Black romantic.

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES! 

         Well, lunes, amor mío, sé bueno. 

Podría deciros tantas cosas… Querría contaros tantas cosas, pero no voy a adelantar acontecimientos. Cada cosa a su tiempo, ¿no? Ahora estáis pensado: ¿entonces para qué dices nada? Todo llega cuando tiene que llegar, pequeños. 

¡QUEDAN CUATRO DÍAS PARA EL BLACK FRIDAY! ¿Tenéis localizados vuestras estrellas? Yo os mostraré mi lista miércoles. Sé que lo estáis deseando, aunque no creo que tanto como yo.

 Ayer asistí como empleada al palco de la ópera para ver Tosca, una tragedia donde dos galanes se pelean por una dama y al final, casi todo el mundo fallece. Fue entretenida, la verdad. Trágica, es una tragedia…. Pero trágica. 

¿Por qué os cuento esto? Muchos de vosotros me pedisteis que os hablará del look que mostré por instagram y snapchat. Me encanta que interactueis tanto conmigo, que me deis vuestra opinión… Cada día sois más y me hace tan, tan feliz… 


¿Os suena? Lo pedísteis… Y well, eso voy a hacer.

En primer lugar quiero comentaros que básicamente se trata de un outfit gótico-romántico, inspirado en desfiles como los de Valentino o Givenchy, dos diseñadores que situaría en mi lista Top 20. El encaje del blanco contrasta todo lo sobrio del azul fosco. Quizás también podríamos nombrar el aire londinense que tanto me gusta y tanto me suele identificar en tantos de mis looks.

La blusa murciélago es la nueva colección otoño-invierno de Stradivarius, el vestido pichi es de Springfield (no es la primera vez que os lo muestro. Es una pieza que la verdad es que me está dando bastante juego y me alegro de haberla adquirido. Se combina muy fácilmente.) La inconfundible capa de collarín peludo es de mi querido ASOS y mis Oxford customizazos con lazos de terciopelo azul son de Zara


Mi maquillaje fue simple, pero intenso. La base como siempre es de Estee Lauder. La recomiendo y no me cansaré de decirlo, sobre todo para las personas con la piel grasa. Matifica brillos y deja un efecto terciopelo que dura todo el día. El colorete, que en las estaciones más frías me gusta marcar es de Maxfactor. En este caso, los protagonistas son el eye-liner y la barra de labios, por su color intenso. Ambos son de Loreal.

Como complemento anduve corta quizás. No hay mejor complemento como un buen bolso con su pañuelo. En mi caso escogí mi preciado bolso de mano plata con mi pañuelo preferido de topos de Zara; y lo mejor de todo y sin duda: una sonrisa sincera y amable. 

La gente me saludó con sonrisas y con un qué guapa estás, puesto que resultó diferente a lo que suelo utilizar. 


Me alegré de hacerlo. Hay que atreverse a ser diferente, a probar cambios… Total… de eso se trata vivir, ¿o qué pensáis vosotros? 


Lace and skirt for Monday.

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES! 

Hoy es lunes y sí, me encantaría que fuera viernes. Así que vayámonos a dormir, a ver si con suerte, nos depertamos en sábado. 

Ahora sí, fuera de bromas. ¿Cómo estáis? Hace tiempo que sé que no escribo, pero vivir en la tremenda presión constante a la que te somete 2 de bachillerato, tampoco es fácil, por muy a excusa que suene. 

Ahora hace un frío colosal. Ha sido repentini. El cielo se ha teñido de negro y esta noche no podremos ver la luna. También tiene gracia la cosa: la Luna más grande desde hace varias décadas y Almoradí hoy está cubierto. ¡Envidiosas nubes! 

Hoy os traigo la propuesta. Dando por compañero de días al otoño, hoy quiero rendir culto al marrón, a la piel sintética y al encaje. Un constraste tanto de tejidos como de colores. Mi propuesta para este lunes es esta: 

Siendo sincera, hacía tiempo que quería mostraros esta propuesta, pero por circunstancias atenuantes, no he podido. Bueno, más vale tarde que nunca, ¿no?

La falda de rayas laterales es de Springfield, una marca de la que no soy muy fan, seamos sinceros. El top de mangas murciélago, (interesante, ¿verdad?) es de Stradivarius. ¿Veis? Soy capaz de exiliar a Zara de mi vida, aunque no sea por mucho tiempo. En mi caso he querido utilizar mis stilettos de Miss Sixty, mi toque de extravagancia. Un Oxford también habría quedado bien, o un simple tacón liso. 

Es fácil de combinar con cualquier abrigo, ya sea de color marrón, gris marengo, incluso negro, aunque yo lo evitaría. El contraste que provoca este marrón intenso chocolate con el blanco en estado puro hace que este look me parezca de lo más atractivo. No llega a ser empalagoso. No son piezas unidas en el desorden. Están encajadas, es como el tetris. Destaca su versatilidad, su elegancia, y ese street casual al que la moda en el s. XXI, tanto nos tiene acostumbrada. 

Ahora os dejo, mi café con leche de avena y yo disfrutamos de esta tarde que, en la medida de lo posible, hace que su tristeza despierte la melancolía y la inspiración de los artistas.


Y tú, ¿cuál sería tu propuesta perfecta para el street?

Abrir para ampliar 


Querida Lauren del futuro:

Me siento ocluida. Es extraño. Hoy he hecho un examen de matemáticas y tengo una sensación agridulce. El día está nublado y hace frío. Mucho frío. Casi podría decir que he visto al invierno saludar desde la esquina de casa. En clase hay discusiones. No sabemos qué va a pasar con nuestro futuro, ojalá pudieras decírmelo tú.
 Sería fantástico que pudieras decirme que me tranquilice, que todo saldrá bien, que entraré en la universidad, que encontraré trabajo en lo que quiero estudiar, que encontraré a alguien que me quiera sin problemas, que podré pagarme unas vacaciones cada año y un pisito en una de las avenidas de Madrid, junto a Callao o al Retiro, si es posible, no muy lejos de mi lugar de oficio, con un Starbucks cercano, y tiendas alrededor. No me hace falta ser rica. No me hace falta ser famosa. Puede que suene paradójico, a película o incluso cursi, pero solo quiero ser feliz. ¿Estoy pidiendo demasiado?

 Ojalá pudieras decirme eso y más. Sería fantástico y te creería, lo prometo. Pero no puedes. Y ojalá pudieras, pero sé no puedes. Lo comprendo. 
Solo queda ceñirme ‘a lo que tenemos’, aunque ninguno sepamos muy bien qué demonios es. 

Hoy he hecho un examen de matemáticas y estaba nerviosa. Muy nerviosa. Tenía las manos frías, el estómago cerrado y dudas hasta en el alma, pese a que había estudiado y me lo sabía todo. Mamá me ha dicho esta mañana: “No vas a suspender. Te va a salir bien, ya verás. Bien no, genial. Y si no, piensa que no puedes ser perfecta. Que alguien tenga cojones a ser la mitad que tú”. Qué buena es mamá, qué bien me hace sentir. 

Pero… ¿por qué a pesar de no tener por qué ser perfectos, parece que nunca es suficiente? 

Muchos profesores nos dicen que estudiar no es lo más importante, que hay otras cosas de mayor relevancia en la vida. Y es cierto. Claro que luego nos exigen que lo demos todo en sus exámenes. Nos mandan ejercicios, tareas y trabajos de investigación, ¡como si su asignatura fuera la única…! Pero estudiar no es lo más importante. Qué retórico es todo. Qué irónico me suena. 

Nos enseñan a soñar, a descubrir qué queremos ser y cómo podemos averiguarlo. Es maravilloso. Es aterrador. Los que saben lo que quieren desde un principio como nosotras es lo más. Tan solo es una meta que alcanzar, un objetivo por el que luchar. Los que no lo saben, tan solo tienen que indagar, conocerse a sí mismos y pensar qué carrera puede hacerles felices el día de mañana. Es un clima por el cual, si yo fuera profesora, se me saltarían las lágrimas. 

Tienes que estudiar para ser alguien el día de mañana… ¿Pero entonces por qué tengo la sensación de que cada vez tenemos más trabas en el camino? ¿Por qué entonces la lucha es cada vez más difícil de lidiar?

La generación del 99. Papá y mamá la liaron. Somos la generación perdida. Nuestros amigos sabían a qué enfrentarse, y yo a 7 de noviembre no sé qué pintas tendrá mi monstruo. El obstáculo más grande, la última carta en el castillo de naipes, la llave que me ayudará a llegar donde quiero estar. La que me llevará a ser tú. No es justo. 

Timbres, apuntes, café, estrés, la luz del flexo… Y puede que no merezca la pena. Es desolador. ¿Cómo quieren que me tranquilice? ¿Cómo quieren que tengamos valor?
 Ojalá pudieras decirme que todo saldrá bien. 

Y estudiar, y estudiar, y estudiar… Sabía que el camino de segundo de bachillerato sería duro, sería turbio, pero nadie nos advirtió que sería translúcido. No me da miedo la selectividad, la reválida… Me da miedo la incertidumbre. Me da miedo perder el curso. Me dan miedo muchas cosas, pero sobre todo defraudarte. 

Hoy he tenido examen, y mamá lo sabe. Mi habitación es una leonera, pero no tengo tiempo para ordenarla. Ella nos entiende. ¿Te acuerdas de esta sensación? Dime que te acuerdas. Dime que te acuerdas de esta angustia. Dime que no exagero. Dime que mereció la pena. 

Me he enterado que ahora, en esta prueba de mierda, donde no hay nada claro todavía, nos va a entrar filosofía de primero. Tendré que ir por las tardes a repasar. Explícame en qué piensan estos políticos. Explícame por qué parece que no quieren que estudie en Carlos III. No sé que va a pasar, pero ojalá pudieras decírmelo. 

Hoy he hecho un examen de matemáticas, y como no apruebe, mi media se arruinará, no me llegará la media, no entraré en la nota de corte, y no podré estudiar… Todos pensamos lo mismo en cada examen, aunque parezca dramático. Todos. En cada uno de ellos. 

Hoy he hecho un examen. Y qué miedo me da. 

Dime que todo saldrá bien. Dime que toda esta mierda merecerá la pena. Dime que esto es solo un capítulo de tensión. Dime que no estamos perdiendo el tiempo, que no somos la generación perdida. Dime algo. 
Ojalá pudieras. Ojalá. 

Fashion Magazines.

¡HOLA A TODOS MIS LECTORES!

¿Qué tal después de este puente? Hoy es miércoles, pero estoy segura de que a todos nos invade una sensación agridulce de que sea lunes, así que Lauren os propone que enchuféis la cafetera y os carguéis un buen café para empezar con energía el día.

Comienzo dándoos una grandiosa noticia: ¡HEMOS CAMBIADO EL LOGO! Sí, y lo cierto es que tiene un toque de narcisimo, pero si observáis bien las fotos, debo confesaros que cada una se corresponde a un momento especial e importante en mi vida. Qué cursi suena eso. ¡SOY LAUREN, tenía que sonar cursi!

img_4550

Sé que os tengo acostumbrados a que este debería ser un post de actualidad, y quizás os defraudo, pero no va a serlo… (decepción(?)) Tenía este post atrasado dos semanas, y todo porque tenía que leerme las cuatro revistas de las que os quiero hablar y no hay tiempo  para tanto. (Lauren no tiene tiempo, ¿hija mía, cuando eso ha sido una novedad?)

https://youtu.be/vP5Iha0M5FY

Sea como fuere, hoy quiero hablaros de los artículos estrellas de mis revistas de moda favoritas. Las revistas de moda, por norma general, tienen la misma estructura: carta de la directora, entrevistas, reportajes, y belleza. Muchas de ellas comparten mismas noticias, pero ninguna de manera copiada. Unas revistas le dan más importancia a unos artículos, y otras, a otros.

img_4490

Harper`s Bazaar.

Sin duda ella siempre se lleva la palma. Está en el pódium, liderando el primer puesto. Siempre ha sido mi favorita. Siempre lo será. (A no ser que me decepciones. Nada dura eternamente.) De Harper`s me encanta su frescura, el detallado y la innovación en sus artículos. Siempre espero que salga porque realmente me sorprende mes a mes. No me gustan las sorpresas, pero supongo que por ella, siempre haría una excepción. Este mes destacaría su artículo de La lista, sobre todo el que habla sobre Alicia Borrás; el del fotógrafo Steve McCurry, la historia de Abre los ojos, la elección de la portada de Ashley, la apología de la brexcentricidad, el reportaje de un romance de altura y quién teme a Faye Dunaway. Como veis, me es difícil escoger uno entre tantos, pero se merecen la opción. Si leéis revistas de moda, y no leíais esta, yo os la aconsejaría sin falta. Es mi favorita.

Glamour.

¡Glamour esta semana tiene a Chiara Ferragni de portada! (Demasiado notoria, Lauren.) Siempre me ha gustado esta revista, de hecho fue la primera que empecé a leer, pero confieso que, que tenga de portada a mi blogger internacional favorita ha sido un puntazo. De los buenos. Glamour es una revista detallista. Cuida hasta el más mínimo detalle y este mes me ha encantado que hablara del movimiento no make up, de Jared Leto, del club Glamour, de Jessica Alba; y como no, de Chiara.

img_4482

Divinty.

Muchos os sorprenderéis porque esta revista suele tener polémica; pero lo cierto es que a mí, me gusta. Sí. Me gusta. Es una revista fresca, asequible, y que ofrece look de marcas low cost que pueden sentarte igual de bien que unos Miu Miu. Me encantó que citara el Black Friday. Lo sé. Muchos esperáis ese día (no tanto como yo) Este mes, separa las prendas por estilos y ofrece ideas apropiadas y looks de pasarelas. Habla del mundo de las influencers y sí, cita a la sensación, Chaira Ferragni. Además tiene una sección de preguntas respuesta bastante interesante.

img_4480

Woman Madame Figaro.

Es la última. Este mes tiene de portada a la nueva recluta de Chanel: Lily-Rose Depp. Woman es una revista que le gustan los anuncios a lo grande. Pese a que no es muy cara, sí tiene una larga extensión. Este mes me ha impresionado la sección sobre los familiares de famosas glorias, la entrevista a la nueva españolada, basada en el libro de mi segunda escritora favorita, Laura Norton, no le eches la culpa al karma de lo que te pasa por gilipollas; y el reportaje de Planeta Vinilo. Además suplementa una sección deportiva, acompañada de mis zumos favoritos, Veggies.

 

img_4486

Puede que os sorprenda que no lea Vogue o Elle, pero parece que todo el mundo recurre a ellas. Alguna vez las he adquirido, pero nunca de manera reiterativa. Ahora os toca a vosotros. ¿Leéis alguna? ¿Habéis leído las mías? Si es así, ¿compartís mi opinión? ¿Os parecen una pérdida de tiempo y dinero? Estoy deseando que me contestéis como en cada entrada, por bien mail, o por un comentario normal.

Os cuento que mañana tengo una conferencia periodística en Alicante y que me podréis seguir por Snapchat (yo siempre fiel a ti) lauus99 Si me dejan grabar, claro…

Qué tengáis un maravilloso día. ¡CHAO!