Los 7 pecados capitales de la MBFW Madrid: Envidia (I)

Hace tiempo me dio por comprobar el significado de todos los colores. Es curioso. La psicología del color es algo inquietante, aunque a mí me parece muy divertido. Podemos jugar con ellos y con las sensaciones que causan en los demás.

Aprendí que el blanco es el color de la pureza– algo que ya sabía–, pero lo que descubrí es que también significa desconcierto. Por eso las novias se casaban de blanco, porque eran puras y porque no tenían ni idea de la que les iba a caer encima.

El verde significa la esperanza del provenir. Significa que siempre ves el algo positivo, que eres capaz de ver el lado bueno de las cosas. Es una cualidad que todo el mundo busca en una persona. Porque la generación Z– y algunos millennials tardíos– somos muy pesimistas. La mayoría de veces, no lo hacemos intencionadamente. No es algo de lo que nos sintamos orgullosos, simplemente se ha convertido en un estilo de vida. Y es más, si alguien se siente todo el tiempo alegre y optimista, nos da hasta rabia.

Lo tiene mucho que ver con el negro. Este color significa dolor, desconfianza y pesimismo. Por eso se asiste de negro a los funerales. Aunque, paradójicamente, también es el color de la elegancia. ¿Y sabéis por qué? Porque la elegancia es una cualidad de la que la gente suele desconfiar. La elegancia puede ser muy natural cuando es física, pero cuando juegas con la moda, ándate con cuidao’. Porque a lo largo de toda la historia, la elegancia ha ido de la mano de las apariencias. Y eso, queridos amigos, provoca desconfianza.

Y el último color: el rojo. La sangre, la vida y la pasión. Es el color que escojo para las ocasiones importantes. Me da seguridad y podríamos decir que… Es un color muy intenso. Y a intensita no me gana nadie. ¿Una anécdota de la psicología del color? Los hombres se sienten completamente hipnotizados por una mujer con los labios pintados de rojo. Y sé que es una predicción muy generalista, pero no falla. El color rojo te hace crecer ante las adversidades.

@ Sparksphoto.

Cucú. Aquí estoy yo. Cinco de julio de 2019. Primer día de la fashion week. Estos días van a ser intensos. Se van a vivir momentos icónicos que pasarán a la historia de la moda española y otros que se quedarán por el camino. Además, me estreno como redactora jefe de la sección de cultura y coordinadora de contenidos de la MBFW Madrid de la revista HOY Magazine. Llevo varias ediciones haciéndolo, pero este verano es diferente. Es oficial y tengo un puesto relevante (y largo).

Me hace mucha ilusión estar aquí con vosotros, porque estos días también hablaremos los siete pecados capitales, independientemente de que seamos creyentes o no.

Y tras haber aprendido los conocimientos básicos de los colores que hoy luzco con orgullo, vamos a hablar de la envidia.

@ Sparksphoto.

Mi madre me ha visto por videollamada. Me encanta, pero prepárate para que te mire todo el mundo. No es la primera vez me lo dice. A lo largo de mi vida, siempre me ha dicho que mi estilo, la forma de expresión que me ayuda a sobrevivir en este mundo de locos, ‘llama mucho la atención’. Siempre me han dicho que la gente critica por envidia. Y no porque no fueran afín a un estilo; es más, soy la primera en ser consciente de que muchas veces parezco un circo; sino porque no son capaces de llevar, vestir o lucir lo que les de la gana: por miedo, inseguridad, o vete tú a saber– y no soy nadie para decir qué es lo que siente o no la gente–. Pero eso, queridos amigos, es muy triste.

Sin embargo, ocurre todos los días. Me encanta, pero yo no me lo pondría. Cada vez que mis amigas o gente conocida ha soltado esta expresión que todos hemos escuchado alguna vez, me han entrado ganas de preguntarle: ¿Y por qué? Si todos nos aplicáramos el lema Vive y deja vivir, ese lema que tanto predicamos, la vida sería mucho más fácil.

© Sparksphoto.

Acaba de llegar mi coche. Conduce una mujer. Se llama Angélica, es latina. Me encanta su acento. No me dice nada, pero mira mucho por el espejo. Y tras pasados siete minutos se decide: No quiero sonar entrometida, ¿pero puedo preguntarte a dónde vas? Valoro que no haya añadido ‘vestida’. Porque lo que de verdad me ha querido preguntar es ‘¿dónde vas así vestida?’. Pero con mucha energía respondo a un desfile. Su expresión se ha relajado, aunque no entiendo muy bien por qué. No vuelve a decirme nada hasta pasado otros cinco minutos. Me gusta mucho el vestido. Le doy las gracias. Pablo tiene mucho talento.

Se despide de mí y desea que me lo pase bien. Sé que es sincera, pero puedo notar sus ojos clavados en el espejo retrovisor. No me incomoda que la gente me mire. Como diría mi amigo Maison Mesa: hemos venido a este mundo para ser vistos y dejar que nos vean.

© Sparksphoto.

He escogido estos cuatro colores por una sencilla razón. Todo en esta vida tiene un motivo. Antes os he dicho que podemos jugar con los colores y con las impresiones que casusamos en los demás a nuestro antojo, y es cierto.

El blanco representa la pureza y el desconcierto. Cada edición de la MBFW Madrid es algo nuevo, algo que nadie espera y que recibimos con ilusión, aunque con gran desconcierto. Se llama factor sorpresa.

El verde es el color de la esperanza porque, a pesar de no estar de acuerdo con algunas prácticas elitistas de la organización, la moda siempre nos deja ver ese toque álgido de esperanza y esa ilusión de los diseñadores al presentar sus nuevas colecciones.

© Sparksphoto.

El negro es el toque pesimista, llamémosle realista. Algunas trabajos no son santo de mi devoción y por mucho que quieras apoyar a la moda… Siempre habrá algo que salga mal. Y es normal. Lo raro sería que no fuese así.

Y eso rojo es mi sello distintivo, lo que me aporta seguridad y la pasión por mi trabajo.

Así que… Dicho esto, solo puedo añadir una cosa: ¡Bienvenida 70a edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid!

© Sparksphoto.

Estilismo:

Vestido midi con volantes, de Le Petit Modern (c.p.v.).

Mantilla blanca de encaje, de Rivers (15 €/m).

Stilettos metalizados, de Stradivarius (35,95 €).

Equipo:

  • Realización: Lauren Izquierdo para MBFW Madrid.
  • Fotografía: Celia Sparksphoto.
  • Maquillaje: Nyx Professional.
  • Peluquería: Schwarzkopf Professional.
  • Texto: Lauren Izquierdo.
  • Ubicación: Matadero de Madrid.

Gallery:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s