Eco-glamour

Ay, urbanitas… Que llega diciembre. Sí, y no es que quiera correr, sino que ya está aquí.

Mariah Carey ha dado el pistoletazo de salida – porque ella es la nueva Santa, y no aquel gordinflón que anunciaba la Coca-Cola–, y con ella llega el frío, los resfriados, los exámenes finales y la Navidad.

¿Y os cuento un secreto? Adoro la Navidad. ¡LA ADORO! Adoro la nieve, el olor a mazapán, los mercadillos navideños, las películas y que la gente huela a canela. ¡Porque huele a canela! Y si no, haced la prueba: porque… De verdad, la gente, en Navidad, huele a canela.

La llegada de la época más mágica del año también es sinónimo de fiestas y como tal, eso implica pensar qué regalar para acertar, ir de compras y llevar unos lookazos de infarto.

Ahí va uno, una propuesta para las más tradicionales (y también para las más glamourosas).

© Mamen Búa.

Porque lo clásico nunca falla – y el negro, tampoco. ¿Pero quieres saber lo mejor? Esta combinación es completamente eco-friendly. Sí, exacto, no os estoy tomando el pelo.

Sabéis que soy una persona que se preocupa mucho por el medio ambiente. Así, he hecho lo posible por cambiar mi forma de vivir para contribuir con mi granito de arena a que este mundo sea mejor. No como carne, recliclo, voy en trasporte público y trato de comprar siempre productos que sean respetuosos con el planeta. Como estos.

© Mamen Búa.

Así que, como podéis comprobar, adquirir prendas que sean sostenibles , las famosas ‘líneas verdes’, no conlleva a renunciar al estilo (ni mucho menos al glamour). Porque, queridos amigos, en pleno siglo XXI, deberíamos empezar a cambiar nuestra mentalidad para que la ética vaya antes que la estética.

El 80% de la ropa que utilizamos no se recicla. Y si hablamos de la moda en cifras, deberíais saber que vivimos en sociedades que son expertas en consumir y que están ansiosas por comprar. Trasladando esta idea a los datos, el daño se multiplica en varios ceros.

© Mamen Búa.

Porque hay una realidad, y es que la seducción de la industria de la moda es casi irresistible. Todo el mundo consume moda a diario, incluso quién trata de ignorarla o despreciarla. Y no vamos a dejar de hacerlo. Sin embargo, a estas alturas ya sabemos que la industria textil es la segunda industria más contaminante del planeta, pero lo que puede que no sepamos es que utiliza 3.000 litros de agua para producir un solo pantalón, y que esto se traduce a aguas residuales con químicos que no deberían estar en contacto con nuestra piel.

El coste medioambiental que supone confeccionar una blusa, las condiciones en las que lo hacen, así como su procedencia, influye cada vez más en la decisión de si comprar o no hacerlo. Cada vez, nuestra comunidad es mayor.

Ojalá, como nuevo objetivo para acabar el año, todos pensemos un poquito más en el lugar dónde vivimos. Porque el despertar y la conciencia son más que necesarios.

© Mamen Búa.

Estilismo:

Vestido de lino, de Zara Join Life (59,99 €).

Abrigo de pelo reciclado, de Humana (23 €).

Stiletto metalizado de plástico reciclado, de Stradivarius (c.p.v.).

Medias de Intimissimi (15,95 €).

Colgante de pluma, de Swarovski (c.p.v.).

Equipo:

  • Realización: Lauren Izquierdo.
  • Fotografía: Mamen Búa.
  • Maquillaje: Nyx Professional y Sephora.
  • Peluquería: Schwarzkopf Professional.
  • Texto: Lauren Izquierdo.
  • Ubicación: Madrid.

Gallery:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s