¿Eres el hombre de mi vida o después de ti vendrá otro?

Vida. Wow. Genios y personas con gusto que leen mis artículos con detenimiento y que piensan que de vez en cuando escribo cosas ingeniosas y con sentido, decidme, ¿qué entendéis por vida? ¿Vivir se limita a que tu corazón haga bum-bum, o estamos hablando de algo más? Es cierto que si tu corazón no late tienes un serio problema, amigo. Y me encanta que me lean personas de distintas culturas, nacionalidades y gustos, pero no sé si estaría preparada para que me leyeran fantasmas. No soy racista, no me mal interpretéis, es solo que el tema paranormal y gurú prefiero dejarlo a parte, al menos los fines de semana, y ahora que caigo, ¿tienen raza los fantasmas? Supongo que si.

Como siempre parece que desvarío, pero después de pasarme toda la mañana del sábado adorando mi serie del momento protagonizada por mi rubia favorita, sí estoy hablando de Sarah Jessica Parker, y sí, estoy hablando de Sex and City, o como la conocemos los españolitos, Sexo en Nueva York. ¿Soy la única que hasta este año pensaba que era una película? El caso es que Carrie me recuerda a mí en muchos aspectos, y no me refiero al pelo precisamente. En una escena del capítulo trece de la quinta temporada, Carrie, Miranda, Charlotte y Samantha debatían sobre algo que realmente me ha hecho pensar:

En esta vida, ¿Nos enamoramos una sola vez? Esto es una pregunta que muchos nos hacemos a diario: ¿será el hombre de mi vida? ¿Encontraré a otro mejor? ¿Habrá pasado ya mi tren? ¿Y si es el hombre de mi vida y no lo sé? ¿Volveré a sentir lo mismo por otro ahora que lo hemos dejado? ¿Y si me he precipitado? Quizás me quedo sola, amargada, al fin de cuentas que te pongan los cuernos en el siglo XXI ya no es algo tan serio, ¿no?

Confesad, pequeñas y pequeños. Todos nos hemos hecho una pregunta semejante alguna vez. Es algo normal. Creedme, yo también me las he hecho, pero eso sí, jamás perdonaría los cuernos.

A la conclusión que he llegado es que depende del momento. Siempre habrá alguien que haga que nuestra vida parezca una película. No estoy hablando de Hollywood. Hollywood y yo no nos llevamos precisamente bien desde que descubrí que nos ha destrozado la vida con sus películas, porque lo que pasa en los platós de Brodway y Hollywood, se queda en los platós de Brodway y Hollywood, y por mucho que exista un valiente ser que pretenda ser original y escapar de la monotonía, las películas, siempre serán películas. Lo que iba a deciros es que no tengáis ni miedo ni prisa. Wow. Súper consejo. Pero bromas a parte, creo que al menos tengo algo de razón, esta vez, y lo que digo aparenta tener sentido. Dejadme que me explique.

Cuando tienes una relación que te hace levitar como el Renacimiento lo plasmaba en sus pinturas y esculturas, piensas en un futuro con tu pareja. Sí. Lo haces. No hablo de iros a vivir juntos, de casaros o de tener hijos, por Madonna, no, ni mucho menos, sino a que dices cosas tipo nena, nene, algún día tenemos que ir a este sitio. Aunque no haya fecha y sin darte cuenta, estás haciendo planes, planes que puede que cumplas o no, ¿en el momento eso qué importa?, los haces y a la persona a la que se lo dices, le gusta, claro que le gusta, y a ti también. Le gusta porque estás contando con ella, porque la quieres, porque te quiere, y eso es alucinante. Piensas que vas a durar mucho tiempo y piensas que es lo mejor que te ha pasado la vida. Al cabo de un tiempo rompéis, y las rupturas son lo peor. Uh, ya lo creo que lo son. Entre que se te rompa el tacón de un zapato en medio de la Gran Vía y que rompas con el amor de tu vida, romper el amor de pareja es peor que romper el amor hacia unos perfectos zapatos, aunque eso conlleve una caída vergonzosa y un ridículo asquerosamente notable. Pasas un par de días, semanas, meses, abrumada, llorando, deprimida, escuchando música que hablan sobre personas a las que les han roto el corazón, viendo películas románticas, comiendo tarrinas y tarrinas de helado de chocolate o vainilla y martirizándote día tras día por no saber de quién ha sido la culpa, porque aparentemente todo estaba bien. Y de hecho hay veces que la culpa no es de nadie. Las parejas rompen, el amor se acaba, y no se trata de buscar culpables por mucho que nos tranquilice el hecho de pensar que la otra persona tiene la culpa. Consigues superarlo, pero las heridas tardan en sanar. El corazón se vuelve seco y te muestras más fría delante de desconocidos. Luego llega un día en el que uno te pilla con la guardia baja y ¡zas! Cuando vas a darte cuenta estás enamorada hasta las trancas y acompañando a su madre a comprar unos zapatos para el día de Navidad porque tú lo conoces mejor que nadie…

El amor es así: cruel, caprichoso, vanidoso y asquerosamente bipolar. Pero lo necesitamos como el agua para vivir, por mucho que insistamos en negarlo.

Así que chicos y chicas, tranquilizaos, no existe un número concreto de personas de las que os enamoréis de verdad, eso de que te enamorarás una o dos veces de alguien es un bulo, una farsa para que os apuntéis a Meetic o EDarling, pero ¿sabéis que he aprendido?

Que aunque el amor sea una mierda a veces, está bien eso de dejarse querer, y que cuando menos lo busques, antes aparecerá. Así que si tienes que buscar algo, búscate mejor un buen par de zapatos que seguro que te harán falta cuando conozcas a la próxima mujer u hombre de tu vida. 

Y hasta entonces, vive, pero vive de verdad y no te preocupes por cosas que verdaderamente no tienen importancia. No merece la pena.  
L.I.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Amanda dice:

    Emocionada. Me encanta. En este post te has superado.

    Le gusta a 1 persona

  2. Jorge dice:

    Muy buen post. Como siempre, insuperable.

    Me gusta

  3. Andrea dice:

    Me encanta! Estoy muy de acuerdo, la verdad sea dicha. Gracias Lauren. Tus post te hacen pensar y replantearte multitud de cosas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s