Ya vivo en Madrid. Ya me siento de Madrid.

Eso lo que me dejó tranquila y quizás es pronto para hablarlo con franqueza, pero lo que hizo que realmente mis nervios decidieran marcharse a la cama fue la relación que hemos empezado unos amigos, creo que ya puedo usar esta palabra a la hora de referirme a ellos, y yo.

Por ti, Barcelona.

Sé que no suelo escribir a estas horas, que quizás no tengo el derecho ni la voz para decir lo que voy a decir. Sé quizás no soy nadie, pero han muerto más de diez personas. Barcelona, hoy todos estamos contigo.

El camino de nuestras vidas. El camino que nos queda por recorrer.

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES! Hi guys… Para empezar quiero disculparme. Esta semana ha sido muy intensa para mí y no me he sentido capaz de enseñaros ninguna de las propuestas de manera intensa. Algunos me seguís la pista por mis redes sociales y os vais enterando de todo lo que me pasa día tras día….

16.01.2017

Querida Lauren del futuro:  Es curioso cómo avanza el tiempo; de manera despreocupada y tranquila, hasta tal punto que debo reconocer que me saca de quicio.  Hoy hemos hablado de sueños. Qué odiosos, impertinentes e inocentes son.  Hoy hemos dicho las palabras que nadie quiere nombrar, las que citan un futuro distorsionado, titubeante, incierto, y…

¿Normal? ¿O no? 

Sé que ya es tarde, estáis cansados y seguro que tenéis unas ganas tremendas de pillar el sofá.  Seré breve, muy breve, puesto que la ocasión lo merece.  Esta mañana me ha surgido una pregunta en mi clase de psicología a la que me he autocontestado a lo largo de mañana…  Veréis, odio la palabra…