Bad romance

Fotografía: Alodia Navarro
Dirección creativa: Sergio G. del Amo
Texto e imagen: Lauren Izquierdo

Vino hasta mí. Nunca le pedí que lo hiciera, lo juro, pero mis ojos perseguían su sonrisa. La curvatura de sus labios, el lunar de su mejilla, su mirada penetrante, su carácter altivo… Nunca se lo dije, pero siempre lo pensé: era preciosa. Y quizás nunca se lo dije por miedo, quizás nunca se lo dije por cobardía. Quise decírselo, pero nunca me atreví.

14

Mi chica inocente, la que escuchaba Hombres G, Billy Joel, Los Piratas y U2. La que me enamoró porque el conjunto de sus imperfecciones la hacían perfecta, a pesar de que la perfección está demasiado sobre valorada, a pesar de que la perfección no existe. La niña bonita que bailaba cuando nadie la veía, la que nunca perdía la esperanza, la que animaba a mi incertidumbre. La que todavía existe.

Un mal amor es el que todavía no ha sido pero ya fue. Dicen que todo el mundo espera a que el romanticismo entre en sus vidas, pero lo que mucha gente no sabe es que el verdadero romanticismo acaba en tragedia. Es irónico, pero si hasta la vida se acaba, el amor también lo hará. Ella fue mi romanticismo, la musa de mi insomnio, el abrazo entre caricias, la canela del café… Fue el rumbo de mi brújula rota y abandonada en un cajón. Pudo y no fue. La primera vez que la vi, algo en mí cambió para siempre.

17

Es increíble cómo nuestros recuerdos se perfilan con gran nitidez y de cómo soy capaz de recordar historias con tan solo un aroma, una palabra o el sonido de una risa en un momento determinado. Si cierro los ojos todavía puedo recordarnos abandonados a nuestra suerte.

Ahora se ha ido y no soy capaz de expresar la melancolía, el drama y todo aquello que me gustaría decirle y no puedo. Se ha ido y sé que desaparecerá como la fragancia de un vulgar perfume barato, como el recuerdo de un enfermo de Alzheimer; con la fugacidad de una estrella en un cielo oscuro sin luna llena. Ella y yo ahora somos abrazos rotos.

Mis ojos se cristalizan al verla partir desde la oscuridad. Siento miedo, porque ahora sé que ya no estará. Esto no es el cierre de un capítulo, sino el final de un mal libro. Esto no es “Princesa por sorpresa” y no se puede vivir de recuerdos. Oh, no; amor.

Somos letras que ya se dijeron adiós.

Somos un bad romance.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: