Dear San Valentín, volvemos a vernos las caras.

Catorce de febrero. Enhorabuena. Imagino que si tuviera pareja y durmiera con ella, hoy la miraría un par de segundos mientras estuviera dormido, sonreiría recordando cuánto lo quiero, y le diría “feliz San Valentín, cariño” nada más despertarse. Lo besaría, iríamos a desayunar a alguna cafetería coqueta de las afueras de Madrid, y esperaría el…