The April Issue… La Moda en las Calles

¡Tengo noticias! Ya ha llegado a la oficina el segundo número de La Moda en las Calles, revista en la que, como ya sabéis, escribo; y hoy me apetece sincerarme con vosotros y contaros cómo me he sentido.

Recuerdo la vez en la que el primer número en el que participé cayó en mis manos: estaba muy feliz, muy ilusionada. No paraba de leer y de releer mi entrevista y mis artículos pensando que, en el fondo, podría haberlo hecho mucho mejor. Es un problema que tenemos los artistas, que somos demasiado exigentes con nosotros mismos.

Estaba viviendo un idilio. Solo llevaba un mes, quizás un mes y un par de semanas, y todo me parecía un sueño, algo que había conseguido lograr: no tengo ni 20 años y ya he publicado en papel. Soy consciente de que no todo el mundo puede decir eso.

No paraba de enseñarla. Por todas partes. A todos. Ver tu nombre reflejado es una sensación que no se puede explicar. Es un cuento con final feliz. Una comedia de Hollywood. Surrealista. Irreal. Mi familia me enmarcó mi primera entrevista. Y aquí la tengo, recordándome cada mañana que trabajar duro y creer en ti es lo más importante.

Sin embargo, hoy ha llegado el segundo número y me he sentido completamente distinta. La sensación no ha sido la misma. Llevo en la revista más de cuatro meses. Ya formo parte de esta familia, y lo que es más importante; ya me siento parte de esta familia.

He vivido el proceso de composición al completo. Ahora sé qué es lo que vale un peine. Y una cosa os voy a decir: no es fácil sacar un número adelante. En el número de abril me ha dado tiempo a experimentar muchas emociones: broncas, disgustos, placeres, y aunque no sea de vuestra incumbencia, también he pasado por una depresión causada por los exámenes de enero, sumada a un estrés continuo por la MBFW Madrid. Plazos de entrega, incertidumbre, frustraciones, alegrías, fracasos… Pero ha salido adelante. Y aquí está. Entre mis manos. Mirándome. Observándome con casi la misma curiosidad que yo siento. Deseando que todos vosotros la leáis.

Así que, cuando la revista ha llegado esta mañana, me he levantado de mi silla de redactora como si hubiesen venido los Reyes Magos, porque para mí, este número ha sido un regalo. Es un maravilloso privilegio poder contemplar mi nombre en sus páginas, leer y releer mis artículos; y pensar que quizás lo podría haber hecho mucho mejor. Otra vez.

Y cuando me he ido de la oficina, de camino a la universidad, porque también soy universitaria (soy muchas cosas, qué le vamos a hacer); he llamado a mi madre y me he comportado como una auténtica neoyorquina: me he puesto a llorar sin importarme que el tren, la gente o mis amigos me mirasen. Porque estoy orgullosa, porque después de todo, ha salido adelante; y porque aunque para vosotros tan solo sean artículos o entrevistas… Yo los miro… miro los editoriales, los artículos, las tendencias, las entrevistas… Y no me vienen letras o líneas con sentido. No. A la cabeza me vienen historias, frases, momentos y personas.

Porque para mí, The April Issue son eso, historias que recordaré siempre.

Gracias a mi directora, como siempre; por haberme dado esta increíble oportunidad.

Y a vosotros, solo me queda deciros que espero que disfrutéis del número tanto como yo he disfrutado de mis lágrimas.

Lauren Izquierdo

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s