El olvido es como la muerte.

No veo nada. Una luz me ha cegado completamente. ¿Eso ha sido un ángel?

Tengo miedo. Estoy asustada. Acabo de recuperar la visión y nadie parece haber sentido lo mismo que yo. Eso sí, el tiempo de ahí fuera ha cambiado. La última vez que miré por la ventana el sol brillaba en lo alto del firmamento. Ahora las nubes lo han cubierto con un manto grisáceo y espeso.

Es como si tuviera frío. Es más, tengo frío. Y no sé qué me pasa, pero me siento incapaz de concentrarme.

El profesor habla y habla, y no deja de hablar. Sus palabras se infiltran en mi mente, pero no cobran sentido. Veo cómo mueve los labios, soy testigo de que está hablando, pero por alguna extraña razón no logro prestar atención.

Mi corazón comienza a latir a un ritmo acelerado, y por primera vez en mucho tiempo, siento que estoy viva. Entonces me acuerdo de él. De cómo todo cambió cuando me dejó, y aunque todo el mundo opina que yo ya lo he superado, soy consciente de que hace tres meses que ya no soy la misma persona.

Pero, ¿por qué ahora? ¿Por qué en mitad de esta clase aburrida e interminable de historia me ocurre esto? ¿Por qué?

Un vuelco pega mi corazón. Comienzo a recordar momentos que viví con él. No paro de inmortalizar instantes donde sonreía, donde era feliz, donde me abrazaba, donde me besaba…

Me siento mareada. Mis pensamientos van demasiado deprisa, me acerco cada vez más hacia una luz, y de nuevo, vuelvo a no ver nada.

Transcienden tan solo unos segundos hasta que vuelvo a divisar con la nitidez que mi miopía me permite mi alrededor. Preguntarme qué ha pasado comienza a ser una encrucijada. Vuelvo a escuchar a mi profesor, vuelve a lucir el sol allá afuera. No tengo frío. Tengo ganas de sonreír, y no sé por qué.

Tres golpes rechinan en la puerta y todos dirigimos nuestras miradas hacia el recién llegado, un simple desconocido.

De repente, algo me hace click. Todo empieza a cobrar sentido. Ya entiendo qué me ha pasado. Ha venido alguien a verme, ha llegado el olvido.

Lauren Izquierdo.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. “Ha llegado el olvido” yo nunca habría podido describir mejor esa sensación. Eres arte y tus palabras lo corroboran, Laura. ❤️️

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s