And… This Is Me

25 DE DICIEMBRE

Querido Santa: 

Solo quería decirte una cosa: enhorabuena. No sé si la gente te suele felicitar por tu trabajo, pero bien hecho. Si estuviera ahí, contigo, te daría una palmadita en la espalda y un chupito en el pecho por lo bien que lo has hecho, pero tendrás que conformarte con leer esta carta en tu sillón de cuero mientras descansas junto al fuego. Bien hecho, Santa. Bien hecho. 

Voy a entretenerte, porque en las siguientes líneas voy a hablar de mí, quizás en un sentido algo más trascendental. Como sabes, me cuesta horrores hablar de mí, hablar de Laura. Hace unos meses que me reconcilié con ella y con mi pasado, pero eso es una historia que dejaremos para otro día. 

No obstante, debo decir que cosas como esa me han llevado a poder confirmar que este 2019 ha sido increíble. Podría ser mejor – ¡siempre puede ser mejor! –, pero no me esperaba muchas de las cosas que han pasado. He tratado de trabajar en mi yo interno, porque a veces se nos olvida que tenemos que mimarlo y cuidarlo casi más que el externo. Gracias a eso, me he atrevido a dar ciertos pasos que, de lo contrario, no hubiera sido capaz.

He ganado confianza y seguridad, y eso no se consigue de un día para el otro. Es cuestión de darte una y otra y otra vez contra la pared hasta hacerte sangre. Es repetirte todos los días frente al espejo lo que Violet Davis le dice a la pequeña en ‘Criadas y señoras’: eres guapa, eres lista, eres especial. Porque lo somos. Todas. Todos. Todes. Todxs.

Es repetirte todos los días frente al espejo lo que Violet Davis le dice a la pequeña en ‘Criadas y señoras’: eres guapa, eres lista, eres especial

Te voy a confesar algo: la gran mayoría de veces tengo la sensación de que vivimos en una sociedad en la que el complejo de inferioridad está demasiado presente. Tienes que reconocer lo que haces mal, pero no te vayas a pasar, no seas dramática, victimista. Y pase lo que pase, jamás digas lo que haces bien porque entonces serás una creída y una egocéntrica. Es estúpido, pero este año me las he dado de socióloga y he buscado la razón. ¿Y sabes qué es lo que he descubierto, Santa? Que es un efecto de la dictadura franquista, ese sistema que todavía no hemos superado y que está comenzando a resurgir en la mente de los más inseguros. 

Falda y blusa de Maison Mesa.

A pesar de eso, me parece un poco triste que haya personas y/o productos a los que no hemos decidido querer hasta que han triunfado en el extranjero. Pero ni antes, ni ahora: ‘La Casa de Papel’, Rosalía, Mónica Naranjo, Mecano… Es muy fuerte. Por eso, este año he hecho de tripas corazón y he decidido ser fiel a mis principios, a mi personalidad y a mis creencias y pensamientos para ser una imagen (tanto en privado como en público) de lo que soy. He generado controversias, pero también he ganado libertad. Y no sabes cómo sienta eso. Porque si aceptas que eres tal y como eres, da igual que te equivoques. Porque eso es lo que hace un humano. Eso es lo que hacemos todos. 

Si aceptas que eres tal y como eres, da igual que te equivoques

Esa ‘naturalidad’, esa aceptación, torpeza, si quieres; ese saber reconocer lo que haces mal, pero también lo que haces bien, entre muchas otras cosas, es lo que ha provocado que haya conocido a personas increíbles que me han brindado oportunidades maravillosas: como trabajar en La Moda en las Calles, ser la redactora jefe de HOY Magazine, la semana de la moda en Madrid, colaborar en medios como Mine, firmar el contrato de ‘Silencio’, mi primera novela, firmar nuevos proyectos para el año que viene… 

Sin embargo, y ante todo, no te haces una idea de lo agradecida que me siento. Y de lo contenta que estoy. No vamos a hablar de la meritocracia, pero jo, una se da cuenta de que todo trabajo tiene su recompensa, y que poco a poco, si tienes fe en ti mismo y confías en lo que haces, las cosas llegan. A veces, tarde y a trompicones, pero llegan.

Ver tus objetivos y poder celebrarlos con gente a la que quieres (y que te quiere) es algo que no tiene precio. Sobre todo, porque te apoyan y viven el proceso contigo. Al igual que tú con ellos, y al final, la gente generosa, la gente de verdad, vive con la misma intensidad sus éxitos que los tuyos. 

Saber disfrutar de ese tipo de cosas, saber lo que vale el tiempo, lo que cuesta comenzar ‘esa conversación’, el significado de un beso, la intención de brindis, la letra de una canción, la energía de un buen abrazo o una conversación que dura horas y horas, es lo que me ha llevado a ser quien soy hoy: Lauren Izquierdo. Con errores y sin ellos. Tras la pantalla y la versión de carne y hueso. 

Al fin y al cabo, somos lo que somos por aquello que vivimos, por aquello que nos influye, y por todo lo que nos hace sentirnos un poquito más felices esta semana y siempre. 

Descansa, grandullón. Te lo mereces más que nadie.

Equipo:

  • Fotografía: Alodia Navarro.
  • Realización: Lauren Izquierdo.
  • Muah: Lauren Izquierdo
  • Estilista: Maison Mesa.
  • Texto: Lauren Izquierdo.

Gallery:

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s