¡Que comience la fiesta!

Así que, vestida de gala, elegante o no, ilusionada y con muchas ganas, emprendo mañana mi viaje de regreso a casa, porque volver a casa siempre es un motivo para estar feliz, aunque sea para unos diítas. Por ello y por los míos, ¡que comience la fiesta!