el presupuesto para vestir. Y sí, cada uno es libre de decir lo que quiera, por eso existe la libertad de expresión, pero el mundo es mucho más agradable cuando la gente se guarda sus clasistas y elitistas gilipolleces. Si quieres vestir de Levis, Armani, o de Chanel toda tu vida porque te lo puedes permitir, adelante, estupendo, pero no compares ni aclames tu estatus con el de otra persona mencionando a la dignidad, porque entonces demuestras que te sitúas muy por debajo y que no tienes educación ni respeto. Y eso no lo puede comprar el dinero, ¡vaya!

Dicho esto solo puedo añadir una cosa más: ¡qué vivan las camisetas de tres euros!

Historia de un helado incomprendido

No lo entiendo. No lo entiendo de verdad. Normalmente, esto no suele pasar. Tengo calor. Mucho calor. Estoy sudando. Estoy perdiendo consistencia. Tengo siete pares de ojos observándome con recelo. Yo sé que quieren comerme. ¿Por qué no me comen? Yo sé que quieren disfrutar de mi sabor. Lo veo desde la vitrina cuando pasan, lo veo cuando me miran, y no los culpo, tienen motivos. Esto es así: estoy muy bueno. Muy, muy bueno. Y no soy un ególatra. No, no, no; solo soy realista. Por eso no lo entiendo. Es que no lo entiendo. Estamos a cuarenta grados a la sombra. Agosto ha empezado con un calor atroz, y soy una de las mejores salvaciones del verano. Ese odioso tinto me hace la competencia, pero yo he existido durante toda la vida. Y lo bueno perdura. Además, que soy muy versátil; y tengo más sabores que Carmen Lomana vestidos. Chica, que estás a pie de playa, y yo aquí no soy barato. ¡Cómeme! Mírala, si parece lela. ¿Puede hacer alguien el favor de comerme?

Jo. Si lo llego a saber no me gasto cuatro euros. En verdad me apetece, pero es que no paran de mirarme. Debería darme igual, lo sé; pero en verano pierdo seguridad en mí misma. No me siento acomplejada, pero eso de estar con los michelines al aire no hace que me sienta especial especialmente lo que se dice cómoda. Y menos con ellas delante. Sus ojos me miran desafiantes. 

Tendrá valor. ¿No irá a comerse eso verdad? ¿Es que no sabe que esta en marcha la operación bikini? Yo hoy ni siquiera he comido. Que alguien se lo explique, por favor, que me está poniendo nerviosa. ¿Quién la ha traído?

Por desgracia, para muchas personas el verano es un calvario, y no porque hagan cuarenta grados a la sombra, que también, sino porque cada día el ser humano se vuelve más hipócrita, más cínico y mucho, pero que mucho más cruel.

Las redes sociales se han llenado de palabras afiladas que tienen el mismo efecto que el día a posteriori de la primera clase de crossfit. Los cánones que esta sociedad de mierda ha implantado están llegando demasiado lejos. Hablamos del body shaming. Su traducción al español corresponde a “cuerpo avergonzado”. En resumidas cuentas, un cuerpo que no cumple con los estándares de belleza establecidos por la sociedad actual.

Ya no se critica el hecho de hacerte una foto en la playa, otra absurdidad de la que ya hablaré otro día, sino que ahora parece que, o tienes unas medidas concretas o no tienes derecho a subir una foto sin ser humillada públicamente. Humanos, despertad. Despertad porque hay animales más cívicos que vosotros, además de menos gilipollas.

Esta aberración comenzó con vituperios de usuarios hacia fotos en bikini o bañador que famosas y celebridades colgaron en sus redes personales. Un caso viral es el de Chiara Ferragni en su despedida de soltera. Lo más indignante de toda esta parafernalia es que la mayoría de esos comentarios punzantes son obra de mujeres. Es decir, ya no solo tenemos que combatir contra los machitos que nos comentan puta, zorra, te partía en dos, o el clásico hola, guapa, ¿tienes WhatsApp?; sino que ahora tenemos que batallar con cuatro retraídas que tienen más complejos que Paquita Salas ganas de comerse un Donettes. Chica, supera primero tus propios fantasmas y y deja en paz a los demás.

Y algunos dirán que esto es libertad de expresión o que España, para lo que quiere, ojo al dato; es un país libre. Tu libertad de expresión comienza donde acaba la mía. Por lo que no es libertad, es opresión. Le arrebatas a alguien el derecho de expresarse libremente como persona para alimentar el ego, tus propios complejos, y un exceso de libertad que ni viene al cuento ni es necesario. Luego le echan la culpa a la industria de la moda por promover la anorexia, que no digo que algunos no lo hagan, aquí nadie es un santo, y quien lo sea ya irá al cielo; pero pensemos un momento en la clase de monstruos en la que nos estamos convirtiendo, en el odio y en la inseguridad en uno mismo que estamos fomentando y en el aburrimiento y en la vida vacía que estamos demostrando que algunos tienen. Venga, por favor. Esto es una vergüenza.

Vergüenza es lo que yo siento y lo que muchos y muchas deberían sentir. Que no hace falta que nos recuerden que tenemos estrías, que no hace faltan que nos recuerden que tenemos celulitis, pelos o kilos de más, que tenemos ojos; pero lo que no me parece normal es que si una persona se quiere tal y como es, o no, porque eso no lo sabes; tengas que venir a joderle la marrana, hablando en plata. Encima, además de un aberración me parece de una cobardía impetuosa: ni siquiera a la cara, todo detrás de la pantallita dichosa.

Así que la próxima vez, piénsalo, pero no lo digas. No lo digas porque no es necesario, y como dijo Christina Aguilera: You are beautiful no matter what they say. Words won’t bring you down.

Una última cosa: pensad y solidarizaros con los helados, que en verano, si no te los comes, se vuelven unos incomprendidos y no hay Dios que los soporte.

Y como no podía ser de otra forma, os dejo con una foto mía en bikini, y a quien no le guste, pues que no mire.

¡Y con Mickey me voy de viaje!

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Hi guys!

Para quien no se haya levantado todavía o le pase como a mí que ya no sé ni en qué día vivo, hoy es el último día de julio. ¡Ya! ¿No os parece que este verano se está pasando más deprisa que de costumbre? Dicen que cuando cumples los dieciocho la vida pasa más deprisa, ¿pero tanto? Solo me quedan treinta días para despedirme oficialmente de Almoradí. Y espero que sea una despedida larga, eso siempre será buena señal.

Hoy os traigo un outfit que muchos pensaréis que qué mosca me ha picad porque es bastante bastante sencillo, pero estoy segura de que os encantará.

img_2483

¿Qué me decís?

Es muy apto para estos días en los que el calor nos inunda y ya no sabemos si hacer nudismo por la calle o hibernar en nuestra casa con el aire acondicionado, o en mi caso, con el ventilador.

Ahora que se aproxima una época para mí de muchos viajes (Madrid, Granada, Totana, Madrid y Menorca…) la comodidad casi prima en mis looks, aunque siempre tendrán mis toques extravagantes, como el lazo de puntos, mis gafas, o mis labios rojos… ¡ESO QUE NO FALTE!

Si os soy sincera, pocas veces me pongo pantalones cortos, creo que en este año, es la primera vez, soy más de vestidos y de faltas, pero eso ya lo sabéis… Además el look muy básico, muy sencillo y muy copiable. Así que tranquilos, que sí, podéis copiarme. ¡Si ya sabéis que me encanta!

Aquí os dejo unas cuantas fotos más para que os entretengáis mirándolas y para que se note que me esfuerzo  en mejorar cada día más por y para vosotros. El jueves estaré en Madrid, así que no os perdáis en mi Instagram Stories Instagram de Lauren (spam al poder) todo lo que me suceda. ¿Volverán a ser puntitos mis historias?

Y ya como siempre solo me queda daros las gracias por ser como sois y por apoyarme tanto como lo hacéis. Me encanta leer y releer los mails que me mandáis, y muchas veces me emociono cuando me decís que me he convertido en un referente para vosotros. Gracias, de verdad. Sin vosotros, nada de esto sería posible.

Nos vemos muy pronto con otro post en “Talla Treinta y Ocho By Lauren.”

L.I.

Una periodista en apuros.

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

Hi guys!!!

¡¡Hoy me voy a la playa!! ¡Sí! ¡Me lo merezco! Voy a ponerme como una gamba, voy a dejar que los rayos abrasadores traspasen mi piel,…. ¡qué pena que no me lleve una botella de tinto! Sea como fuere, no me puede dar mucho el sol porque mañana me entregan un premio los del Rotary por haber publicado en los salones del casino de Almoradí a las 12.30h de la mañana y mi vestido floral no hace juego con el rojo gamba, la verdad. 

Os cuento lo que iba a contaros que sé que lo estáis deseando y por eso estáis leyendo esto. ¿Qué me pasó ayer…? Estas cosas solo me pasan a mí, estoy segura. 

Fui a la presentación de Manuel Molina y al lanzamiento de la revista digital Rezuma Azud, esa revista que me hizo una entrevista y en la que he sido colaboradora todo el año. 

Bien, hasta ahí bien, ¿no? Nada extraño.

 Decidí irme a mi casa tras el vino de honor y cuando apenas había caminado medio kilómetro mis zapatos de marca belga, esos que tanto me gustan, esos que tanto os gustan, se quebraron por la mitad, dejándome en un aprieto, puesto que tuvieron que venir por mí y tuve que salir de aquel parque donde me quedé anclada como la Pocahontas. 

Sesenta euros tirados a la basura. No voy a comprar nunca más ahí. Qué sofoco. Qué vergüenza. Qué cosas me pasan, coño. Desde luego que podrían montar una película con mi argumento. Se me ocurren títulos como una periodista en apuros o quizás algo más como una blogger con mala suerte. 

Sea como fuere os dejo fotos de aquel precioso evento, el cual disfrute un montón, digamos la verdad. Os invito a visitar la revista, y a echarle un vistazo a todos sus artículos, en especial, esos que he escrito yo (siempre tan predecible, Lauren.) 

Gracias por llegar al final, por vuestro tiempo; espero que no se os haya hecho muy largo el post y que la espera haya merecido la pena. Nos vemos muy pronto. ¡Ya no puedo esperar para contaros qué tal todo!!