Abrume, por Muñeca de Trapo

Autora: Muñeca de Trapo

Buf, no quiero mentirte, pero me cuesta. No soy de las que mienten, ni de esas que confiesan sus sentimientos, pero vale, tengo miedo, lo reconozco. Estás leyendo estas líneas justo en este momento. Espero. No nos conocemos, ¿qué tal? ¿Cómo te llamas? Vaya, qué desasosiego. No estoy muy segura de saber cómo funciona esto. No nos conocemos, sin embargo y aunque no sepas mi nombre, sabes que soy una mujer. A lo mejor no te has dado cuenta y eres tan despistado o despistada como yo un lunes a primera hora de la mañana, pero he utilizado el femenino líneas más arriba. Quizás ya lo sabías, vaya tontería. Te juro que no soy así la mayor parte del tiempo. 

Vale, me has convencido, me caes bien. No te miento, tengo miedo. Tengo mucho miedo a que las cosas salgan mal entre tú y yo, aunque no nos conozcamos y esto signifique para ti una confusión un poco inusual. Y no te asustes, yo me acabo de enterar, pero tú y yo estamos teniendo una relación, por eso me asusta que las cosas salgan mal, porque no te conozco, aunque tú ya sabes que estoy medio chalada. Aun así no me dejes, todavía no. Quiero contarte unas cosas. Al final, en eso se basan las relaciones. Creo.

¿Sabes qué es el miedo? El miedo es una mano helada recorriendo nuestra espina dorsal cuando menos lo esperamos, que atenaza los sentidos y que hace que miraremos sin ver absolutamente nada. ¿Lo has pensado alguna vez? Pues te juro que ahora no logro ver con claridad. La nitidez huye de mis ojos para difuminar el paisaje. Un paisaje que se estrecha. Tengo miedo. Mucho. De verdad. No hay que negar la evidencia. ¿Tú no lo tienes? ¿No? Qué valiente. La valentía al final es vencer al miedo, porque miedo todos tenemos. A algo, a alguien… Pero el miedo creo que es el sentimiento más común de la capa de la tierra. Soy una mujer que afronta sus temores, lo prometo, pero conocer personas en una vida como la nuestra me asusta. Porque algún día, nuestras relaciones serán sencillamente esto. Yo escribiré unas líneas, ya sean de confesión, de comedia, de decepción o de ira; pero tendré que retener mis sentimientos, porque tú no me contestarás al momento. Quizás cuando lo hagas el enojo se me haya pasado, quizás me he arrepentido de lo que he escrito o quizás me he muerto. Qué drástico ha sonado eso. Pero es verdad, joder. Y me parece una mierda. ¿Qué clase de mundo sería ese? Con lo increíble que es vernos las caras. A no ser que seas difícil de ver, pero aun así no creo que fuera capaz de mantener una conversación con alguien sin mirarla a los ojos, porque los ojos dicen mucho más que las palabras, o eso dice mi abuela.

Vale, Google me acaba de decir que eso ya existe. Se llama WhatsApp. Qué idiotez. ¿Sabías que lo tiene todo el mundo? Hasta mis padres y eso que no saben escribir. Ay, ¿tú también tienes? ¿Y no te da miedo? Quizás soy una asesina, quizás no soy una mujer, quizás no existo. ¿No te asusta leer estas líneas ahora? Ja, ja, ja; descansa… Porque existo, soy de carne y hueso (o no). 

Vaya, con que las redes sociales existen. O no caigo en sus redes o no soy social. He seguido investigando. Hay una cosa que sirve para conocer personas, se llama Tinder. No te puedes creer los improperios que me han dicho algunas personas en solo un momento. Es como una carnicería. Eh, ¿qué es una App? Porque he encontrado una para hacer amigos. ¿No es algo raro eso? Yo los suelo hacer en la calle, en el trabajo, en el cine… Pero ahora que lo dices, todo el mundo en el metro va mirando su teléfono. ¿Estarán haciendo amigos? ¿Así es como se hacen amigos ahora? Joder. Vaya palabrota, perdona; soy una maleducada. Voy a tomar aire. Supongo que entonces, tú y yo somos amigos o amigas. O pareja, qué sé yo. 

Te invitaría a mi casa, pero no sé quién eres. Ni como te llamas. Y aunque me lo dijeras, ¿quién me asegura de que eres quien dices ser? ¿Y quién te asegura a ti que yo soy quien soy? ¿De verdad que esto funciona? Mira, sinceramente, creo que esto no va a funcionar. Será mejor que lo dejemos. ¿Así es cómo lo dejan ahora la gente? ¿Con un mensaje que no sabes si llegará a la otra persona? Eso sí que es tener miedo. Qué cobardes.

PD: ¿qué es un millennial?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s