Los lunares de tu espalda: Capítulo I

Ah, que sigues aquí. Con que esto va en serio y quieres saber realmente lo que pasó. Qué cotilla. Me encanta. Vale, recuerda que si quieres seguir adelante, vas a tener que hacerme caso. Sé que en el prólogo pasaste de mí hasta el culo. Yo también lo hubiera hecho, pero de verdad, HAZME CASO.

Anuncios