Diciembre

Diciembre viene disfrazado de una parafernalia fingida de amor del malo y olor a mazapán. El tiempo se acaba. La cuenta atrás ha empezado, 30 días para despedirnos, 30 días para cumplir propósitos, para pedir perdón, para perdonar, para sellar heridas y para demostrar que quizás no éramos tan débiles como pensábamos.