¿Qué pasaría si en vez de unas Adidas calzaras unas esparteñas rotas?

Me encanta reflexionar. Analizar las cosas. De hecho es algo que suelo hacer bastante, y más bajo la ducha. Quizás por eso sea extremadamente complicada, aunque yo no lo llamaría así, no me calificaría como una persona sin directrices y con unas actitudes enrevesadas, yo diría que soy interesante. Claro que si no me lo digo yo, no sé quién lo haría.

El caso es que gracias a un amigo, fuente de mi inspiración en numerosas ocasiones, me planteé el hecho de que vida solo hay una. Guau, ¿y tú te llamas genio? Exacto, el hecho de que cada ser humano posee una sola vida no es el hito más revelador y paradigmático que se ha contado últimamente, ¿pero y si os dijera que según como aprovechéis vuestra vida podréis vivir más de una? Ya escucho el aporreo de la puerta producido por los señores del manicomio a los que habéis llamado. Muy simpáticos, por cierto, quizás les saque una limonada.

Suena ilógico, ¿verdad? ¿Qué sinsentido es esto, Lauren?

¿Nunca habéis deseado cambiar vuestra vida? ¿Nunca habéis deseado ser dos personas a la vez, partiros por la mitad o saber qué sentirá otra persona? ¿Nunca habéis deseado saber qué piensan otros, cómo reaccionarían, qué harían o qué sentirían? Probablemente sí. Probablemente no esté tan loca. Probablemente ahora estéis diciendo: ¿a dónde narices quieres llegar? Y el caso es que puede que no lo sepa.

¿Os habéis percatado de que los anuncios sobre apadrinar a un niño los ponen a la hora de la comida? Un niño de color desnutrido sonriendo a la cámara y un eslogan tipo su futuro está en tus manos. Todo un clásico.

Respondedme ahora: ¿os habéis sentido culpables? ¿Habéis dicho alguna vez cómetelo todo que hay muchos niños pasando hambre? Y lo cierto es que sí, yo también lo he dicho. Y de hecho sí, me he sentido muy culpable.

No por comer, no me malinterpretéis. Odio la injusticia del reparto desigual, odio que exista la pobreza, odio que niños, mujeres, hombres…; odio que millones de personas mueran cada día por desnutrición, pero no me siento culpable por eso. Me siento culpable porque mientras ellos pasan hambre, la sociedad en la que vivimos navega en un mundo repleto de narcisismo.

Hagamos juntos una reflexión, ¿cuánto te ha costado el dispositivo con el que me estás leyendo? Mucho, ¿verdad? ¿Cuánto costaron los últimos pares de zapatos que te compraste? ¿Por cuánto estaríamos hablando si hiciésemos una revaloración de todo tu armario? No quiero ni saberlo, y hablo por mí, no por ti. Precisamente puede que sea incluso más narcisista que tú.

Ahora me dirás “yo no tengo culpa de poder permitirme tener estas cosas.” Y te daré la razón. No podemos culpar a Europa de que sea maravilloso, y ojalá lo siga siendo muchos años más, pero… ¿Es coherente que seamos “infelices”, que soltemos expresiones tipo mi vida es una mierda, odio mi vida, cuando niños con cáncer, pobres, desnutridos, moribundos, existen en el planeta? ¿Es lógico ansiar tener una moto Ducatti, una mansión con jacuzzi, un Porche, unos Manolos o la colección entera de Gucci cuando el transporte de otras son carromatos tirados por algún animal y sus ropajes son telas de sacos de arroz? Quizás lógico no sea la palabra más idónea para ello, pero aún así me resulta gracioso, y no en plan bien, es deprimente. Quizás nos haga falta saber qué sienten esas personas, dónde encuentran la fuerza para seguir sonriendo y buscando la manera de ser felices a pesar de los golpes bajos que les otorga la vida, porque no son pocos, y tal vez disfruten tanto porque saben que es muy probable que mueran al día siguiente. ¿Es triste, verdad?

¿Por qué necesitamos tantas cosas y por qué ellos necesitan tan pocas? ¿Por qué ellos son felices con una pelota desgastada y la nuestra tiene que estar firmada por Cristiano Ronaldo o Lionel Messi para que tenga algo de valor? ¿Por qué hemos sobrevalorado tanto nuestro alrededor? ¿Por qué no apreciamos cosas que nos parecen nimiedades como el tiempo, la compañía, la vida o el momento? ¿Por qué ellos son un ejemplo si tan mal lo pasan? ¿Por qué? ¿Por qué?

Vivimos en un mundo en el que nos han impuesto que el que más dinero tiene es el más feliz. Vivimos en un mundo que correlaciona la élite social o el éxito con la felicidad, cuando lo más probable es que no sepamos ni en qué consiste eso de la felicidad. Qué gris, amargo es todo esto y qué grandes son los misioneros. Esas personas que lo abandonan todo por prestarles ayuda y tiempo a los que más los necesitan. Esas que no necesitan nada. Esas personas a las que les basta la banda sonora de la risa de un niño para que la película se convierta en un absoluto taquillazo.

Probablemente si tuviese otra vida, dedicaría un par de años a saber qué se siente cuando vives en el fango de la catarata.

L.I.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sergio dice:

    Los pelos de punta. Muy buena reflexión. Quizás me vaya a tu ducha a vivir.

    Me gusta

  2. Amanda dice:

    Es cierto que nuestra nación es narcisista, y a veces no nos damos cuenta porque todo nos parece normal. Muy buen artículo.

    Me gusta

  3. Jorge dice:

    Me ha encantado. Simple y absolutamente.

    Me gusta

  4. Luxi31 dice:

    Muy buena reflexión. Esta es una de las cosas y de los debates en los que me meto a veces cuando me despierto los domingos y remoloneo en la cama, preguntandome y respondiendome sobre cosas de la vida. En fin. pienso lo mismo y creo que debemos ser mas agradecidos en la vida. No podemos cambiar, ni aunque lo deseemos con muchas fuerzas, este planeta. Ni si quiera aunque fueramos ricas y quisieramos cambiar cosas, es que no podríamos acabar con todo el hambre del mundo. Por desgracia.

    Le gusta a 1 persona

  5. PebblesPillow dice:

    Como siempre te digo, tus palabras valen oro. Sabes expresar perfectamente aquello que pensamos muchas personas. Como siempre, mi sincera enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s