Ana Locking presenta Kaspar Hauser. Locking lo ha vuelto a hacer

Después del espectáculo digno de una superball, Ana Locking había dejado el listón muy alto. Hoy ha presentado su nueva colección dentro de los pabellones de Ifema. La sorpresa, como de costumbre, ha sido mayúscula.

Los cambios en Ifema han transformado la sala Mercedes en un espacio polivalente, desterrando a las antiguas gradas y ofreciendo una visión más amplia de lo que estamos acostumbrados a ver.

Nada más entrar, Locking nos ha sorprendido con una caballito hinchable del tamaño de un monumento, como los pesados recuerdos de la infancia del joven de 16 años Kaspar Hauser. Nombre que bautiza su nueva colección, un homenaje a uno de los personajes más enigmáticos de la Europa del siglo XIX. La historia cuenta que tras pasar más de una década en cautiverio absoluto, únicamente acompañado de su caballo de juguete, un joven alemán apareció en las calles de Núremberg con una carta en la mano en la que solo figuraba su nombre. Sus percepciones eran limitadas y repetitivas y las pocas cosas que sabía eran producto del aislamiento. Cinco años más tarde sufriría una misteriosa cuchillada que terminaría con su vida. Una muerte tan cargada de incógnitas como su misma aparición.

Esta colección tiene poco que ver con la leyenda del niño salvaje del siglo XIX. La historia me sirve de metáfora para hablar sobre la falta de comunicación e identidad en la sociedad contemporánea, del creciente desinterés por el verdadero conocimiento y de la pérdida de estímulos no virtuales en la construcción de nuestra sensibilidad; argumenta la diseñadora.

Esta colección es una rotunda declaración sobre los límites de su pequeño mundo y el colapso de la personalidad y la problemática del egocentrismo y del individualismo social.

Kaspar también representa el personaje en el que todos quieren creer, una versión actualizada de esos salvadores contemporáneos, que como el Neo de “Matrix”, el cual encarna las expectativas de redención de una comunidad alienada en la repetición, el conformismo y la simulación social. Seguimos necesitando figuras de influencia, como el “Blade Runner” de Ridley Scott y otras tantas historias de futuro, quizás sirva para ponernos en alerta sobre la involución espiritual que acompaña a la evolución tecnológica. Después de todo, ¿quién puede prescindir de compañeros de juego reales, como el caballito de Kaspar?

Los dorados, las lentejuelas y el brillo discotequero nos recuerda a la locura tan redefinida e identificable de esta diseñadora, la cual cautiva, enamora y revoluciona el sector de la moda española. Pero no se ha quedado ahí, sino que ha otorgado unos minutos de gloria al estampado de cuadros y a los metalizados llamativos. Looks locos, brillo, tartán y galáctico; así ha sido la nueva colección.

Locking termina haciendo referencias al espacio exterior, un mundo futurista, vanguardista y con mucho que ofrecer. Una maya efecto piel con una capa roja de tul ha clausurado este espectacular encuentro que no ha dejado indiferente a nadie. Ana Locking ha vuelto a superarse. Locking lo ha vuelto a hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s