Las canciones que me han hecho feliz este 2019

Voy a ser clara: este año, para mí, la música ha sido crucial. Ha sido de gran ayuda en mi desarrollo personal y profesional, me ha ayudado a escribir mi primer libro, me ha enseñado a amar, sentir, perdonar, e incluso a cosas tan banales como seguir en el gimnasio.

A su vez, y tengo la suerte de poder decir que he disfrutado de mogollón de conciertos y de amigos que, de una forma u otra, me han descubierto a nuevos artistas, veteranos y novatos. Pero igual de maravillosos.

No obstante, me considero una persona que apuesta por la variedad de géneros a la hora de escuchar música. Como solía decir en mis artículos sobre ‘Las canciones que me han hecho feliz esta semana’, soy una henoteísta musical. Todo el mundo debería serlo.

Y tras 365 días, estas son las canciones que me han hecho feliz este 2019.

You’re All I Need, de Motley Crue

I still haven’t found what I looking for, de U2

No Surrender, de Bruce Springsteen

Salir, de Extremoduro

Let’s Have a Kiki, de Scissor Sister

Don’t You, de Simple Minds

Work bitch, de Britney Spears

Un veneno, de C. Tangana

A quién le importa, de Fangoria

New York, New York, de Liza Minnelli

Kiss Me, de New Found Glory

Cello Suite No.1 in G Major, BWV 1007: 1. Prélude, de Bach

The Show Must Go On, de Jim Broadbent, Nicole Kidman y Anthony Weigh

Quiero, quiero y quiero, de Arnau Griso

How It Feel to Be Lose, de Sleeping With Sirens

Chasing Cars, de Snow Patrol

Todo lo que me juraste, de Malva

Besos en guerra, de Morat

Héroes del sábado, La M.O.D.A.

Brass in Pocket, de Pretenders

Creep, de Radiohead

Teenage Dream, de Tyler Ward

Everybody Talks, de Neon Trees

Rootless Tree, de Damien Rice

La fuerza del destino, de Iván Ferreiro y Love of Lesbian

Más Colao que el ColaCao, de La La Love You

How You Like Me Now?, de The Heavy

Wicked Ones, de Dorothy

Howlin’ For You, de The Black Keys

Man on a Mission, de Oh The Larceny

El tango de Roxanne, de José Feliciano