Nicotina

No quiero echarte de menos porque no te lo mereces.

No quiero pensarte porque no te lo mereces.

No quiero recordarte porque no te lo mereces.

No quiero echarte de menos, ni pensarte, ni recordarte.

Pero te echo de menos, te pienso, te recuerdo.

Y te quiero.

Te quiero aunque no quiera quererte.

No quiero que seas mi último pensamiento al acostarme,

ni que nuestros estúpidos recuerdos se infiltren en mi memoria o en mis sueños.

No quiero acariciar tu piel bajo el forro de las fotografías,

ni tener que pedirle al taxista que cambie de canción.

Somos como esas motas de pólvora que hacen a la gente estornudar,

como ese cigarrillo en una de las azoteas infinitas de la ciudad,

o como la vista de un mágico amanecer, el murmullo de la lluvia,o el rugir del viento.

Somos este verano que nunca empieza.

Somos como ese beso taciturno en un antro cutre de Madrid,

como esa música que acompaña a un buen vino,

o como esta mirada furtiva.

Somos invierno y verano;

somos ese café frío que volver a calentar,

o como esa risa contagiosa que no quieres que nadie escuche.

Somos ese polvo por despecho.

Somos tóxicos.

Somos la nicotina del amor del malo.

Y la magia de varios años.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Lluca dice:

    Impresionante, Lauren!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Lluca!!!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s