Conoce a Mery Goyanes: ‘la moda no es más que una industria, una industria que ofrece lo que piden sus demandantes.’

Conocí a María un día que andaba perdida en lo que todos conocemos como el “explora” de Instagram. Sus seguidores conocen a esta andaluza como Mery Goyanes. Su estilo, su sonrisa y su alegría, sumado a ese exhaustivo y constante trabajo, la ha convertido en un referente para muchas personas. Hoy día cuenta con más de diez mil seguidores en Instagram; por lo que me sentí afortunada de que pudiera sacar unos minutos para tomar café conmigo, para tomar café con Lauren.  

Lauren: Cuéntame cómo te definirías. 

Mery: Uy, empezamos fuerte (risas). A ver, cómo me definiría… Yo creo que lo que más resalta de mi personalidad es mi alegría. Pase lo que pase siempre estoy alegre. La sonrisa y los sentimientos positivos son los que hacen que al final las cosas salgan bien. Podría citar muchísimos adjetivos que me definieran, pero la alegría sería el principal. 

L: ¿Cómo surgió la idea de hacerte un blog? 

M: La verdad es que yo siempre quise hacerme uno por el tema de que me encantaba la moda y tal, pero casualmente mi amiga había hecho algo de informática y me dijo: venga, hagamos el blog. 

L: ¿El logo, unos salones de color rojo, a qué se debe? 

M: La historia es bonita (sonríe). Mi madre tenía muchos zapatos. Todos me gustaban, pero en especial unos tacones rojos. Yo de esto no me acuerdo mucho, la culpable de que este recuerdo siga en mi memoria es mi madre, pero me cuenta que con tres años me subía encima de esos zapatos e iba taconeando por toda la casa. Me pareció una conexión muy bonita. 

L: Lo llevabas ya en los genes. 

M: Totalmente (ríe). 

L: ¿Te resulta fácil poder compaginar tu trabajo con el blog? ¿Te lo tomas como un hobby o ya ha pasado a ser algo más como una obligación? 

M: Buena pregunta (sonríe). Muchas personas opinan que ser blogger es un trabajo. Bueno, yo no lo veo así. Gracias a Dios tengo un trabajo estable, el cual me ha costado conseguir, todo hay que decirlo. A veces, me resulta complicado poder compaginarlo todo. Todavía resulta más difícil hacerlo si la racha es mala, rachas que todos hemos tenido en algún momento de nuestra vida; pero la verdad es que me encanta hacer lo que hago. Es verdad que ahora todo se ha vuelto mucho más serio. Cuando empecé podía subir una foto o un post cada mil, ahora pasan dos días y la gente ya está preguntando por mí (ríe). 

L: ¿Cómo fue empezar? Dicen que los principios son difíciles. 

M: Y lo son. Bueno, tú también eres blogger, debes entender esto mejor que nadie. Al principio, nadie te toma en serio. Leí una vez por ahí que hay que saber cuidar mucho a las personas que te siguen, ser humilde e interactuar con ellos. Eso es lo que hice. Lo mejor de esto es que al final creas una familia, una familia que es leal a ti. Notas su cariño, a los cuales acabas queriendo de verdad y eso es precioso. Creo que, si tuviera que quedarme con algo de ser blogger, sería esto, la gente.  

L: Genial, esto que acabas de decir me sirve para introducirte en esta nueva pregunta. ¿Cómo te sientes al recibir cada día cientos y cientos de seguidores, personas que te leen, comentarios de gente que te adora? 

M: Por una parte es muy guay, pero por la otra, la responsabilidad es muy grande. Siento que no puedo defraudarlos. Llevo un año solamente y jamás pensé que estaría donde estoy. Muchas veces lo he comentado con mis amigas. Mi meta eran mil seguidores al terminar el año. Estoy gratamente sorprendida.  

L: ¿Qué te aporta la moda a tu día a día? 

M: Uf… ¿Qué me aporta la moda a mi día a día? ¿Te crees que nunca lo he pensado? (ríe) Es cierto que opino que la moda es una fuente de expresión. Desde mi punto de vista, esta forma de expresarnos tiene que ver mucho con nuestro estado de ánimo. Cuando estoy triste, nunca me pongo colores vivos. 

L: Algo que muchas personas se preguntan es cómo las marcas piden a instagramersbloggers, iconos…, que hagan colaboraciones con ellas. Tú, que has hecho multitud de colaboraciones con numerosas marcas, ¿cómo empezó todo? 

M: Es normal que se lo pregunten, yo también lo hacía. Es más, a día de hoy, sigo sin saber muy bien cómo me encuentran muchas de ellas. Supongo que un día se topan contigo, les agrada tu contenido y deciden contactar. Al final, todo se resume a números. Mi primera colaboración fue con seis mil seguidores, me mandaron una camiseta. Me sentía afortunada. Me sentía guay. Era como: “dios, me acaban de regalar una camiseta y quieren que los publicite”. Luego todo fue en aumento. Ahora me sigue haciendo la misma ilusión, cada colaboración que hago supone un honor para mí, pero sí que es cierto que las primeras veces las recuerdas con más alegría. 

L: ¿Y qué crees que es lo que engancha a tus seguidores? 

M: Imagino que mi contenido. Para mí esto es algo importante. Yo sigo inspirándome muchas veces en otras bloggers. Me gusta ver cómo tienen la creatividad, la valentía o el carisma para hacer combinaciones que en la vida me habría planteado. Opino que todo se resume a esto: las personas buscamos inspiración en otras. Eso sí, una de las cosas que me gustaría pedirles a todos ellos es que jamás pierdan su esencia. Es lo que nos distinguen del otro. No ser una copia, ser uno mismo. 

L: ¿Y si ahora te preguntara cómo te ves dentro de diez años? 

M: Hace diez años te diría que casada y con mi familia. Ahora, a mis treinta y seis, me he dado cuenta de que la vida es impredecible. No tengo hijos y no tengo marido, ni novio siquiera (sonríe). Yo solo pido a la vida que me sorprenda.  

L: Muchos piensan que la moda es un mundo elitista, ¿qué piensas al respecto? 

M: Que están tremendamente equivocados. Hay personas que tienen muchísimo dinero y van por la calle como tremendos cuadros. Afortunadamente, hoy día existen marcas como Primark o Inditex que han abierto fronteras. No hace falta tener dinero para vestir bien. El estilo no va dentro del pack. El estilo es otra cosa. 

L: Estoy completamente de acuerdo. Entonces, dicho esto, ¿por qué crees que más del 80% de la civilización piensa que la moda es un mundo superficial? 

M: Porque lo es. Claro que es superficial, pero de eso no tiene la culpa la moda, la culpa la tenemos nosotros. Al final, la moda no es más que una industria, una industria que ofrece lo que piden sus demandantes. La sociedad es quien ha establecido estos cánones odiosos, y es esta misma sociedad quien tiene el deber de cambiarlos. 

L: Posiblemente te estén leyendo más de un millar de personas en este mismo momento, y lo más probable es que ahora que te conocen un poco te hayas convertido en una de sus mayores referencias, inspiraciones, si es que no lo hacían ya. Posiblemente, ahora te idolatren. Todos ellos tienen miedo a seguir sus sueños, muchos piensan en rendirse, en tirar la toalla, o simplemente no encuentran el camino. A todos ellos, luchadores, esperanzados por conseguir una meta, un sueño, un objetivo… A todos ellos, ¿qué consejo les darías? 

M: Todos hemos querido rendirnos alguna vez. Yo he querido, pero si lo hubiera hecho, si hubiera hecho caso a esa vocecilla que me decía déjalo, ¿para qué seguir? No ves que no tienes lo que hay que tener probablemente no estaría donde estoy. Con el tiempo me he dado cuenta de que los sueños y la suerte son el resultado del trabajo, la constancia y el esfuerzo. Así que, si tienes algo por lo que luchar, hazlo, sigue, insiste. Algún día te darás cuenta de que lo has logrado y de que, indiscutiblemente, los sueños se cumplen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s