Enero que te vas, y menos mal.

El mes de enero ya está terminando, y cómo cuesta que se vaya el jodido. Además de la inagotable cuesta de enero que nos hace estar más pelao´s que el pavo de Navidad, ¡HABÍAN REBAJAS!Y cediendo una vez más a vuestras peticiones, os enseño cómo se me ha ido la mano comprando una vez más. En febrero a llorar, y no solo porque tenga exámenes…

Como siempre espero que os guste y ya sabéis lo que tenéis que hacer: suscribiros ¡y pulgares arriba!


Gracias una vez más por compartir vuestro preciado tiempo conmigo.

One Kiss, 

Lauren.

¡A por el frío! 

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES! 

¡He vuelto! He vuelto renacida como una florecita en un campo de primavera. Eso sí, cuando llegue febrero me decapitarán con una guillotina de exámenes. Disfrutad de mi cuanto podáis. 

              Los que estén en segundo de bachillerato, seguramente me entenderéis. 

Lo primero es que muchos no sé cómo os habéis enterado de mi participación en la revista digital Rezuma, pero agradezco vuestro apoyo fiel y vuestras palabras dulces. Sois los mejores. 

Lo segundo es que hoy os traigo una de mis propuestas favoritas para este gélido y escalofriante invierno: 


¿Qué me decís? ¡Por unos Valentino! 

Es lo más cómodo y versátil del mundo, y lo más importante, ¡abriga un montón!

Me encanta el contraste del marrón con la neutralidad del blanco y la intensidad del negro. Es un outfit ideal para estas fechas de gélido clima: o bien para tomar café, quedar con las amigas, para ir a clase o para estudiar…

  • El jersey de manga murciélago es de Zaful, una marca que encontré hace muy poco y de la que me declaro fan firmemente. 
  • La camisa es de H&M, la podéis encontrar en rebajas. Yo la compré por 49’99€, pero ahora me parece que está sobre los 26€. 
  • Las medias es de Calcedonia. Es una de mis favoritas. Me declaro fan de póster de los topos. 
  • Las botas son de mi adorado ASOS. Son de tejido velvet y al ser over knee, cualquiera pasa frío. 

Ahora bien, si queréis un consejo para las personas que tienen poco cuello como yo, recogeros el pelo, puesto que tanto el look como tú, os veréis más estilizados. Hay que saber buscarse nuestros truquitos. 

Y ya hemos llegado al final del post. Ohhhhhhh, qué pena me da, pero deciros que


Gracias por compartir vuestro tiempo conmigo. 

Volveré pronto para enseñaros más cositas, y contaros un cotilleo que estoy segura que os encantará. 

See you soon…

                                                                                  L.I. 

16.01.2017

Querida Lauren del futuro: 

Es curioso cómo avanza el tiempo; de manera despreocupada y tranquila, hasta tal punto que debo reconocer que me saca de quicio. 

Hoy hemos hablado de sueños. Qué odiosos, impertinentes e inocentes son. 

Hoy hemos dicho las palabras que nadie quiere nombrar, las que citan un futuro distorsionado, titubeante, incierto, y no tan lejano como nosotros pensábamos: “te echaré de menos cuando esto se acabe.”

Hoy nos han hablado de la Universidad. Creíamos que nunca llegaría, pero ahí está; a apenas cinco meses de rellenar un documento en blanco que supondrá nuestros próximos años, la siguiente parada, nuestra vida… Y qué miedo me da eso. 

Unos saben qué hacer, o eso creen; unos no tienen ni idea, se encuentran inseguros y desorientados, creyendo que no valen para nada cuando en realidad, tienen muchísimo potencial, muchísimo talento. 

Hoy se han derramado las primeras lágrimas de una catarata inagotable que seguirá activa al encontrar una foto escondida en el fondo de un baúl polvoriento y antiguo, al recordar un momento que nos provoque una sonrisa instantánea en el rostro, o al soñar con la mirada inocente e intensa o con el inconfundible sonido de la risa de las personas que nos hicieron la vida más fácil durante unos años. 

No será imposible mantener el contacto, pero sí duro para las personas que ya están haciendo las maletas, cuando ni siquiera se han graduado. 

Qué bonito es el recuerdo, Lauren, y qué triste resulta cuando estás a punto de crear uno. Hay cosas que no se pueden evitar. 

¿Normal? ¿O no? 

Sé que ya es tarde, estáis cansados y seguro que tenéis unas ganas tremendas de pillar el sofá. 

Seré breve, muy breve, puesto que la ocasión lo merece. 

Esta mañana me ha surgido una pregunta en mi clase de psicología a la que me he autocontestado a lo largo de mañana… 

Veréis, odio la palabra normal, porque al fin de cuentas, ¿qué significa normal? Es muy subjetivo. Lo normal para mí, no tiene por qué serlo para ti. Así que atrévete, ¿qué es lo primero que se te pasa por la cabeza al pensar en la palabra normal? 

Buenas noches,

L.I.

Annual Golden Globe Awards.

Ayer se celebraron los 74th Annual Golden Globe Awards y muchas celebridades pasearon por la alfombra roja luciendo palmito y acaparando, lo que durara el disparo de dos o tres flashes, el foco de atención de todas las miradas. Posaron para multitud de medios de comunicación muchas caras conocidas, otras no tanto, engalanándose de una manera atrevida, clásica, o podríamos decir sosa; con el objetivo de recoger un codiciado premio o simplemente aplaudir al ganador y quedarse con las ganas. Una pena.

Algunas de estas celebridades destacaron por encima de los demás con unas propuestas atrevidas, elegantes, o inesperadas. Supieron sacar lo mejor de ellas. Otras se mantuvieron en su línea; no arriesgando demasiado pero yendo acertadas igual. Otros se colocaron el cartel imaginario encima de su cabezas gritándoles al mundo: “California, hoy no es mi día.”

Como tantas cosas en este mundillo, cualquier opinión al respecto es 100% subjetiva. El lema de etiqueta quedó catalogado como “ven como quieras”. Algunas personas quedaron tachadas de cuadros, pero no como una perfecta pero seria Mona Lisa, sino más bien como El Grito, o cualquier cuadro sombrío de la época oscura de Goya. Nombres de diseñadores como Zuhair Murad, Valentino Garavanni, Dolce&Gabbana, Gucci, Altuzarra, Naeem Khan, Vionnet, Armani, Versace, Prada; tuvieron gran relevancia en la velada.

Y sin más dilación, vamos con los favoritos:

198269
Emma Stone vestida de Valentino Garavanni.
La que pondría en primer lugar y sin temblarme la voz fue a la preciosa Emma Stone vestida del gran diseñador Valentino. Debo reconocer que al principio dudaba, puesto que el tono del vestido y el de su tez es prácticamente idéntico, pero tras deliberarlo, no solo me ha gustado, sino que se ha convertido en uno de mis favoritos. La sutileza del vestido, el corte, la caída y el tejido hacen que no me extrañe que Emma luzca cubierta de estrellas. 

 

isabelle_huppert_5821_620x

He coincidido con Vogue en nombrar a esta monstruo de mujer como es Isabelle Huppert. A mí de mayor me gustaría lucir como ella. Con ese porte, esa elegancia, ese saber estar. Fue la más comentada en toda la noche y no me extraña.
198265-2

 

Evan Rachel Wood tarareaba el viejo mito de Chanel soy mujer y puedo llevar pantalones. Lució elegante, demostrando una vez más que menos es más y presumiendo de un traje minimalista con una sonrisa escueta y orgullosa. ¡Claro que sí, Evan!

  

La brillantina y las lentejuelas estuvieron presente pese a que Nochevieja había pasado.



El negro tuvo su clásico protagonismo, luciendo como la mejor Meryl Steep, Lady Gaga Kristen Bell sin necesidad de ensombrecer a las demás.


Barrocos excesivos vs tonalidades empolvadas y satinadas debatieron un contraste e intenso duelo durante toda la noche, pero ayer todo estaba permitido.



Blanco. ¡Como las novias! ¡Claro que sí, guapi! Todo el mundo habló de Sarah Jessica Parker y su vestido de Vera Wang, sin mencionar a  Gillian Anderson. Yo solo puedo decir que…¡Sí quiero!


A partir de aquí he estado pensando que looks no me han tocado la venita sensible y cuales son ¡he metido la gamba! Hubieron personalidades que se quedaron sosas, que no sacaron todo lo que podían dar y otras que metieron la pata hasta el fondo, o bien no acertando en nada o bien arriesgando demasiado y  convirtiéndose en vulgares o en cuadros abstractos. Os dejo algunos suspensos y aprobados raspadillos.



Y los peores… 


Lo que está claro es que fue una noche de glamour, focos, cámaras y premios dorados. Rindieron homenaje a la reciente fallecida Carrie Fisher y cada galardonado posó con su premio.

Sabemos que los vestidos que lucen son regalados. Las grandes firmas se pelean para que determinadas celebridades posen con sus vestidos para luego publicarlos con su etiqueta, pero lo que nos parece excesivo es la cantidad de dinero que se gastan en personal shopper (60 000  euros), peluquería (6 000 euros), maquillaje (2 500 euros), guardaespaldas de joyas y vestuario (6 000 euros), modista de la casa para que haga los arreglos pertinentes (20 000 euros)… Y estoy tirando por lo bajo. Saquemos cuentas… Sabemos que se lo pueden permitir, pero casi más vale la pena que no te inviten.

 L.I.

 

 

 

 

 

 

 

Vuelta a la normalidad.

¡HOLA CHICOS! 

Hemos vuelto a la normalidad, y nunca creí que me alegraría de decirlo. Estaba cansada de tantos langostinos y bombones, y eso que todavía nos queda por delante esta noche; pero lo cierto es que echaba de menos mi día a día (menos estudiar, eso nunca se echa de menos.)

Hemos vuelto a correr (sobretodo para bajar esos ferreros de más. Ya verás lo que costará), a comer de manera regular y sin excesos, a dar clases a mis niños, y a estudiar.  Ahora solo quiero que llegue ya el verano. ¿Quién está conmigo? 

Volvemos a la carga y con ello damos la bienvenida al blog con una nueva propuesta. El primer post del 2017 de Talla treinta y ocho tiene esta cara: 


Combinando prendas de oficina y más casuales. Las camisas me encantan, y ésta en concreto, con sus rayas, sus parches y su anchura, me parecen perfecta para combinarla con un skinny y unos botines. El outfit lo corona un buen labio burdeo y una tiara floral de pedrería, nunca mejor dicho.


Los colores son muy atemporales y es muy fácil de combinar. Yo lo condecoro con un abrigo verde militar, que ahora los hay por todos lados, y una buena sonrisa como mejor complemento. En mi perfil de 21buttons tenéis el enlace directo a la tienda de su procedencia. 


Personalmente, es un look que me encanta; perfecto para salir de mañana o de tarde; para un café o una tarde de tiendas, incluso para comprar los regalos de Reyes. 


¿Se portarán bien los Reyes Magos esta noche? Esta noche también celebro la noche de La Befana, una tradición italiana a la que me han incluido y que me hace muchísima ilusión. 

Por cierto… ¿cuál es vuestro rey favorito? El mío siempre ha sido Melchor. 

L.I.

Hi guys! 

We’re back to normal, and I never thought I’d be happy to say it. I was tired of so many prawns and chocolates, and that’s still ahead of us tonight; But the truth is that I missed my day to day (less study, that is never missed.)

We went back to running (especially to get those extra ones down, you’ll see what it will cost), to eat regularly and without excesses, to teach my students, and to study. Now I just want the summer to come. Who’s with me?

We return to the load and with that,we welcome the blog with a new proposal. The first post in 2017 of Talla Thirty-eight has this face:

By combining office clothing and more casual. The shirts I love and this in concrete, with their stripes, their patches and its width, I seem to perfect to combine it with a skinny and ones booties. The outfit to crown it a good lip Burgundy and a tiara floral of Rhinestones, never better said.

The colors are very timeless and it is very easy to combine. I condecoro it with a green military coat, that now have them on all sides, and a good smile like best complement. In my 21buttons profile you have the direct link to the shop of their origin.

Personally, is a look that I love; perfect for the morning or afternoon; for a coffee or an afternoon of stores, even to buy them gifts of Kings. 

Will behave well them Reyes Magos this night? This night also I celebrate the night of the Befana, a tradition Italian to which they have included me and that I makes a lot illusion. 

By the way… What is your King favorite? Mine has always been Melchor.

 L.I.